Popular channels

Linus Torvalds, biografía no autorizada

Linus Torvalds: una breve y completamente no autorizada biografía


NOTA: esta es una traducción (bastante imperfecta) del artículo Linus Torvalds: A Very Brief and Completely Unauthorized Biography del Linux Information Project.

Linus Torvalds es el programador informático más famoso del mundo, además del más famoso finés. Es el fundador y coordinador de Linux, el sistema operativo tipo Unix que está empezando a revolucionar la industria de la informática, y posiblemente, también mucho más. La suya es, realmente, una de las grandes historias de la historia de los ordenadores.

Primeros años
Linus Benedict Torvalds nació el 28 de diciembre de 1969 en Helsinki, la capital y la ciudad más grande de Finlandia. Se llamó así por Linus Pauling, el famoso físico y químico ganador de premio Nobel.

La familia Torvalds pertenecía a la minoría suecoparlante en Finlandia, de 300.000 personas en una población total de aproximadamente cinco millones de personas.

Muchos de sus familiares eran periodistas. Sus padres, Nils y Anna Torvalds, fueron radicales en la Universidad de Helsinki en los 60. Su padre era un comunista que pasó un año estudiando en Moscú a mediados de los 70, y más tade pasó a ser locutor de radio. Su madre trabajó en un periódico finés como traductora y creadora de gráficos de noticias. Además, su abuelo era redactor jefe de un periódico finés, y su tío trabajó para la televisión finesa.

Torvalds tuvo una bastante convencional y feliz infancia a pesar de que sus padres se divorciaran siendo él muy joven. Vivió con su madre y con sus abuelos. Consecuencia del oficio de su familia, se le inculcó la lectura desde temprana edad.

Fue su abuelo materno, Leo Toerngvist, un profesor de estadística en la Universidad de Helsinki, quien tuvo gran influencia en el joven Linus. A mediados de los 70, Toerngvist compró uno de los primeros ordenadores personales, un Commodore Vic 20. Torvalds pronto se aburrió de los pocos programas disponibles para él, así que empezó a crear programas nuevos, primero usando el lenguaje de programación BASIC y luego el mucho más difícil pero también más potente lenguaje ensamblador.

La programación y las matemáticas se convirtieron en las pasiones de Torvalds. Los esfuerzos de su padre para interesarle en deportes, chicas y otras actividades sociales fueron en vano, y Torvalds no dudaba en admitir que tenía poco talento e interés en tales propósitos.

El nacimiento de Linux
En 1987 Linus compró con sus ahorros su primer ordenador, un Sinclair QL. Fue uno de los primeros ordenadores de 32 bits para uso doméstico del mundo. Con su procesador Motorola 68008 (la parte del ordenador que realiza operaciones lógicas, también llamada Unidad Central de Proceso o CPU) a 7.5 MHz (megahercios) y 128 KB (kilobytes) de RAM (Memoria de Acceso Aleatorio), era un gran paso después del Commodore Vic 20 de su abuelo. Sin embargo, pronto quedó insatisfecho debido a que no podía ser reprogramado, pues el sistema operativo residía en la ROM (Memoria de Sólo Lectura).

En 1988 Torvalds siguió los pasos de sus padres e ingresó en la Universidad de Helsinki, la principal institución de educación superior de Finlandia. Para entonces ya era un experto programador, y, naturalmente, se matriculó en ciencias de la computación. En 1990 fue a su primera clase del lenguaje de programación C, el cual usaría poco después para escribir el kernel de Linux (el núcleo del sistema operativo).

A principios de 1991 adquirió un ordenador personal compatible con IBM con un procesador Intel 386 a 33 MHz y una enorme memoria de 4 MB. Este procesador le llamaba poderosamente la atención, porque representaba una tremenda mejora sobre anteriores chips de Intel. Aunque estaba fascinado por el hardware, sin embargo, Torvalds no estaba conforme con el sistema operativo MS-DOS que venía con él. Ese sistema no había avanzado lo suficiente como para empezar a hacer uso de las ventajas que ofrecían el chip 386, y prefería el mucho más potente y estable sistema operativo Unix al que estaba acostumbrado a usar en los ordenadores de la universidad.

