Check the new version here

Popular channels

Los cazadores

Los cazadores

Fue en las altas colinas. El hombre tendía los brazos y disparaba el grito cuando cruzaban las grandes aves del llano. Así cazaban pájaros migratorios. Después vi otros como él, silenciosos porque toda su fuerza se concentraba en la caza de las alas de paso. Muchas aves caían atravesadas por el grito de los hombres.

Fue en las colinas de Balandú. Encaramarse a las rocas y a los muñones de árbol para avizorar alturas fue dándoles conformación de grandes animales de rapiña, certero el ojo redondo, dura la la boca tensa, afilado el grito cazador. Hasta el movimiento de brazos tenía algo de aletazo para la agresión o la defensa.

Fue en aquellas colinas, donde el viento hacía que las aves volaran como remando contra la torrentera. Las mujeres se agachaban contenidas para hacer más certero el grito cazador de sus varones: voces con agudeza de flecha, de vientos arremolinados que zumbaban en los nubarrones como si hirieran contra la desolación de los invisibles peñascos.

Fue en las altas colinas, donde suelen enloquecer lo vientos, y en el vientos los pájaros, y bajo viento y pájaros, los hombres.

Ya nadie recuerda la tribu de cazadores alucinados.

Manuel Mejía Vallejo.




(Texto extraído de La intacta materia de otros días. Textos selectos de Manuel Mejía Vallejo y Álvaro Mutis).
0
0
0
0No comments yet