Check the new version here

Popular channels

"Los 5 inconvenientes de ser un taringuero hipster"





Los 5 inconvenientes de ser un hípster

Ir de guay y de moderno también tiene sus sacrificios.




Ser hípster no es fácil. Puede parecer el tipo más guay, versátil y cosmopolita de todos los ambientes, que es aclamado desde el Bronx hasta Manhattan pasando por Chinatown o de Vallecas al Barrio de Salamanca haciendo parada en Chueca. Pero en realidad no deja de ser un componente más de otra tribu urbana, que es, para colmo, objeto de múltiples críticas, juzgado negativamente y reducido a menos por sus nefastas apariencias. En este sentido, vamos a señalar cinco inconvenientes de pertenecer a este grupo social.



1. Puedes ser el más listo de la clase, puede que tu sabiduría supere los umbrales de la normalidad, puedes caracterizarte por tu sensatez, templanza y por tu capacidad para mediar en conflictos, puedes hablar con una dicción totalmente pulida y refinada, puedes ser un gigantesco haz de virtudes que por tu mala facha te van a calificar de dejado, antisistema, burdo, primigenio y malhablado. No importa que seas culto, sensanto y educado, si eres hípster es probable que te clasifiquen como un necio, un vago y un macarra.



2. Otro factor que juega en su contra es el del dinero. Aunque de aspecto parezcan andrajosos y harapientos, los hípster son los más coquetos del reino y su “look” vale su peso en oro. Sus gafas Ray-Ban cuestan un ojo de la cara y su ropa es toda de marca y está comprada en tiendas de moda. De hecho, es probable que vestir como uno de ellos sea más caro que llevar una indumentaria clásica.



3. Un hípster es una persona que es lo más rompedora en cuanto a nuevas tendencias, por lo que no puede cometer la flagrante osadía de no cuidarse ni de alimentarse de cosas insanas. El placer de atiborrarse a comer carne puede ser un pecado mortal para este género de personas. Las dietas y la verdura es lo más “trendy” del mercado y tú debes ser algo vegetariano para no ser tachado de carca, retro o “vintage”.




4. Un hípster ortodoxo tiene cierto ramalazo ecologista y rehúye del uso de vehículos contaminantes. Es más partidario de moverse en bicicleta por ser más rebelde, más innovador, más europeo, más protector de la capa de ozono y más “trending topic” en Instagram.



5. Las grandes ocasiones suponen toda una amenaza contra esta raza superior. El someterse al yugo de la corbata o el hecho de ser tachados de retrógrados, regresivos o vetustos por embutirse en las hebras de un traje puede poner en entredicho su integridad moral. Es duro ser hípster.



" quality=high width="425" height="350" TYPE="application/x-shockwave-flash" allownetworking="internal" allowscriptaccess="never" autoplay="false" wmode="transparent">





0
0
0
0
0No comments yet