Check the new version here

Popular channels

Marihuana vs. Alcohol ¿Cuál es la peor droga?













Marihuana vs. Alcohol ¿Cuál es la peor droga?




Con el correr de los años la red se fue llenando de todo tipo de información, opiniones, debates e interrogantes acerca de la marihuana. Una de las proclamas más frecuentes que nos encontramos era la que aseguraba que el alcohol es una droga mucho peor que la marihuana, seguro la has escuchado, ¿Existe algún tipo de evidencia? Analicemos un poco la cuestión y veamos si el alcohol es peor que la marihuana realmente.




¿El alcohol es peor que la marihuana?




Todas las drogas son malas y todas, en mayor o en menor medida, a corto o a largo plazo, provocan inconvenientes, problemas de salud y numerosos riesgos. Esto es algo indudable, irrefutable e imposible de negar, que no quepan dudas. Lo cierto es que si bien hablar de las drogas no es algo sencillo, hacerlo es de vital importancia, ya sea para informarnos y aclarar tanto las dudas como los innumerables mitos al respecto, como para prevenir los problemas que estas generan y hasta para saber cómo actuar ante ellas.
Existen muchísimas drogas, comúnmente clasificadas en blandas y duras (de acuerdo al grado de adicción que generan en el organismo), con diversos efectos y con distintas consecuencias. Sabiendo que cualquiera de ellas termina con efectos negativos y peligrosos en la vida de las personas, resulta peculiar categorizar a una como “peor” que otra, pero si se miden parámetros como los recién mencionados, como el grado de adicción, los efectos en la salud (física y mental) y especialmente las consecuencias del consumo, más que posible, la clasificación es evidente y efectivamente sí, el alcohol es peor droga que la marihuana, pero con mucho a considerar.

Comparando las drogas..

Son drogas en toda su definición y pese a su toxicidad, ambas se emplean con fines recreativos, pero ¿está bien comparar estas drogas? Pues lo cierto es que compararlas también es bastante complejo: una tiene un uso legal prácticamente en todo el mundo, su consumo se relaciona con la muerte de más de 2.5 millones de personas al año a nivel mundial (de los cuales 320.000 son jóvenes de entre 15 y 29 años) y los problemas relacionados con la violencia que tiene como consecuencia es una de las grandes problemáticas de su consumo, tanto a nivel individual como familiar y por ende, social; la otra es ilegal en una amplia mayoría, no existe evidencia alguna que pueda relacionar su consumo con muertes.
Existen numerosos estudios e investigaciones científicas sobre los efectos del alcohol en la salud que son de alta rigurosidad, mientras que los pocos que existen sobre la marihuana apenas son comparables. Por ende, la comparación no es fácil y aún queda mucho por delante. No obstante, compararlas no es imposible y teniendo en cuenta todas estas aclaraciones, desde los datos certeros con los que hoy se cuenta, se pueden mencionar los factores que veremos a continuación para determinar qué droga tiene peores efectos en la salud, el consumidor y la sociedad.



Comparación: consecuencias del alcohol y la marihuana



A corto plazo, el consumo de alcohol puede provocar la muerte de un individuo o inducir un coma etílico, mientras que no existe riesgo de muerte en el consumo de marihuana. El organismo presenta varios problemas para metabolizar el alcohol, como lo vimos en entregas anteriores sobre el alcohol y sus efectos en el cuerpo, esta sustancia afecta varias zonas del cerebro. Más precisamente, la corteza cerebral, el cerebelo, el hipotálamo e hipófisis, el bulbo raquídeo y la médula. Como resultado, el cerebro puede volverse incapaz de poner en funcionamiento las áreas que se encargan de la sobrevivencia.
En el caso de la marihuana, las partes afectadas del cerebro son las neuronas (las células que procesan la información en el cerebro) y los neurotransmisores, pudiendo llevar a la muerte de grandes cantidades de neuronas por el THC mediante el consumo y lo que dure el afecto, tambien afecta potencialmente si tiene quimicos. Sin embargo, no existe registro sobre muertes directamente relacionados con la marihuana, su consumo o una sobredosis, en contraposición a los cientos de miles que sí existen por alcohol, ni hablar del tabaco: existen 6 millones de muertes relacionadas con el tabaco cada año a nivel mundial.




Justamente, al igual que el tabaco, la marihuana se fuma y por ende, además del cerebro, el consumo de marihuana afecta el sistema respiratorio y cardiovascular. Durante este consumo aumenta la frecuencia cardíaca y la presión arterial, aunque otra vez, no existe registro de muerte o riesgo de vida en este caso, pero sí con el alcohol. Otros órganos afectados por el alcohol de forma inmediata son el corazón, el estómago, el hígado y el sistema reproductivo. Además, es sabido también que existen más posibilidades de que el alcohol vaya a interactuar con otras drogas, como medicamentos y fármacos, que con la marihuana.
La desinhibición que provocan ambas drogas en el individuo pueden llevar a diversos otros riesgos que hacen peligrar la integridad física tanto del consumidor como de quienes rodean. Conducir o mantener relaciones sexuales sin protección son los dos resultados más comunes y negativos que tienen dentro de este punto.
A largo plazo, las consecuencias del consumo de alcohol son otra vez mucho peores que las del consumo de marihuana. Las del alcohol son bien conocidas por todos, un enorme paquete de condiciones mortales: enfermedades hepáticas, fibrosis de hígado, diversos tipos de cáncer, entre otras, pero además están los más evidentes, que la OMS menciona como muchos de los problemas sociales graves y de desarrollo, como la violencia, el abandono infantil, el abuso y el ausentismo en el lugar de trabajo.




