Lo invisible crea lo visible

Quisiera compartir con ustedes un pasaje que leí en el libro de T. Harv Eker “Secretos de la Mente Millonaria”. Recuerdo que cuando lo leí, me impresionó por su claridad al explicar el poder de nuestro mundo interior en los resultados que tenemos día a día.


Las raíces crean los frutos



“Imagínate un árbol. Supongamos que representa al árbol de la vida. En él hay frutos. En la vida a nuestros frutos se los denomina nuestros “resultados”. Pero miramos los frutos (nuestros resultados) y no nos gustan: no hay suficientes, son demasiado pequeños o no saben bien.
Entonces ¿Qué tenemos tendencia a hacer? La mayoría de nosotros pone aún más atención y concentración en los frutos, en los resultados. Pero ¿qué es lo que en realidad crea esos frutos concretos? Lo que crea esos frutos son las semillas y las raíces.
Es lo que hay bajo el suelo lo que crea aquello que está por encima de él. Lo que no se ve es lo que crea lo que se ve. Y eso ¿qué significa? Significa que si quieres cambiar los frutos tendrás que modificar primero las raíces. Si quieres cambiar lo visible, antes deberás transformar lo invisible”
del libro de “Secretos de la Mente Millonaria” de T. Harv Eker




En mi experiencia, lo que no se ve es mucho más poderoso que lo que si se ve. Sin embargo muchas personas viven en el mundo de “ver para creer”…“si no lo veo, no lo creo”. No se dan cuenta de todo lo que hacemos afecta a cuatro dimensiones, la física, la emocional, la mental y la espiritual, y que lo que podemos ver (la dimensión física) solamente es una impresión de las otras tres. Lo invisible crea lo visible.
T. Harv Eker utiliza en su libro otra analogía que me parece muy poderosa por su forma tan directa y sencilla de explicar este concepto. Te la cuento en mis palabras.
Imagina que has terminado de escribir una carta en tu computadora u ordenador y lo mandas a impresión. Sale por tu impresora y lo tomas para revisarlo. Te das cuenta que tiene un “error de dedo”, una letra de más que no debería estar ahí. Tomas el mejor borrador con el que cuentas y lo frotas sobre el papel. El error ha desaparecido. Vuelves a mandar a impresión y ¡el error sigue ahí! ¿Cómo puede ser? ¿Lo acabo de borrar? Corres a traer un borrador más grande y hasta estudias un manual de 300 hojas del mejor curso en el mercado llamado “Borrado Eficiente”. Ahora si tienes todas las “herramientas” y el conocimiento que necesitas. Vuelve a imprimir la hoja y estás horrorizado. ¡El error sigue ahí! ¿Qué es lo que pasa? Te preguntas desconcertado. ¡No lo entiendo!
Lo que pasa es que no puedes cambiar el error en la “impresión” (en el mundo físico), lo tienes que hacer en el “programa” (en la parte mental, emocional y espiritual).
La situación financiera en la que te encuentras es un resultado, tu salud es un resultado, tu peso es un resultado. Vivimos en un mundo de causa y efecto, en donde lo invisible siempre crea lo visible.
¿Qué podrías cambiar hoy mismo en tu interior para cambiar los resultados que estás obteniendo? ¡Deja tus comentarios debajo!