Check the new version here

Popular channels

Los mejores bares en Buenos Aires para ver bandas

Bienvenidos a un nuevo post!



Por regla general, en los lugares donde se puede escuchar buena música en vivo, no podés pedir más que una picada y una cerveza. Pero algunos bares escapan a ese patrón, ofreciendo buenos shows y una respetable carta de bebidas, con tragos de autor y clásicos de la coctelería internacional, variedad de etiquetas de vinos, de marcas de whiskies, vodkas y cervezas, en este post mostraré algunos.




1) Eter Club:





Detrás de la puerta de entrada se esconde un universo paralelo: un salón con recovecos, sillones y un elegante patio en el que los visitantes beben y fuman bajo el cielo estrellado. El jazz, el blues y el funk son los géneros de las bandas que pasan por aquí. Entre ellas, Funkdoneón (de Marcelo Vaccaro, ex bajista Fito Páez), Machy Madco Band (ex bajista Pappo’s Blues) y Baltasar Comotto (guitarrista del Indio Solari). Su barra merece un párrafo aparte: hay whiskies de malta como The Glenlivet ($45), rones de hasta 25 años como Santa Teresa 1796 ($40) y vodkas como Grey Goose ($47), además de tragos clásicos y de autor. Imperdible el “Perlas de Angostura”, a base de vodka, vainilla, jugo de pera y esferas de Bitter Angostura ($30).

Direccion: Cuenca 2783, Villa del Parque.




2) Boris Club:





Si sos un melómano empedernido, este es tu lugar en el mundo. Por sonido, escenario y shows: Iván Noble, Javier Martínez y Javier Malosetti, son algunos de los músicos que pasan de martes a sábados. Eso sí, llevate unos mangos de más: las entradas varían entre 30 y 180 pesos. Hay una buena carta de vinos, con opciones que van desde los 45 a los 220 pesos. Entre sus más de veinte tragos, se destaca el Suffers Bastard, con gin, bourbon, menta, azúcar y Ginger ($39). Si comprás los tickets por Internet, tenés un 20% de descuento en la cena.

Direccion: Gorriti 5568, Palermo Hollywood.




3) Le bar:





Eclecticismo. Eso es lo que define a Le bar. Electrocumbia, indie, rock y pop suenan invariablemente de martes a sábado en el escenario. Los viernes y sábados, Djs invitados hacen girar sus bandejas. La carta de tragos es variada. ¿Un recomendado? El Bellevile, con Absolut Mandrin, Citron, maracuyá y naranja ($32). De martes a viernes, entre las 18 y las 22 hay 2 x1 en tragos y cerveza Warsteiner ($12 el chopp).

Direccion: Tucumán 422, San Nicolás.




4) Thelonious Club:





De inspiración neoyorquina, es frecuentado por músicos, turistas y melómanos. De miércoles a sábados hay un show de algún referente del jazz, como Jodos, “Fats” Fernández o Lo Vuolo, con entradas que oscilan entre 15 y 35 pesos. Un lugar para sentarse en la barra y tomar nota de los discos que suenan, con un trago en mano. Sale el Mojito Cubano ($30) y whiskies como el Johnnie Walker Red ($30).

Direccion: Salguero 1884, Palermo.




5) Criterio Café Cultural:





Bohemia y mística es lo que se respira en este bar, ubicado en el corazón de Flores. Aquí la música es la estrella principal, con shows de tono intimista de distintos cantautores, los viernes y sábados. La barra es básica: hay cerveza, Fernet con cola ($20), whisky J&B ($18) y sólo 4 etiquetas de vino, pero compensan la picada para 8 personas ($120) y las pizzas caseras. Un dato: hay un baúl repleto de vinilos para elegir y escuchar en una bandeja de otros tiempos.

Direccion: Varela 503, Flores.




6) Musetta Caffé:





Buena la música, buena la atención. Los jueves se presenta el cuarteto de Julio Coviello (bandoneonista de la orquesta Fernández Fierro), mientras que algunos martes se alternan bandas de tango, con otras de bossa nova, jazz y hasta una que recrea canciones de la Guerra Civil española. Las entradas van de 20 a 25 pesos. Para acompañar la música, sale el “Pan y vino”, una copa de tinto (Callia Reserve Malbec) o blanco (Trapiche Torrontés) que se sirve con dos tapas, que pueden ser de hummus, queso crema al curry o guacamole ($28).

Direccion: Billinghurst 894 esq. Tucumán, Almagro.




