About Taringa!

Popular channels

Los Basheyas. Anarquismo en Africa y el mundo Árabe

“Basheya” es el término que emplean los miembros de la UADF, Uganda Anarchist Democratic Forces, para referirse a sí mismos como anarquistas. La guerrilla libertaria ugandesa nació en las insurrecciones de 1945-49. Tras su derrota, consiguieron volver a revivir su plataforma en 1975, bastante mejor armados tras el saqueo de arsenales militares del ejército. En esos años fueron llamados los Bayaye, los astutos. Los Basheya se oponen a las dictaduras y la militarización en su propio país, así como en el resto de África, al capitalismo internacional y a la injerencia asiática, europea y norteamericana en las economías del continente, y también a la homofobia practicada sistemáticamente por su gobierno. Desde 2008 se organizan de nuevo en células armadas ocultas en el monte luchando por un reparto justo de la riqueza y por la autogestión y autonomía de los propios ugandeses sin ningún gobierno parásito ni ninguna organización que se aproveche de las luchas de los trabajadores.



Éste es sólo un ejemplo de la tradición libertaria en el continente negro, poco conocida y entendida por otros movimientos occidentales a pesar de ser su internacionalismo un pilar de sus ideas. El anarquismo africano es aún poco renombrado dada la problemática propia de subdesarrollo a la que se enfrenta, inmersos en muchos casos en terroríficas dictaduras, guerras tribales, expolios internacionales y dificultades comunicativas importantes que impiden el contacto con otros movimientos. Sin embargo, el testimonio y la historia libertaria en algunos lugares de África es muy antigua. Existen movimientos sindicales revolucionarios desde principios del siglo XX, como el Internacional Industrial Workers in the World operativo en Sudáfrica desde 1910. Por otra parte existen organizaciones libertarias a día de hoy con fuerte presencia social tanto en Nigeria (donde la Awareness League cuenta con más de 2000 afiliados), como en Kenia (Anticapitalism Convergence of Kenya) o la propia Sudáfrica (Zabalaza Anarchist Communist Federation).

Convendría detenerse en primer lugar en el llamado anarquismo negro, derivación de las corrientes libertarias con mayor énfasis en la cuestión étnica, desarrollado por algunos antiguos Panteras Negras en la década de los 70 en Estados Unidos. Entre ellos estarían Ashanti Alston, Lorenzo Kom'boa Ervin, Kuwasi Balagoon, Kai Lumumba Barrow, Greg Jackson, Roger White, Martin Sostre y otros, tras realizar una profunda crítica a la tradicional jerarquización presente en la trayectoria de los Panteras. Opuesto a la supremacía blanca, no oculta su desavenencia con ciertos aspectos del anarquismo tradicional de origen europeo al que consideran demasiado influido por la cultura occidental blanca. Un anarquismo, por tanto, que represente en mayor medida las circunstancias reales de los negros, pero alejado de cualquier posición racista o nacionalista, y con un fuerte impulso solidario hacia cualquier otra interpretación de la anarquía. Pretendieron dotar de ideas libertarias las luchas de los derechos civiles y denunciar la complicidad silenciosa de las democracias con las dictaduras existentes.




