Check the new version here

Popular channels

Los Sacrificios Humanos Mesoamericanos

Significado

Del latín sacrificĭum, un sacrificio humano es la ofrenda de un ser humano a una deidad en señal de homenaje o expiación. En sentido amplio, es toda muerte ritual de una o muchas personas a manos de un tercero o de una institución.


"acrificio de Isaac"

Los sacrificios humanos fueron practicados en muchas culturas antiguas. Se mataba a las víctimas ritualmente de una forma que pretendía apaciguar a los dioses. Los sacrificios humanos fueron practicados en las religiones celtas de la edad de bronce y en los rituales relacionados con la adoración de los dioses en Escandinavia. Para los habitantes de la antigua Cartago, enemiga sempiterna de Roma, el sacrificio de infantes recién nacidos era también una manera de aplacar a sus dioses. Obras como "La consagración de la primavera" del compositor Igor Stravinski, hacen referencia a los antiguos sacrificios de doncellas en la actual Rusia.





Sacrificios humanos en Mesoamérica

Uno de los aspectos más polémicos relacionado con los aztecas han sido los sangrientos sacrificios humanos que impresionaron sobremanera a los españoles que arribaron a México en el siglo XVI. Según el soldado-cronista Bernal Díaz del Castillo, al aproximarse al Templo Mayor y observar el altar de Huitzilopochtli; "...este tenía en las paredes tantas costras de sangre y el suelo todo bañado de ello, como en los mataderos de Castilla no había tanto hedor. Y allí le tenían presentado (al dios tutelar) cinco corazones de aquel día sacrificados...".


templo huitzilopochtli




Pero, ¿a qué se debía el diario sacrificio de prisioneros de guerra entre los aztecas? De acuerdo con la cosmovisión indígena, el dios Huitzilopochtli necesitaba ser alimentado todos los días para poder seguir iluminando al pueblo por el escogido. El único alimento que se podía ofrendar a este dios era la sangre humana, razón por la cual los aztecas hicieron de la guerra su mayor preocupación con el objetivo de obtener prisioneros para el sacrificio ritual. El pueblo que más sufrió las consecuencias de esta costumbre fue el de los tlaxcaltecas lo cual explica en importante medida el odio que éstos sentían hacia los aztecas.



El sacrificio humano se realizaba sobre los altares de los templos, donde generalmente se extraía el corazón del prisionero aún con vida. También se empleaban el flechamiento y el sacrificio gladiatorio, donde la víctima se enfrentaba a cuatro guerreros aztecas. Este último era un honor reservado a los prisioneros más valerosos. La sangre del sacrificado era juntada en grandes piedras cóncavas, llamados tazones por los españoles, hasta coagular. Los tazones estaban ubicados al lado de las imágenes de las deidades. En tanto, los cráneos de los muertos eran ensartados en lanzas de madera que se colocaban en hileras en el tzompantli, para así dar testimonio del fervor de los aztecas hacia sus divinidades.


Sacrificio humano azteca.

Sacrificios humanos en Japón

En Japón, el tipo de sacrificio humano más común fue la práctica de enterrar vivo a la víctima debajo de diques, puentes, y castillos, como una oración a los dioses.


Especulaciones sobre el sacrificio

Entre las distintas razones que han existido para la práctica del sacrificio humano, parece haber las siguientes:

• Interés y buena fortuna.
En la India, algunos adherentes del tantrismo creen que los sacrificios humanos a los dioses pueden cambiar su fortuna. Asimismo, el sacrificio que acompañaba la inauguración de un edificio nuevo (un templo, un puente, una pirámide), podía tener dicho fin. Una leyenda china afirma que miles de personas fueron enterradas en la Gran Muralla.


sacrificio humano en el templo azteca.

Preservación de relaciones en el otro mundo. En el caso de sacrificios que acompañaban la muerte de un rey, de un gran sacerdote y de líderes en general, éstos solían servir a dar compañía al difunto en el otro mundo. Los mongoles y varios monarcas mesoamericanos podían llevarse consigo a la tumba gran parte de su casa, incluyendo criados y concubinos.

• Adivinación. Un sacerdote intentaba predecir el futuro a partir de los miembros y órganos del cuerpo de un preso o de un esclavo sacrificado. Según Strabo, los celtas apuñalaban a la víctima con una espada y adivinaban el futuro a partir de sus espasmos de muerte.

• Desastre natural. Las sequías, los terremotos, las erupciones volcánicas, entre otras catástrofes naturales fueron considerados como una muestra de la cólera o del descontento de dioses. Los sacrificios eran realizados para apaciguar la ira divina. Los habitantes de la isla de Creta intentaron detener la destrucción de su isla de esta manera.

• Justicia y cultura del espectáculo. En un combate ritual u ordalía, la víctima era sacrificada en una lucha contra un guerrero, como si una justicia divina decidiera así quien debía triunfar. O bien, el sacrificio del perdedor en un juego o en una lucha era parte del interés del espectáculo, en Mesoamérica y Roma. Si bien que el juego de pelota en Mesoamérica estaba estrechamente ligado a la práctica de sacrificios humanos, se desconoce si se sacrificaba al perdedor, al ganador o a terceros.) En la actualidad, la cultura del espectáculo suele producir todavía la muerte de personas en deportes y pasatiempos de alto riesgo como el box, las corridas de toros, la acrobacia y los archivos de récords o marcas. La pena capital impuesta a los delincuentes en Estados Unidos, Asia y África, puede considerarse una forma de sacrificio humano, en sentido amplio, por motivos de venganza y de intimidación de futuros criminales.






En el petroglifo 2 de Chalcatzingo, Morelos –Preclásico–, se ve a sacrificadores y un cautivo maniatado; el pene casi erecto de la víctima y una caña de maíz sugieren un sacrificio de fertilidad.
Dibujo: Tomado de Niederberger.


la Estela 21 de Izapa, Chiapas
–Clásico Temprano–, se asocia el sacrificio por decapitación también con la fertilidad, como lo indican los hojas con granos que brotan del cuello cortado.
Dibujo: Tomado de Nájera.



En un panel de un juego de pelota de Chichén Itzá –Posclásico Temprano–,lo que brota del cuello, como símbolo
de fertilidad, son serpientes.
Dibujo: Tomado de Marquina.
Repro.: M.A. Pacheco / Raíces



La escena representada en esta vasija teotihuacana del Clásico es una singular evidencia iconográfica sobre la participación de un personaje en un contexto en que se ofrendan corazones, los cuales se encuentran frente a él (a) y en su tocado (b). El atavío del personaje lleva las representaciones de una serpiente (c) y un jaguar (d).
Dibujo: Nicolas Latsanopoulos / Museo de Bruselas



Los vasos policromos son una importante fuente de información sobre la cosmogonía de los mayas del Clásico. En varios de ellos se encuentran representados los distintos ritos practicados en esa época, como el de esta escena en que un gobernante atestigua un sacrificio humano.



Las maneras de sacrificar eran muy variadas. Las más comunes eran la extracción del corazón y la decapitación; venían después, entre otras, el flechamiento, el sacrificio gladiatorio, por fuego, enterrar viva a la víctima, extracción de las entrañas, etc. a) Sacrificio por decapitación. Vasija. Cultura maya. Clásico. b) Sacrificio gladiatorio o “rayamiento” con garras. Códice Nuttall, p. 83. c) Sacrificio por flechamiento. Historia Tolteca-Chichimeca, f. 28r.
Reprografía: Agustín Uzárraga / Raíces


espero q les sirva



0No comments yet