En consecuencia, Torvalds intentó obtener una versión de Unix para su nuevo ordenador. Por fortuna (para el mundo), no pudo encontrar siquiera un sistema básico por menos de 5.000 dólares americanos. También consideró Minix, un pequeño clon de Unix creado por el experto en sistemas operativos Andrew Tanenbaum en Holanda para enseñar Unix a estudiantes de universidad. Sin embargo, aunque era mucho más potente que MS-DOS y estaba diseñado para funcionar en procesadores Intel x86, Minix seguía teniendo algunas graves desventajas. Entre ellas estaba que no todo el código fuente era público, que carecía de algunas de las capacidades y funcionalidades de Unix y que valía un nada insignificante (aunque más barato que muchos otros sistemas operativos) precio de licencia.

El código fuente es la versión del software (por ejemplo un sistema operativo o una aplicación) como fue originalmente escrito (es decir, tecleado en el ordenador) por un humano usando un lenguaje de programación (como ensamblador, BASIC, C o Java), antes de compilarse (es decir, ser convertido por un compilador) en código máquina, que el procesador (pero no los humanos) puede entender directamente. Tener el código fuente es necesario para estudiar o mejorar el software. Un dotado programador como Torvalds puede fácilmente verse frustrado y aburrido con un software cuyo código fuente no está disponible.

Torvalds decidió pues crear un nuevo sistema operativo desde cero basado en Minix y en Unix. Es poco probable que fuese consciente del tremendo trabajo que sería necesario, y aún menos probable es que hubiera imaginado los efectos que esta decisión tendría tanto en su vida como en el resto del mundo. Como la universidad en Finlandia es libre y había poca presión para graduarse en cuatro años, Torvalds decidió tomar un descanso y dedicar toda su atención en su proyecto.

El 25 de agosto de 1991, anunció su creación inicial en el grupo de noticias de Minix comp.os.minix como sigue:

Message-ID: [email protected]
From: [email protected] (Linus Benedict Torvalds)
To: Newsgroups: comp.os.minix Message-ID: [email protected]
Subject: What would you like to see most in minix?
Summary: small poll for my new operating system

Hello everybody out there using minix-

I’m doing a (free) operating system (just a hobby, won’t be big and professional like gnu) for 386 (486) AT clones. This has been brewing since april, and is starting to get ready. I’d like any feedback on things people like/dislike in minix, as my OS resembles it somewhat (same physical layout of the file-sytem due to practical reasons)among other things.

I’ve currently ported bash (1.08) an gcc (1.40), and things seem to work. This implies that i’ll get something practical within a few months, and I’d like to know what features most people want.

Any suggestions are welcome, but I won’t promise I’ll implement them

Linus Torvalds [email protected]


El 17 de septiembre del mismo año, tras un periodo de autoimpuesto aislamiento e intensa concentración, Linus acabó una versión primitiva (0.01) de su nuevo sistema operativo. Poco después, el 5 de octubre, anunció la versión 0.02, la primera versión oficial. Tenía la capacidad de hacer funcionar la shell bash (un programa que proporciona la interfaz de usuario tradicional en modo texto de los sistemas operativos tipo Unix) y el GCC (el Compilador GNU de C), dos utilidades del sistema claves. Este famoso anuncio dio lugar al mayor proyecto colaborativo que el mundo ha conocido jamás. Así es:


Do you pine for the nice days of minix-1.1, when men were men and wrote their own device drivers? Are you without a nice project and just dying to cut your teeth on a OS you can try to modify for your needs? Are you finding it frustrating when everything works on minix? No more all-nighters to get a nifty program working? Then this post might be just for you

As I mentioned a month(?) ago, I’m working on a free version of a minix-lookalike for AT-386 computers. It has finally reached the stage where it’s even usable (though may not be depending on what you want), and I am willing to put out the sources for wider distribution. It is just version 0.02 (+1 (very small) patch already), but I’ve successfully run bash/gcc/gnu-make/gnu-sed/compress etc under it.

Sources for this pet project of mine can be found at nic.funet.fi (128.214.6.100) in the directory /pub/OS/Linux. The directory also contains some README-file and a couple of binaries to work under linux (bash, update and gcc, what more can you ask for Full kernel source is provided, as no minix code has been used. Library sources are only partially free, so that cannot be distributed currently. The system is able to compile “as-is” and has been known to work. Heh. . . .