En el caso de la marihuana siguen faltando estudios, pero hasta ahora se ha comprobado que realmente la marihuana que contiene quimicos en ella interfiere con las conexiones que se realizan en el cerebro a largo plazo. Al ser fumada, se corren riesgos de contraer enfermedades pulmonares y daño en regiones del sistema respiratorio, las funciones cognitivas se deterioran, afecta la memoria inmediata, la coordinación, el aprendizaje y la capacidad para resolver problemas. En personas con trastornos psicológicos y psiquiátricos, está demostrado que puede generar consecuencias peores, acelerar el desarrollo de esas enfermedades y sus efectos.







Los efectos del Alcohol y la Marihuana

En este vídeo, Ben Rosen experimenta los efectos del alcohol y la marihuana en sí mismo y hace una divertida comparación.

A pesar de que el alcohol deja más tonto a Ben, que esto ocurra no es una regla general. Hay personas que con cuando fuman marihuana les afecta de forma diferente, dependiendo de que clase hierba consumió y otros que con mucho alcohol en el organismos pueden quedar tirados en el suelo. Así que respecto a los efectos estas drogas son completamente disfuncionales,






Efectos del alcohol

En pequeñas cantidades puede:
Perturbar la razón y el juicio
Retardar los reflejos
Dificultar el habla y el control muscular
Provocar la pérdida del equilibrio
Disminuir la agudeza visual y auditiva
Relajar y disminuir la ansiedad
Dificultar la capacidad de reacción
Desinhibir, provocar sensación de euforia, locuacidad
Irritar las paredes del estómago e intestino
Provocar náuseas y vómitos por irritación de las paredes del estómago
Alterar la absorción de sustancias nutritivas, especialmente las vitaminas B
Dilatar o expandir los capilares de la piel

En grandes cantidades puede:
Provocar pérdida de conocimiento
Dificultar la respiración
Producir gastritis crónica
Alterar el funcionamiento general del hígado provocando un daño celular que se traduce, finalmente, en cirrosis hepática.
Provocar una hepatitis aguda, que eventualmente puede llevar a la muerte
Provocar hemorragia digestiva
Causar la muerte por parálisis respiratoria y compromiso cardiovascular.


Efectos de la marihuana

Deterioro de la atención.
Deterioro de la coordinación y el equilibrio.
Pensamiento creativo, filosófico y profundo: flujo más dinámico de ideas
Aumento en el ritmo cardíaco.
Incremento en la preceptividad de los sentidos.
Episodios psicóticos.
Deterioro en el sueño.
Alivio del dolor.
Disminución de la velocidad de reacción o reflejos.
Aumento en el riesgo de la tos crónica y la bronquitis.
Aumento en el riesgo de la esquizofrenia en personas susceptibles.
Puede aumentar el riesgo de ansiedad, depresión y síndrome amotivacional.



Mitos y verdades sobre la marihuana


La marihuana causa daños cerebrales
Estudios actuales sobre seres humanos consumidores de cannabis han demostrado que no existen daños cerebrales de ningún tipo. Dos trabajos publicados en 1977 en la Revista Médica Americana mostraban que no existían daños cerebrales en personas que habían consumido la planta en grandes cantidades y durante muchos años. Ese mismo año la Asociación Médica Americana se declaró a favor de la descriminalización de la marihuana.

La Marihuana daña el sistema reproductivo
Esta afirmación se basa en el trabajo del Dr. Gabriel Nahas, quien experimentó con tejido celular. La comunidad científica rechazó las generalizaciones de Nahas como inválidas. También se ha intentado probar este punto por otros científicos a base de suministrar a animales cantidades casi mortales de cannabinoides. Sin embargo, los animales que sobrevivían al experimento volvían a su estado normal en los 30 días siguientes. En los estudios actuales sobre los seres humanos consumidores, no se ha podido encontrar ninguna evidencia de que la marihuana afecte de alguna forma al sistema reproductivo.

El uso de la Marihuana lleva a otras drogas más peligrosas
En Holanda, se legalizó parcialmente la marihuana en los años 70. Desde entonces, el uso de las drogas duras (heroína, cocaína o alcohol) ha disminuido considerablemente. Estudios hechos a principios de los 70 en Estados Unidos mostraban la correlación negativa entre uso de marihuana y uso de alcohol. Por tanto, la marihuana tiende a sustituir el consumo de drogas mucho más peligrosas.