7) Virasoro:





Existen varias razones para visitar Virasoro, pero la principal es que allí se presenta buena parte de la movida del jazz local: Fernando Kabusacki, Mono Fontana y Ernesto Jodos, entre otros referentes. La barra cumple: hay whisky, vodka, ron, gin, tragos clásicos de la coctelería internacional como Negroni o Gin Tonic (entre $25 y $40) y cervezas importadas como Corona, Negra Modelo y Guinnes (entre $15 y $17 el porrón). El dato: funciona en una casona diseñada por el célebre arquitecto argentino Alejandro Virasoro, en los años 20. La entrada varía entre $18 y $30 pesos, según el artista que se presente.

Direccion: Guatemala 4328, Palermo.




8) Sanata Bar:





Esta esquina de Almagro se distingue por su fachada multicolor, plagada de murales con personajes tangueros, por los shows de los nuevos valores de la escena del 2x4 y por su estilo de bohemia arrabalera con toques contemporáneos. La oferta de bebidas no es una locura, pero alcanza para acompañar una velada musical. Podés elegir entre etiquetas de 15 bodegas diferentes, cerveza Heineken o Fernet 1882 (dos por $28).

Direccion: Sarmiento 3501 esq. Sánchez de Bustamante, Almagro.




9) The Cavern Club:





Un viaje al Liverpool de los años 60, especial para beatlemaníacos y amantes del rock clásico. No sólo hay tributos a los Fab Four, sino también a Queen, Janis Joplin y The Carpenters, más bandas con propuestas propias. ¿Qué pedir? La tabla de frituras (rabas, papas fritas, bastones de muzzarella), que sale con cerveza tirada para dos ($90). Según la banda que se presente, la entrada puede costar entre $15 y $50 pesos.

Direccion: Av. Corrientes 1660, Paseo La Plaza, Centro.




10) Samovar de Rasputín:





La Boca es un mundo peculiar, con personajes, historias y leyes propias. El Samovar de Rasputín no le escapa a esa impronta. Un buen ejemplo de ello es la dinámica azarosa de las presentaciones: hay una banda fija con la que suben a zapar músicos habitués e ilustres visitantes de paso, como Alejandro Medina (Manal, La Pesada del Rock and Roll, Aeroblus) o Pajarito Zaguri (Beatniks, Los Naúfragos). No hay gran variedad en materia de bebidas, pero se compensa con buenos precios (Stella Artois, $20; Fernet $12). Sólo abre los sábados.

Direccion: Del Valle Iberlucea 1232, La Boca.




11) Indie:





Un poco alejado de cualquier circuito, Indie lleva poco más de un año ganándose su lugar en San Telmo. En plena esquina de Paseo Colón e Independencia, este bar ofrece un salón principal dominado por una barra amplia y una carta generosa con cervezas, vinos, cocktails y tragos más que accesibles. Además, los fines de semana Indie abre su sótano (que también sirve de locación para el programa Héroes del Rock), con otra barra y una pista que promete rock, britpop, hip hop y reggae.

Direccion: Paseo Colón 843, San Telmo.




12) Ultra:





Inmiscuido en el corazón de la inefable city porteña, el espacio de Ultrapop resalta en la zona por su propuesta que mezcla bar, sala de conciertos y una pequeña galería de arte. Todas las semanas, su cartelera ofrece ciclos temáticos de shows en un espacio íntimo (recibió la vuelta a escenarios de Flopa Manza Minimal y en julio albergará los ensayos abiertos de Richard Coleman), muestras de fotos y artes plásticas, y cada viernes y sábado por la medianoche hospeda a la fiesta Belle Pop, tal vez el toque más distintivo de la casa.

Direccion: San Martín 678, Microcentro.




13) Debar:





A pocas cuadras de Plaza de Mayo, Debar resalta por ser uno de los pocos (tal vez el único) bares de Capital en contar con noches temáticas en torno a bandas internacionales. Así, los jueves, viernes y sábados se proyectan videos y recitales de los grupos elegidos con entrada gratis y el happy hour más generoso de la zona: desde las seis de la tarde hasta la medianoche.

Direccion: Defensa 502, San Telmo




14) La Cigale:





Ubicada en plena zona bursátil, la cigarra se ha ganado con el paso de los años su lugar propio, al punto que cuando se mudó de locación se desplazó solo a una cuadra de distancia. En su nuevo espacio desde el 2010, La Cigale cuenta ahora con dos pisos para crear dos ambientes diferenciados: el bar por un lado, y el espacio para conciertos del otro, si bien la propia dinámica de las cosas invita a que todo se fusione y artistas y público se crucen una vez terminado el show. A su cartelera de ciclos (La bienal de los miércoles, Honky tonk night y demás), bien vale tener en cuenta las jornadas de Rock&Doc de los viernes, en las que se proyectan documentales de figuras clave del arte contemporáneo.

Direccion: 25 de mayo 597, Microcentro.






El post te gustó? Seguime y recomendalo para que lo vea más gente!




Muchas gracias y hasta el proximo post!

0
0
0
12
0No comments yet