Check the new version here

Popular channels

macri el pais se te esta yendo al carajo

La boleta del gas le pegó un ladrillazo
Una fábrica de bloques cerámicos recibió una boleta con 440% de aumento. “Corremos riesgo de cerrar”, dice su dueño. Presentó un amparo judicial.



Pablo Mohn es parte de la tercera generación de una tradicional familia de fabricantes de ladrillos cerámicos en Córdoba. Y –según lo advierte él mismo– puede en poco tiempo más transformarse en el que tenga que cerrar definitivamente el establecimiento productivo que su abuelo fundó hace 80 años, en 1937, en el corazón de barrio San Vicente.

La razón: a comienzos de junio, su empresa, Cerámica San Vicente, recibió la nueva boleta del gas natural con un aumento del 440 por ciento. “No puedo pagar semejante boleta. Es casi lo mismo que lo que se me va en el pago de todos mis empleados”, le dijo Pablo ayer a Día a Día. “Estoy realmente desesperado”, reconoció.

Hasta marzo pasado, esta Pyme familiar que le da trabajo a siete empleados y a toda la familia Mohn, pagaba alrededor de 15 mil pesos por mes de gas. Al mes siguiente, la factura del servicio se fue a 65 mil pesos. Y en mayo, la boleta llegó por 81 mil pesos. “Esto nos ha pegado muy fuerte. No tenemos intenciones de cerrar la fábrica, pero estos aumentos son desmesurados. No sabemos qué vamos a hacer”, afirmó Pablo.

A lo largo de su historia, Cerámica San Vicente atravesó varios momentos complicados, siempre al compás de las cíclicas crisis económicas del país. Pero siempre salieron adelante, y la pequeña empresa sobrevivió. “Mi abuelo y mi padre siempre la remaron desde abajo, y pudieron mantener la fábrica en actividad. Pero esta vez no sé si podremos aguantar”, lamentó el joven empresario.



La mitad, en gas

Mohn cuenta que la facturación anual de su empresa es de dos millones de pesos, y a este ritmo terminará pagando casi un millón de pesos (la mitad de todas sus ventas) sólo en gas natural. Entre sueldos, impuestos, otros servicios e insumos productivos se le irá el resto. Y teme que al final de cuentas no le quede nada. “No puedo trasladar este aumento de costos a precios. La gente no puede pagar los ladrillos más caros, y la competencia de las grandes fábricas ladrilleras es feroz”, explicó.

Para Pablo, el precio del gas natural estaba atrasado, pero dice no entender por qué el Gobierno decidió actualizar las tarifas de golpe. “Si la suba fuera gradual –explicó con lógica y sentido común–, yo podría ir acomodando mis cuentas y mantener la empresa. Pero así, todo de un día para el otro, es casi imposible”.

Cautelar

Acorralado por el boletazo, Mohn no vio otra opción que recurrir a la Justicia para intentar frenar el tarifazo, por lo que ayer a la mañana se llegó hasta Tribunales en compañía del abogado Horacio Viqueira, y presentó un recurso de amparo solicitando la suspensión del aumento.

“Si el juez no acepta la medida cautelar, no tendré otra alternativa que cerrar la fábrica de mi familia”, advirtió Pablo, quien –paralelamente– está gestionando un recurso preventivo de crisis ante el Ministerio de Trabajo para poder pagar los sueldos. “Es todo muy triste”, se despidió, casi resignado.
0
0
0
0
0No comments yet