Ari Lemmke, amigo de Torvalds y administrador de ftp.funet.fi, un proveedor de servicios FTP (protocolo de transferencia de archivos) en Finlandia, le convenció de subir el código fuente a una red para que pudiera estar disponible para ser estudiado y mejorado por otros programadores, una práctica común entonces como es ahora.

Torvalds le dió al principio a su sistema operativo el nombre de Linux (de Linus’ Minix). Sin embargo, pensó que el nombre era demasiado egocéntrico y pensó en llamarlo Freax (combinación de free (libre), freak (extraño) y Minix). Pero Lemmke había creado un directorio para él llamado linux en su servidor FTP, por lo que Linux se convirtió en el nombre del sistema.

En la que Torvalds admite hoy que fue una de sus mejores decisiones, decidió publicar Linux bajo la GPL (Licencia Pública General de GNU) en vez de bajo la licencia más restrictiva que había previsto anteriormente. Desarrollada por Richard Stallman, un notable programador y líder defensor del software libre, esta popular licencia de software libre permite a cualquiera estudiar, usar, modificar, ampliar y redistribuir el software siempre que el código fuente de las versiones modificadas que se creara y se redistribuyera se hiciera disponible libremente.

Consecuencia en gran parte de esta liberal licencia, muchos programadores de todo el mundo se entusiasmaron rápidamente en ayudar a Torvalds a desarollar su todavía embriónico sistema operativo. Como resultado, su potencia se fue incrementeando a buen ritmo.

Los esfuerzos de Torvalds se concentraron en desarrollar un kernel, que es sólo parte de lo necesario para hacer un sistema operativo utilizable. Por suerte, Stallman y su Free Software Foundation (FSF) había estado desarrollando una serie de programas libres para usar en una versión libre de Unix, y tales programas (por ejemplo, bash, GCC y GNU binutils) se convirtieron en componentes principales de prácticamente todas las distribuciones de Linux. Una distribución es un sistema operativo completo centrado alrededor de un kernel y que contiene también numerosas utilidades, controladores de dispositivos y aplicaciones.

Otras partes de las distribuciones Linux vinieron de la Distribución Unix de Berkeley (BSD), una versión de Unix desarrollada en la Universidad de California en Berkeley (UCB) y que más tarde evolucionaría en los muy respetados sistemas operativos BSD. Y el Sistema de Ventanas X, el sistema dominante de gestión de GUIs (interfaces gráficas de usuario) en Linux y otros sistemas operativos de tipo Unix, viene del Instituto Massachusetts de Tecnología (MIT).

Linux despega
La potencia del kernel de Linux y de las distribuciones de Linux continuó mejorando en tanto que más y más desarrolladores, al principio individualmente y más tarde también corporativamente, se unían al proyecto y contribuían con su entusiasmo, esfuerzo y habilidades de programación. Esto fue paralelo al rápido crecimiento del número de usuarios.

Por ejemplo, en 1994 un utilizable sistema de ficheros ext2 (es decir, un sistema para organizar los datos en discos de ordenador), que proporcionaba un gran incremento de velocidad sobre su predecesor, el ext, se añadió al kernel. Y su inicialmente débil capacidad en redes fue mejorada sustancialmente. Este fue también el año en el que Torvalds empezó a promover el porte de Linux a otros procesadores adicionales.

Una antigua queja sobre Linux era que sólo podía funcionar en ordenadores con procesadores x86 (compatibles con Intel). El primero de estos nuevos procesadores fue el Alpha, usado en las estaciones de trabajo de Digital Equipment Corporation (DEC). Esto fue facilitado en gran medida por la inversión por parte de DEC tanto de dinero como de talento ingeniero, y pronto fue seguido por el porte a los procesadores SPARC y MIPS.

Como resultado de sus habilidades y logros, Torvalds fue elegido para el puesto de instructor en la Universidad de Helsinki, un puesto que le permitía continuar simultáneamente con el desarrollo de Linux. La primera tarea que mandó para una clase de introducción a la informática en 1993 fue que cada alumno le enviara un correo electrónico. Uno de sus alumnos, Tove Minni, campeona finesa de kárate, lo hizo mandándole un correo pidiéndole una cita. Él aceptó, y tres años después nació la primera de sus tres hijas.

