Popular channels

Los aciertos de Cristina (Cfk)

Los aciertos de la presidenta Cristina



Cristina pasará a la historia como uno de los presidentes más importantes de la Argentina contemporánea. Pese a los obstáculos de todo tipo que debió (y debe) sortear, pese al espíritu destituyente manifestado de manera grotesca por el poder concentrado a partir del conflicto con las entidades agropecuarias, pese a la manipulación de las conciencias llevada a cabo por el monopolio mediático, la presidenta de todos los argentinos ha tomado decisiones históricas que probablemente harán que el kirchnerismo gane en primera vuelta el año que viene.







La asignación universal por hijo hizo posible que millones de familias argentinas excluidas por el neoliberalismo estén ahora en condiciones de ingresar al mundo de la civilización. Gracias a ese dinero que reciben mensualmente, la educación y la salud están ahora al alcance de su mano. La reestatización de las Afjp hizo añicos el obsceno negocio montado por el menemismo con las jubilaciones de nuestros queridos viejos. Cristina demostró que el derecho a una vejez digna, lejos de ser una entelequia es, precisamente, un derecho que no puede ser violado impunemente, como lo hizo el metafísico de Anillaco durante su sultanato. La ley de medios audiovisuales (y su reciente reglamentación) es, a mi entender, la decisión política más trascendente tomada por el kirchnerismo desde que está en el poder. Reemplazar un acto arbitrario de la dictadura militar que garantizaba el monopolio informativo, por una ley de la democracia que garantiza la pluralidad informativa, fortalece la democracia como régimen, como filosofía de vida. A partir de ahora el pueblo podrá escuchar diversas voces y leer diversos discursos, para luego sacar sus propias conclusiones. Como debió haber sido siempre. En política exterior, la decisión de la presidenta de la Nación de fortalecer la unidad latinoamericana a través de organismos como Unasur, sin que ello implique un aislamiento internacional aviesamente enarbolado por la derecha, no ha hecho más que poner en el cajón de la historia a la humillante política de las relaciones carnales impulsada por el menemismo. Frente a estos aciertos de Cristina el orden conservador emite aullidos desaforados, gritos histéricos, mensajes plagados de odio e intolerancia. Las patéticas exposiciones televisivas de la oposición política y la increíble propensión a la mentira del monopolio mediático, no hacen más que ensalzar la labor de una mujer que, seguramente, pasará a la historia como una presidenta que supo estar a la altura de sus tiempos, que no se dejó amilanar por la prepotencia y la falta de respeto, que, en definitiva, tuvo el coraje de ejercer el poder en beneficio del pueblo.


0
0
0
0No comments yet