Por otra parte, también debemos destacar el tribalismo propio de muchas culturas africanas que, si bien a menudo derivan con facilidad en patriotismo, caudillismo y xenofobia, también dan pie a menudo a formas de autogobierno y comunalismo. Muchas sociedades pre coloniales cuentan en su seno con fuertes tradiciones colectivas y ausencia de liderazgo y clases. Sociedades tradicionalmente sin estado, sin estratos y sin desigualdades sociales, al menos antes de la colonización, son por ejemplo los Igbo, los Nuer, los Logoli o los Tallensi. Aunque también, por supuesto, existen en el continente ejemplos de sociedades milenarias altamente clasistas como Egipto, Nubia o Hausa. El colonialismo trajo el capitalismo a África de una forma absolutamente desequilibrada y en forma de esclavismo, burocracia, impuestos, comercio… que sólo trajo beneficios económicos en un sentido, desde África a Europa. Provocó dependencia, movimientos migratorios y desigualdades que duran incluso a día de hoy. La explotación y las condiciones infrahumanas de trabajo provocaron miseria y una nueva clase social asalariada y muy pobre que deambula buscando trabajo de país en país. De esta forma surgirían los primeros sindicatos en Nigeria y Sudáfrica que, para colmo, contarían con unos lideres a menudo corruptos y con evidentes ambiciones políticas. El Sindicato de Industriales y Comerciales de Trabajadores sería una masiva sindical de trabajadores negros nacida a principios del siglo XX e influido por el sindicalismo revolucionario que llegaría a contar con cerca de 100.000 afiliados, principalmente en Sudafrica, Mozambique, Namibia, Zambia o Zimbawe. Sin embargo, éste estaría imbuido de ciertos conatos raciales, nacionalistas y liberales que terminarián por destruirla hacia 1930. Mientras, los gobiernos caciquiles, inmersos en corrupción e inestabilidad y una flagrante ausencia de derechos civiles, se unirían a mediados de siglo con las grandes potencias económicas, incluidos muchos autodenominados socialistas que tan sólo veían en la URSS un aliado fuerte y no una forma real de liberación social.

Los primeros rastros libertarios en el continente provienen de los trabajadores inmigrantes de origen griego o italiano, principalmente, a finales del siglo XIX. En 1877 aparece la publicación Il Lavoratore en Alejandria, Egipto, y en 1884 La Questione Sociale, escrita en italiano. Muchos anarquistas italianos perseguidos en su país, entre ellos el propio E.Malatesta, formaran una importante colonia en Egipto. Las movilizaciones de los trabajadores del canal de Suez en 1882 y 1894 contarán, en buena medida, con fuerte presencia de anarquistas griegos e italianos. En Argelia se publicaría L´accione Revolucionaria, 1887, Le Toasin, 1890, Le Libertaire, 1892, y La Marmite Sociale, 1893. En Tunez nacerían L´Operario en 1887 y La Protesta Umana en 1896. Otras publicaciones similares también surgirían en Líbano. Sail Mohammed, miembro de la Unión Anarquista y fundador del Comité para la Defensa de los Indígenas Argelinos, terminaría por unirse a la Columna Durruti durante la Guerra Civil española. Más adelante crearía un grupo anarquista en Aulnay-Sous-Bois, cerca de París, en apoyo a la descolonización argelina por parte del país galo. Sin embargo, la aparición en el siglo XX de las luchas de independencia y de liberación nacional, fuertemente nacionalistas y algunas de ellas, en menor medida, marxistas eclipsarían estos primeros pasos.




Por su parte, en Sudáfrica existe ya presencia de anarquistas desde los primeros años del siglo XX, sobre todo en Johanesburgo y Ciudad del Cabo. Recientemente, hacia 1990, el país ha vivido un fuerte resurgimiento de las ideas libertarias en Durban y Johanesburgo, donde surgirían publicaciones como Unrest, en 1992, y Revolt, en 1993. Tras los disturbios del 92 y el 93 en Johanesburgo, nacería el Anarchist Revolutionary Movement, que se transformaría en el 95 en el Workers Solidarity Federation, de corte anarcocomunista con lazos e intentos de crear secciones con otros anarquistas de Zimbawe, Tanzania y Zambia. En el 99, de la federación saldrían dos organizaciones con pretensiones de difusión y distribución como serían el Bikisha Media Collective y Zabalaza Books. En la actualidad funciona como una de las organizaciones anarquistas más fuertes del continente el Zabalaza Anachist Communist Front, como una federación de varios grupos: la Cruz Negra, el colectivo internacional pro presos, el ya mencionado Colectivo Media Bikisha, que distribuye videos, libros y distinto material anarquista, el Grupo de Acción Negra, el Grupo de Acción Zabalaza, la Editorial Libros Zabalaza, que con sede en Durbán distribuye todo tipo de material anarcosindicalista, ecologista, feminista y de historia, además de pertenecer a la coordinadora internacional Solidaridad Internacional Libertaria, y, finalmente, otros muchos individuos y pequeños colectivos. Entre el 94 y el 2002 publicarian la revista Freedom y desde 2001 editan periódicamente la publicación Zabalaza Magazine.Recientemente a nacido en el país el colectivo Tokologo.