Aunque la llegada de su primera hija coincidio con algunos desbarajustes menores en el desarrollo del kernel de Linux, pudo sacar la versión 2.0 en diciembre de 1996. Esta versión clave representó una mejora mayor en potencia gracias a la inclusión de soporte para procesadores adicionales y multiprocesamiento simétrico (SMP), que permitía a múltiples procesadores acceder y estar igual de cerca a todas las ubicaciones de la RAM.

El uso de Linux continuó creciendo rápidamente como resultado de esos y otros muchos avances, así como de su creciente fama. Sobre 1997, las estimaciones más prudentes calculaban las instalaciones de Linux alrededor del mundo en más de tres millones de ordenadores. Dos años más tarde, se habían disparado a más de siete millones.

A pesar de los implacables éxitos de Linux y la gran popularidad de Torvalds, sus actividades no estaban del todo libres de controversia, incluso dentro de la comunidad de software libre. Por ejemplo, el profesor Tanenbaum, desarollador del Minix en el cual Linux estuvo basado originalmente, estaba convencido de que los microkernels (un tipo minimalista de kernel) eran el futuro, y expresó una fuerte oposición al enfoque monolítico del kernel de Linux en su ahora famoso artículo en Usenet llamado Linux está obsoleto. Además, Richard Stallman continuó insistiendo en que el nombre de Linux es inapropiado y que el sistema operativo debería llamarse GNU/Linux, debido a que muchas de las utilidades GNU de Stallman eran usadas junto con el kernel de Linux.

Traslado a California
Después de pasar casi una década como estudiante, investigador e instructor en la Universidad de Helsinki, Torvalds decidió que era hora de un cambio, un cambio grande que incluía un cambio de ambiente y un verdadero empleo. No hace falta decir que no faltaban oportunidades disponibles para él.

Así que, en 1997, se trasladó a la soleada Santa Clara en el fabuloso Silicon Valley de California para aceptar un puesto con Transmeta Corporation. Su trabajó allí era ayudar a desarrollar software comercial para facilitar las comunicaciones entre los sistemas operativos y los microprocesadores de esa empresa. Los devotos de Linux estuvieron inicialmente preocupados no sólo por su traslado a un negocio con ánimo de lucro, sino también por el hecho de que estaba fundado en parte por Paul Allen, cofundador de Microsoft.

Para Torvalds, sin embargo, la decisión no fue muy difícil. No sólo era una oportunidad de cambio y de experimentar un clima mucho mejor (desde los largos, fríos y oscuros inviernos fineses), sino que el Silicon Valley era el destino último de casi todo el mundo del campo de los ordenadores, incluído él. Además, ahora tenía una familia creciente que mantener. Su elección de empresa también estaba afectada por el hecho de que Transmeta no estaba involucrada en Linux, y él era reacio a poner un negocio de Linux por encima de otro.

El acuerdo de Torvalds con Transmeta le permitió dedicar parte de su tiempo a sus actividades con Linux. Esto fue, de hecho, una inteligente publicidad para Transmeta, que se benefició no sólo de recibir los servicios de un extremadamente hábil y motivado ingeniero, sino también de tener a alguien en su equipo que les proporcionó una atención exepcional de los medios.

Torvalds llegó al Silicon Valley cuando Microsoft estaba venciendo a Netscape en la guerra de navegadores y cuando mucha gente en los EEUU y muchos otros lugares tenían esperanzas en un nuevo y más robusto competidor al monopolio de Microsoft. Se hicieron frecuentes comparaciones entre Torvalds y Bill Gates, pero las principales similitudes eran que los dos eran fanáticos programadores, los dos llevaban gafas y los dos medían más o menos igual.

Gates se había hecho fabulosamente rico, mientras que Torvalds casi no obtenía nada de su software libre. Subsistía sólo de un sueldo medio de programador, y él y su familia vivían en un modesto dúplox en un vecindario ordinario. En realidad, Torvalds nunca estuvo realmente interesado en acumular riqueza o poder, y ha sostenido siempre que lo que más cuenta para los mejores programadores es el placer de programar y ser creativo. En sus propias palabras, lo hizo todo «sólo por diversión». Sin embargo, fue posteriormente recompensado tanto con dinero como con poder, y no ha sido reacio a admitir que el dinero tiene sus ventajas.

