Los 8 Culturistas más extremos y “bizarros” que existen




Personas que llevaron hasta los extremos el deporte que aman.







1. El culturista que toma leche materna de desconocidas: Danny Davidson es un culturista que bebe 100 ml de leche materna a la semana. Según él, le proporciona los nutrientes que en ningún otro alimento puede conseguir. Aunque esta práctica puede ser riesgosa, porque está expuesta a las bacterias de personas desconocidas, es un riesgo que está dispuesto a correr para obtener el físico perfecto.








2. El pequeño Hércules: Anton Kraft es un pequeño culturista de 1,30 mts. Aunque los doctores le han recomendado que deje el levantamiento de pesas excesivo, Kraft ha hecho caso omiso y entrena muy duro todos los días junto a su novia transgénero China Bell.








3. El culturista sin intestinos: Blake Beckford es otro culturista que hizo caso omiso a las recomendaciones médicas de dejar las pesas, luego de realizarse una colostomía. Simplemente empezó de nuevo a trabajar su físico y cuidar su alimentación, y logró estar en un perfecto estado físico.








4. El culturista sin hogar: Jacques Sayagh es un culturista que tiene un físico impresionante, pero que vive en las calles de Paris. Pide limosnas para poder costearse una alimentación alta en proteínas y su entrenamiento es netamente urbano.








5. La culturista que aplasta sandías con las piernas: Su nombre es Kortney Olson y tiene tanta fuerza en las piernas que hace precisamente lo que dice el título.








6. Bradley Martin levantó 150 kilos en sentadillas sobre un vehículo de transporte ligero y vivió para contarlo. A Martin también se le conoce por hacer sentadillas con una mujer en cada lado.








7. El ruso Andrey Rodichev escaló el monte Monte Elbrús con una pesa de 185 kilos en su espalda. Lo logró y ahora la barra está en la cima como muestra de su logro.








8. Candice Armstrong era una flaca jovencita londinense. Lastimosamente cuando empezó en el culturismo se inyectó esteroides que la convirtieron literalmente en un hombre. Su clitoris creció 1 pulgada, le creció vello facial y su apariencia se hizo masculina. Candice dice que es irreversible, entonces no le queda de otra que seguir entrenando.