La Marihuana inhibe el sistema inmunológico
Este mito se basa en algunos experimentos hechos con animales (ratas sobre todo) a los que se les suministraban dosis extremadamente altas, casi letales, de cannabinoides. Sin embargo, en los estudios hechos sobre seres humanos, se ha demostrado que el hachís y la marihuana, le pese a quien le pese, no sólo no dañan sino que llegan a estimular positivamente el sistema inmunológico.

La Marihuana es mucho más peligrosa que el tabaco
La marihuana fumada contiene la misma cantidad de elementos cancerígenos que el tabaco. De cualquier modo, un fumador de tabaco consume muchos más cigarros que un consumidor de marihuana, y eso porque el tabaco, con un indice de adicción del 90 %, es la más adictiva de todas las drogas, mientras que la marihuana es menos adictiva que la cafeína.
Los efectos cancerigenos de la marihuana en algunos casos son peligrosos, lo curioso es que estos quimicos cancerigenos no pertencen a la planta, sino que al ser fumigadas las plantaciones con quimicos de mala calidada o adrede (para matar la planta) por las fuerzas del orden, se intoxica la planta.

La marihuana acorta las ondas cerebrales
Este argumento es una gran mentira inventada, con ánimo manipulador, por la "Partnership for a Drug-Free America" (Asociación para una America libre de drogas)
En realidad, la marihuana tiene el efecto de incrementar la actividad de las "ondas alfa", que son las que produce nuestro cerebro en los estados meditativos y de relajación, que a su vez se asocian con la creatividad humana. El número de músicos, escritores, dibujantes, pintores, directores de cine, que han creado grandes obras bajo los efectos del cannabis es realmente exagerado Información sobre el anuncio

La Marihuana reduce la memoria a "corto plazo" o inmediata
Cierto, pero malinterpretado. El efecto desaparece cuando ya no se está bajo la influencia de la Marihuana. Algunas veces se ha afirmado que la condición es permanente, y ello en base a los experimentos con monos del Dr. Heath, es decir, sin ninguna base científica que se pueda aceptar racionalmente.

La Marihuana actúa en el organismo igual que el DDT
Cierto, pero falaz. Los cannabinoides son liposolubles como numerosas sustancias, incluidos venenos como el DDT y nutrientes como la vitamina "A", pero ningún prohibicionista hace esa comparación con la vitamina "A".

Hay cientos de componentes distintos en el humo de la marihuana
Cierto, pero malinterpretado. No se dice que, por ejemplo, en el café torrefacto hay más de 800 sustancias volátiles, de las que sólo 21 han sido testeadas en animales y 16 de estas causan cancer en los roedores, pero el café sigue siendo usado legalmente y es considerado seguro. Si los argumentos para mantener la prohibición del cannabis fueran aplicados al resto de los productos que consumimos, habría que prohibir prácticamente todo lo que comemos y bebemos.

La marihuana es adictiva
Falso. No existe la dependencia física en esta droga. Tan sólo se puede hablar de adicción psicológica, como la que producen el chocolate (de pastelería), el deporte, la televisión ..., y que por supuesto depende de cada persona. Recordemos aquí que un 10% de la población tiene "personalidades adictivas" que le hacen "engancharse" en cualquier cosa, ya sea la marihuana, ya sean las telenovelas, pero ninguna de las dos le causa graves daños a su salud.

La sobredosis de marihuana causa la muerte
Nadie ha muerto NUNCA por sobredosis de marihuana. Las pruebas sobre animales han revelado que se necesitan dosis extraordinariamente altas para que sean letales.
Para tener una sobredosis habría que consumir 40.000 veces la marihuana necesaria para que haga efecto, y en un periodo tan corto de tiempo que hace virtualmente imposible tal evento.



¿La marihuana es peor que el alchol?


En este video se plantean la pregunta ¿La marihuana es peor que el alchol? y dan una muy buena respuesta sobre el tema.









No existe evidencia científica de que genere problemas a nivel social, como sí existe con el alcohol. En este punto en particular, lo que sucederá en la República Oriental del Uruguay con la legalización del Cannabis, en una suerte de experimento social, será fundamental y primordial en este sentido. Finalmente, queda mencionar que otra de las cosas que también se han podido comprobar desde las ciencias es que el alcohol es más adictivo que la marihuana: genera 3 veces más dependencia, es 6 veces más difícil dejar de consumir, se tolera 4 veces más y 3 veces mas toxico que la marihuana que contiene químicos en ella, sin embargo es 6 veces mas toxico que la marihuana pura.
En conclusión: el alcohol es una droga mucho peor que la marihuana, afecta el organismo, sus efectos a corto y largo plazo implican mayores riesgos tanto para el individuo como para la familia y la sociedad, el alcohol es más adictivo que la marihuana y lamentablemente, es de las más aceptadas a nivel mundial, y la marihuana no es un droga que afecta el organismo, en algunos caso es saludable y se usa como medicamento, pero también tiene sus efectos negativos como el consumo de marihuana con químicos que es la que puede llegar a producir esos problemas mencionados anteriormente.







Bueno, eso fue todo! Espero que les haya gustado.

Y gracias por visitar mi post.








0
0
0
37
0No comments yet