Activistas sudafricanos. 19 de marzo de 2014.



Grafiti en una finca okupada en Soweto.


Por su parte, la Awareness League, la Liga de la Conciencia, de corte anarcosindicalista, funciona desde 1991 en Nigeria y cuenta con cerca de 2000 afiliados y miles de seguidores. A pesar de la dura represión de que es objeto por parte del gobierno, está fuertemente implantada en el medio estudiantil así como entre las movilizaciones del funcionariado público, profesores y periodistas. Recientemente ha conseguido establecer una estación de radio y está jugando un importante papel contra el régimen militar instaurado en el gobierno.


El problema africano radica principalmente en las condiciones precarias en las que desarrollar los proyectos, además de la poca o nula posibilidad de contactos, comunicación y difusión que tienen entre sí. Existen noticias de ciertos impulsos de organizaciones en Sierra Leona, eliminados tras el sangriento golpe militar, o también en Senegal. También han aparecido pequeños colectivos anarquistas en Tanzania y Kenia, principalmente entre los movimientos estudiantiles de oposición.


En el Líbano nacería a mediados de los 90 Al Badil al Taharouri, Alternativa Libertaria, con vínculos con la organización homónima francesa. Pero serían principalmente la aparición de grupos anarquistas y Bloques Negros en las protestas egipcias, como el Movimiento Egipcio Socialista Libertario o Bandera Negra, y tunecinas de la llamada primavera árabe las que volverían a poner en la palestra la existencia de grupos libertarios organizados, incluso con locales y publicaciones, en el mundo árabe y africano. También existen Bloques Negros en Marruecos o Bahréin y activistas anarquistas como Mazen Kamalmaz están contribuyendo a la expansión de las ideas libertarias en Siria a pesar del conflicto bélico. En Jordania diversos anarquistas del entorno de la cultura, el cine o la música mantienen una organización estable de alrededor de veinte miembros unidos a otros colectivos en la llamada izquierda social que reúne alrededor de mil miembros. Sin embargo, resulta complicado rastrear el anarquismo en el mundo árabe, que a menudo ni siquiera cuenta con un léxico común para referirse a la propia Idea. Dependiendo del autor podemos encontrarnos que habla de Fawdawiya, literalmente “kenosis”, La Soltawiya, antiautoritarismo, Taharoriya, libertarismo, o Anarkeya, anarquismo propiamente dicho.



Bloque Negro en Egipto.


n el siglo XX también ha adquirido cierta influencia el llamado anarcoislamismo, una interpretación del Corán en términos libertarios. El trato a la mujer, la homosexualidad y el autoritarismo serían, según esta corriente, propios de las costumbres y las tradiciones de cada pueblo y no fundamentadas directamente en el Corán, defendiendo lo que denominan Ichtijad, una interpretación individual de las escrituras. Desde la muerte del profeta Mahoma, las disputas entre las distintas corriente islamistas dieron lugar a Chiíes y Suníes. Ambas corrientes autoritarias contarían con una tercera interpretación opuesta, los Jhrichites que desembocarían en los Sufies, de carácter antijerarquico. De influencia sufie, el mayor representante dentro de estas corrientes dentro del siglo XX sería Alí Shariati, ideólogo de la revolución islámica iraní y más adelante encarcelado y asesinado por sus influencias a través de sus escritos en el movimiento estudiantil del país. Shariati, sin ser plenamente anarquista, defendia que el Tawrhid del Islám se refiere a una sociedad sin clases y es de vital importancia en las revisiones islámicas modernas. De entre los anarcoislamistas más afamados en la actualidad podemos mencionar a Peter Lawborn Wilson, llamado Hakim Bey, quien, mezclando sufismo, anarquismo, neopaganismo y situacionismo, ha aportado algunas de sus ideas al movimiento contestatario internacional como el concepto de “Zonas Temporalmente Autónomas”, de vital influencia en movilizaciones como “Reclaim the Streets”. También el punk musulmán norteamericano Michael Night, a través de su novela ficticia Tacwacores y el posterior film homónimo, han despertado un movimiento punk musulmán real.