La situación financiera de Torvalds cambió radicalmente en 1999. Red Hat y VA Linux (ahora VA Software), ambas líderes en desarrollo de software basado en Linux para grandes empresas, le regalaron acciones en gratitud por su creación. Torvalds se volvió de pronto millonario cuando Red Hat se hizo pública, y su patrimonio neto se disparó a casi 20 millones de dólares cuando VA Linux se hizo pública un año después.

Aceptación empresarial de Linux
Linux tuvo otrao gran impulso a finales de los 90 cuando los competidores de Microsoft empezaron a tomarlo en serio. Oracle, Intel, Netscape, Corel y otros anunciaron planes de soporte de Linux como una alternativa barata a Microsoft Windows. Las principales empresas pronto se dieron cuenta del potencial de Linux, y rápidamente lo adaptaron para sus servidores y redes de Internet. Contribución a esta oleada de popularidad fue el hecho de que Apache, el extremadamente exitoso servidor web libre (que ahora hospeda más del 64 por ciento de las páginas web del mundo) fue inicialmente escrito para Linux.

Quizá el mayor impulso para la adopción de Linux en el mundo empresarial ha sido la aprobación y soporte masivo oficial de IBM. Esto incluyó el anuncio en 2001 de un compromiso de mil millones de dólares para investigación, desarrollo y promoción de Linux.

El soporte de IBM no fue simplemente un acto de caridad. La empresa se enfrentaba con la creciente carga de tener que soportar su propia colección de sistemas operativos propietarios (es decir, pertenecientes a un individuo o una empresa), entre los que se incluían AIX, OS/2 y z/OS, así como Microsoft Windows y otros. Se dio cuenta de que, a pesar de los obvios defectos de Linux en aquel entonces, como una muy limitada capacidad para hacer funcionar grandes aplicaciones de servidor y la falta de aplicaciones con interfaz gráfica de calidad, Linux tenía fuertes bases técnicas y un gran potencial para mejorar. La masiva inversión se ha compensado maravillosamente para IBM (y otros), y sus negocios relacionados con Linux ahora sobrepasan los dos mil millones de dólares anuales, haciendo a IBM de lejos la mayor vendedora de productos y servicios relacionados con Linux.

El uso de Linux ha crecido rápidamente no sólo en términos de número total de instalaciones, sino también en términos de diversidad de sistemas en los cuales opera. Particularmente sorprendente ha sido su creciente cuota en el mercado de servidores, los ordenadores centralizados que mantienen las redes de las empresas e Internet. Muchos expertos en industria están convencidos de que es cuestión de sólo unos pocos años que Linux remplace a los Unix propietarios como el sistema operativo dominante en los centros de datos empresariales más grandes del mundo.

Igualmente impresionante ha sido el crecimiento en el extremo opuesto del espectro de aplicaciones, es decir, el uso en sistemas integrados. Son chips individuales (o tablas de circuitos) que contienen versiones simplificadas de Linux y que se incorporan en todo, desde móviles hasta robots industriales. Entre las ventajas de usar Linux en sistemas integrados están la portabilidad (es decor, la capacidad de funcionar en casi cualquier tipo de procesador), la flexibilidad (la facilidad de configuración), el bajo coste (no hay coste de licencia) y la disponibilidad de herramientas de desarollo eficientes y baratas.

Además, Linux está alcanzando finalmente el punto en el que es apto para uso como alternativa de bajo coste en el escritorio y para ordenadores portátiles de gente normal que entiende poco (o no tiene interés) de ordenadores pero que lo necesitan para su trabajo y/o actividades de ocio.

Este fenomenal éxito es indudablemente debido en gran parte a la brillantez y dedicación de Torvalds. También importante es el hecho de que hizo una serie de inteligentes decisiones estratégicas, no sólo en aspectos técnicos del sistema operativo, sino también de cómo debería desarrollarse y licenciarse, incluyendo la muy temprana decisión de hacer Linux software libre. Además, su personalidad encaja idealmente para su papel de líder espiritual del movimiento Linux, incluyendo su combinación de humor autocrítico y su única filosofía de que «la vida va simplemente de pasarlo bien» en vez de simplemente acumular grandes fortunas.

