Canales populares

Macrismo: Se robaron un PBI

AHORA ES VERDAD

Macrismo: Se robaron un PBI

La fuga es un rasgo estructural de la economía argentina desde mediados de la década del setenta. No siempre tiene el mismo origen ni volumen y tampoco las mismas causas. Durante el kirchnerismo la fuga se financiaba con superávit comercial. Con el macrismo como consecuencia de la destrucción del consumo, las pymes y la industria nacional, se abastece con endeudamiento externo. En ambos casos tiene efectos negativos pero ahora genera una bola de nieve que incrementa la vulnerabilidad de la economía”.

La dependencia permanente del endeudamiento externo en el esquema económico instalado por Cambiemos expone la economía a la impredecible voluntad de los acreedores externos.

Andrés Wainer. Doctor en Ciencias Sociales (FLACSO), Licenciado en Sociología (UBA) y Magíster en Economía Política (FLACSO). Investigador del Área de Economía y Tecnología de la FLACSO y del CONICET. Docente de grado en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA y de posgrado en el Instituto de Altos Estudios Sociales (UNSAM) y en la FLACSO.






Más de un PBI argentino se encontraría en el exterior y la mitad no estaría declarado

Distintos especialistas sostienen que unos 400 mil millones de dólares de argentinos estarían radicados en el exterior, mientras que la estimación del Estado con datos oficiales es la mitad.



Luego de la polémica mundial generada por los Panama Papers, los paraísos fiscales y las empresas nacionales con cuentas en otros países comenzaron a ser puestos en tela de juicio por la gran mayoría de argentinos. Así, luego de esta filtración de documentos, los bienes nacionales radicados en el exterior volvieron a tomar relevancia.

La OCDE estima que la Argentina es el octavo país en volumen de capitales en el exterior. Si bien existen distintas maneras de calularlo, los especialistas coinciden en que cerca de 400 mil millones de dólares de argentinos están fuera del país.


"Uno de los puntos clave que ayudarían a combatir delitos es, desde los organismos de control, la creación de un registro de beneficiarios finales, y desde lo jurídico, se debe avanzar con una reforma procesal penal. Hoy el procedimiento es escrito, lento, y las investigaciones no recaen en fiscales especializados en la materia”, explicó a Perfil Agustín Carrara, director ejecutivo del Centro de Investigación y Prevención de la Criminalidad Económica (Cipce)






La fuga de capitales de 2017 superó ampliamente a la del 2001

El histórico matrimonio nacional -deuda externa y fuga de capitales- se encuentra atravesando una fase en la cual difícilmente podamos predecir su final. Por Ignacio Vila, informe del Centro de Economía Política Argentina.



Predecir su final. O más bien, cuándo será su final. Antes que, simplemente, detallar y relatar los pasos del esquema actual, es necesario que la oposición ponga límites y fije castigos a futuro para aquellas personas e Instituciones que ejecutan una política económica inviable.

Entre febrero del año 2002 y octubre de 2003, la Cámara de Diputados de la Nación llevó adelante una investigación a través de la Comisión Especial Investigadora sobre Fuga de Divisas que, entre otros resultados, mostró que durante la Convertibilidad –1992 a 2001– se fugaron del país unos 60 mil millones de dólares.

En 2001, año en el que estalló la crisis financiera en el país, se fugaron unos 14.977 millones de dólares. Los capitales especulativos son procíclicos, suele afirmar el economista surcoreano Ha Joon Chang: llegan cuando menos se los necesita y se van cuando más hacen falta. Es decir, cuando comienzan a verse los límites en el sector externo, los capitales especulativos rápidamente pegan la vuelta y aceleran los procesos de crisis. El año 2001 fue uno más de tantos ejemplos.

Según datos del propio Banco Central de la República Argentina (Bcra) sobre el Mercado Único y Libre de Cambios y Balance Cambiario, entre enero y septiembre de 2017, la fuga de capitales por ahorro del sector privado acumuló unos 15.626 millones de dólares. Es decir, que en el segundo año de gobierno de Cambiemos, durante los primeros 9 meses ya se fueron del circuito financiero local más divisas que en el año 2001. Un dato de color que vale la pena resaltar: durante 2017 hubieron 3.100.000 compradores de dólares -entre personas físicas y empresas- lo que equivale a menos del 10% de la población.

En este contexto, el peor déficit comercial de los últimos años, al que nos vamos encaminando, no hace más que empeorar la situación. Sin embargo, el bajo ratio entre deuda y PBI sigue siendo garante para que los bancos extranjeros y algunos Organismos Internacionales continúen con los préstamos. De esta manera, la política económica actual puede mantenerse con cierta vigencia, pero no sabemos bien por cuánto tiempo.

En los primeros dos años de gobierno de Cambiemos, ya se fugaron del sistema financiero local casi la mitad de las divisas que se fueron durante toda la Convertibilidad. Paralelamente, la destrucción de ramas de la industria local junto a la apertura importadora garantiza la imposibilidad de poder generar un excedente de divisas vía el comercio exterior. Esto significa que la economía nacional se hace más dependiente del financiamiento externo a pasos agigantados.

Hay que ser claros: si se continúa bajo el mismo sendero, no estaremos hablando de una política económica errónea o una mala administración de algunas decisiones, sino que se tratará de un saqueo a la economía local diseñado por un grupo de actores nacionales y extranjeros. Los representantes políticos de la oposición, tienen la responsabilidad histórica de, al menos, intentar “marcar la cancha” para que esto no suceda, porque las víctimas son y serán siempre las mismas.














Gabinete económico de Macri tiene su plata en el exterior

El gabinete de Macri posee $100 millones en el exterior





24Comentarios