Con respecto al conflicto palestino, en una entrevista realizada en noviembre de 2013 a las anarquistas palestinas Ahmad Nimer y Beesam Ramadán, éstas atestiguaban que a pesar de la creciente importancia de los grupos anarquistas en Israel, la visibilidad de los grupos libertarios en Palestina es escasa debido en buena medida a las circunstancias en que se encuentran. Los planteamientos ácratas encuentran en buena medida en su oposición al Estado uno de sus baluartes, pero esto es complicado en un territorio que carece de un Estado real, propiciando por oposición un sentimiento nacionalista que a la larga puede ser pernicioso al transformas legítimas demandas en patriotismo. Sin embargo, no puede negarse la esencia horizontal y autoorganizada de la propia sociedad palestina cuya vida comunal en los barrios a menudo es planeada en reuniones populares. De hecho, como declara la propia Ramadán, la primera Intifada de diciembre de 1987 surgió de forma espontánea al margen de la Autoridad Palestina y fue absolutamente horizontal. El anarquismo palestino se enfrenta a los mismos problemas que en el resto del mundo árabe: el islamismo, la influencia burguesa y nacionalista y el patriarcado. De hecho, la creciente participación de mujeres en las manifestaciones y las protestas se ve obstaculizada en muchas ocasiones dificultando su participación en las reuniones o en las propias movilizaciones.

Por su parte, en Israel es notable la presencia de algunos grupos libertarios asociados a otros palestinos oponiéndose al gobierno sionista y colonialista de Israel. El grupo de afinidad Ma´avak Ehad, Una Lucha, y la actividad de Anarquistas Contra el Muro está siendo especialmente relevante en estos días, sufriendo sus miembros detenciones y dura represión por oponerse a los bombardeos. En Israel podemos rastrear ideas libertarias desde finales del siglo XIX y principios del XX, particularmente traídas a través de inmigrantes de origen ruso, polaco, ucranianos o lituanos, cuya comunidad judía era mayoritariamente anarquista. Las propias comunas agrícolas israelíes, las Kibbutz, posteriormente fundamentales en la gestación del Estado de Israel, tuvieron en su origen claras influencias del socialismo libertario a pesar de su posterior evolución. Muchos judíos afincados en la posterior Israel participaron en las milicias durante la Guerra Civil española. Con la llegada del nazismo en Europa adquiriría especial relevancia el anarquismo Yiddish, opuesto al nacionalismo sionista, las guerras y los gobiernos. Ya desde los años 80 surgirían numerosas publicaciones anarquistas como Problemen, magazine libertario en hebreo, Angriculture o Essence, así como organizaciones como el colectivo editorial Incidents Publishing, Anonymous Infoshop a través de internet, Punks Tel-Aviv, Producen War of Words o locales alternativos y culturales como el Awakening Center.




Por último comentar la realidad de Somalia desde 1991 a la que se ha etiquetado de manera oficial como situación de anarquía, al carecer de ningún estado en estos momentos ni ninguna situación legal. Sin embargo, la actualidad somalí tiene más que ver con el control de jefes de tribu y señores de la guerra enfrentados entre sí que están sumiendo desde hace años a la población en un silencioso genocidio en uno de los países más pobres del mundo.


“¡Usando el "Bloque negro" en una insurrección armada como contraofensiva a la dictadura, Basheya podrá desarraigar la opresión y plantar las semillas del anarquismo internacional ya que los guantes seda no funcionan en Uganda! .”

Declaraciones de la Uganda Anarchist Democratic Forces en una entrevista de 2011.


Direcciones de interés:

Artículo en el blog de Contrahistoria sobre el anarquismo contemporáneo en el mundo árabe con direcciones de interés incluidas: http://revistacontrahistoria.blogspot.com.es/2013/03/solidaridad-con-los-anarquistas-en.html

Anarquistas contra el muro http://www.awalls.org/
Página del colectivo sudafricano Zabalaza http://zabalaza.net/
Archivo histórico de sindicalismo y anarquismo de Sudafrica http://saasha.net/
Blog autonomo de Uganda http://uganda.blogspirit.com/
0No comments yet