Pero como ha sido frecuentemente el caso con gente creativa e influyente a lo largo de la historia, el éxito de Torvalds ha sido debido también al hecho de que era la persona adecuada en el momento adecuado. Las condiciones a principios de los 90 eran las óptimas para la aparición de un sistema operativo libre y de alta potencia como Linux: a saber, (1) la creciente asequibilidad y potencia de los ordenadores personales, (2) la falta de un sistema operativo verdaderamente estable y potente para esos ordenadores (y la considerable insatisfacción con el entonces dominante MS-DOS) y (3) la llegada de Internet y la comuncación libre e instantánea entre programadores repartidos por todo el planeta. De hecho, es muy improbable que Linux hubiese conseguido existir, y mucho menos amenazar con revolucionar la industria informática, sin la existencia de esas tres condiciones.

Torvalds hoy
Torvalds trabaja ahora en el desarrollo del kernel de Linux todo el tiempo para el Open Source Development Lab (OSDL), con base en Beaverton, Oregón. Fundado en 2000 y soportado por un consorcio global de empresas informáticas, incluyendo a IBM, OSDL describe su misión como «llegar a ser el centro de gravedad para Linux y el cuerpo central dedicado a acelerar el uso de Linux para informática empresarial.»

Sólo alrededor de un dos por ciento del kernel de Linux ha sido realmente escrito por Torvalds en sí, lo que es bastante entendible dado su gran tamaño y complejidad (el código fuente completo de la actual versión 2.6 del kernel es de casi 80 MB). Sin embargo, él toma las decisiones finales respecto a cuáles de las muchas modificaciones y añadidos se incorporarán a él. Sus criterios para añadir código son que sea (1) de alta calidad y limpio, (2) fácil de mantener y (3) beneficioso para un alto rango de usuarios.

Torvalds también es dueño de la marca Linux y controla su uso (y su ocasional abuso). Los cientos de otros programas que son generalmente incluídos en las distribuciones junto con el kernel (por ejemplo, GCC, bash, el editor de texto vi, el sistema de ventanas X y el entorno de escritorio KDE) son desarrollados y mantenidos por otros grupos, pero hay una considerable coordinación entre Torvalds y otros desarrolladores del kernel.

En contraste con otros muchos líderes defensores del software de código abierto, Torvalds procura no desviarse e intenta evitar debates que no estén relacionados de cerca con el kernel de Linux, y generalmente evita comentarios acerca de productos de software competidores. De hecho, su postura pública es tan neutral que ha sido criticado hasta por otros defensores del software libre. Sin embargo, Torvalds ha reaccionado ocasionalmente con fuertes respuestas a las tácticas anti Linux (y anti software libre) empleadas por algunas empresas de software propietario.

A pesar de que Torvalds creció en un entorno altamente político, alega que no tiene ningún interés en política. Sus opiniones parecen ser bastante dominantes en Europa, aunque podrían ser consideradas izquierdistas en los EEUU. A pesar de la formación de sus padres, Torvalds no se opone al capitalismo. De hecho, ya que Linux está licenciado bajo la GPL, cualquiera puede venderlo con ánimo de lucro y hasta hacerse rico haciéndolo.

Torvalds empezó al principio su trabajo con el OSDL viajando desde su casa en el soleado Silicon Valley. Sin embargo, en junio de 2004 reveló que finalmente se mudaría con su familia a Portland (de la cual Beaverton es un suburbio) para supervisar el OSDL. Contó en un periódico de Oregón: «Queremos estar en un lugar más tranquilo y prudente. El Silicon Valley es un poco alocado.» Quizá debería haber mencionado también que Portland es un poco más como su Helsinki natal: una ciudad muy agradable y habitable con muchos parques y una red de tranvías creciente, y una de las que tienen menos sol e inviernos más largos, fríos y oscuros que el Silicon Valley.

Sea el tiempo que sea el que Torvalds pase en Portland, es probable que siga con sus papeles de cabeza del desarrollo del kernel de Linux y de líder espiritual del movimiento Linux en los años venideros, y no ha mostrado signos de estar cansado de ellos y de querer cambiar de dirección su vida. Linux es aún joven y preparado para su mayor crecimiento, y aún le necesita.

Fuente: http://shock.hamsterdoris.com/blog/?p=61
+3
0
0
0No comments yet