Check the new version here

Popular channels

Los burros de Namibia brillarán en la oscuridad

CURIOSIDADES
Burros reflectantes
(10-05-2006)

Unas orejeras reflectantes para burros pondrán remedio a uno de cada cuatro accidentes de tráfico del país.

Los burros en Namibia se están volviendo brillantes y no porque haya aumentado su coeficiente intelectual, sino gracias a unas orejeras reflectantes que pondrán remedio a uno de cada cuatro accidentes de tráfico del país.



Otros burros conocidos

Namibia posee unas carreteras rectas e impecables que nada tienen que envidiar a muchas europeas. Los conductores pisan el acelerador sobrepasando en muchas ocasiones los 140 kilómetros por hora, algo inusual en una carretera africana.El peligro se acentúa durante la noche, pues la población de burros en Namibia es aproximadamente de 200.000 ejemplares y el sitio favorito de estos animales para dormitar es al calor del asfalto, ya que no hay cercas que se lo impidan.

Los burros se tumban en la carretera, y por supuesto los burros son del color que son, similar al del asfalto. «Por la noche resultan invisibles para los conductores», explica Russell Hay, co-fundador de la organización no gubernamental británica que ha imaginado remedio al problema.

La idea, marcar con etiquetas reflectantes las orejas de los burros, es un invento que surgió de la imaginación del anglosajón Hay, quien trabajó en varias ONG namibias y en otros países de Africa subsahariana.

«En Namibia no hay luciérnagas, así que si conduces de noche y te topas con unas lucecitas amarillas en la carretera mejor que aprietes el freno, pues seguro que es un burro», dice Hay en una entrevista telefónica.

Tanto Hay como Peter Collingwood, un publicista retirado y co- fundador de la organización, concibieron la idea mientras manejaban la posibilidad de hacer uso de la cantidad masiva de burros y así contribuir a mejorar la vida de sus habitantes.

La región más poblada de burros en Namibia es la del norte, conocida como Ovamboland, con una cifra que ronda los 150.000 ejemplares y equivale a cinco burros por familia.Es una solución que cuesta seis dólares por burro, un precio bajo si se tiene en cuenta que noventa personas mueren cada año en Namibia al colisionar con estos animales.

El propio Russel Hay ha vivido un par de sustos debido a los burros.

«Una de las veces yo conseguí evitar al burro, pero el automóvil que iba detrás se lo llevó por delante», lamenta Hay.

«Es una solución en la que todos ganan: el burro no muere, el dueño del burro no pierde su instrumento diario de trabajo y el conductor no sufre accidentes o tiene que pagar por la costosa reparación de su vehículo», explica Collingwood.

El proyecto se sustenta mediante donaciones públicas en su página de internet «www.donkeywelfare.com».

«Soy consciente de que es una foto graciosa, la gente se queda boquiabierta. Le comenté la idea al presidente (de Namibia, Hifikepunye) Pohamba, e inevitablemente comenzó a reirse, se enamoró de la idea», bromea Hay.

La Administración de Vehículos Motorizados (MVA, en inglés) es el organismo que recibe los marcadores reflectantes y lleva a la práctica el ocurrente proyecto, que comenzó en diciembre pasado con una pequeña prueba piloto con cerca de 400 ejemplares.

«Por el momento es difícil medir si funciona, acabamos de comenzar y el número de marcadores es muy limitado. Necesitamos hacer la prueba en al menos 1.000 burros en una área determinada.

Creo que sabremos los resultados en un año», comenta el director de la MVA, Jerry Muadinohamba.

Estos accidentes no sólo ocurren de noche y tampoco son los burros los únicos animales que pueden cruzarse en el camino. También están las cabras, muy nerviosas e imprevisibles, y las vacas, de paso sosegado y que no emprenden la huida hasta el último segundo, cuando se ven muy apuradas.

«El burro puede actuar de las dos maneras, según le pille el día», asegura Hay.

Fuente
0
7
0
0
7Comments