Check the new version here

Popular channels

MDQ-Capital del SURF

Texto: Pablo Zanocchi
Foto: Maxi Marinucci

El argentino Fernando Aguerre, una de las personas más influyentes del surfing latinoamericano y mundial, Presidente de la International Surfing Association, luego de varios años de trabajo, se encargó el pasado viernes 25 de enero de recibir emocionado una copia de la Resolución sancionada por el Honorable Concejo Deliberante de Mar del Plata, que declaró a La Feliz como la Capital Argentina del Surf.

Dicha declaración va mucho más allá de un papel o unas palabras, es principalmente el fruto de mucho trabajo del que Aguerre, entre otras personas, fue partícipe, colocando a "Marpla" en el mapa del surfing mundial, alimentando a la industria turística y surfística, ayudando a la preservación de la ecología marítima y costera y por encima de todo, creando una cultura deportiva que día a día crea nuevas estrellas del surfing mundial.

En los siguientes párrafos de esta entrevista, Aguerre recorre los primeros años de Mar del Plata como Capital del Surfing Argentino, los años del surfing durante la dictadura, las marcas pioneras, las primeras organizaciones, la creación de Reef y su posterior venta, entre otras tantas historias surferas.

¿Por qué es importante que Mar del Plata sea declarada la Capital Nacional del Surfing en Argentina?
Por dos motivos: Por un lado al reconocer al surf como parte del ADN de la ciudad, y como contribuyente a una mejor Mar del Plata, se abre camino a un aporte mas firme y constante de los sectores públicos y privados hacia el surf. Por otro lado, para los surfistas de forma individual, talvez no tenga tanto impacto, pues seguiremos surfeando las mismas olas, disfrutando de lo que amamos, y seguramente llegando tarde a alguna cita debido a las olas.

¿Qué significa para ti la declaración?
Es un reconocimiento al deporte que más amo, pero también a la cultura que hemos creado todos los surfistas, una cultura que une el placer de surfear, junto al derecho a hablar en representación de los mares y playas constantemente hostigadas por la "civilización".

Varios años atrás organizaste el surfing en Mar del Plata, ¿cómo era el ambiente en aquella época?
Mi primer trabajo de organizador fue cuando el surf fue prohibido por un intendente de la dictadura de Videla en 1977. Lideré la creación de la primera Asociación Argentina de Surf -AAS, hoy ASA (Asociación Argentina de Surf)-, conseguí levantar la prohibición y así fue el primer boom surfero a finales de los 70. El ambiente era parecido, pero mucho más pequeño.

Los surfistas éramos los "locos de las olas". Hoy nuestros códigos de vestimenta, lenguaje, música, manera de vivir, incluyendo nuestra actitud medio ambientalista han sido abrazados por toda la sociedad.

¿Cuál fue el mejor evento que organizaste?
En Argentina, creo que el Panamericano que personalmente organicé en 1999. También todos los Reef Classic WQS –World Qualifying Series- entre 1996 y 2001. Todos estos eventos con certeza fueron la causa del boom que comenzó en los noventa y aún continúa. En Argentina hoy con más de 250 surf shops, con más de 400 puntos de venta. Es algo "groso", con miles de personas que viven de esta industria. Este boom empresarial, debe ser acompañado con una inversión fuerte de todas las marcas surferas, ciertamente aquellas líderes que operan en Argentina. Esta inversión debe incluir apoyo financiero al Equipo Argentino de Surf para que nuestros deportistas puedan viajar y foguearse frente a los mejores del mundo, hawaianos, australianos, norteamericanos, etcétera.

Sin esta inversión y apoyo al deporte nos podemos quedar estancados, como deporte y como industria.

Me imagino que si hoy en día es difícil hacer un evento bueno, las cosas en aquellos días eran peores, ¿de dónde conseguías el dinero para llevar adelante un evento?
Al principio totalmente a pulmón. La estructura o podio era mi Citroën Mehari. El equipo de audio, era el mío, que tenia porque era Disc Jockey. Los jueces, surfistas con experiencia, que no competían más, pero trabajaban de onda. Algunos sponsors pioneros fueron las marcas Daxa, OshKosh, Sundek, o la embotelladora de 7Up. Con mucho cariño recuerdo el permanente apoyo de Juan Rossi y Mario Crognale, pioneros de la moda de playa en Argentina.

Hoy en día es todo más complicado, pues los costos son altísimos, con computadoras, todo tipo de staff pago, incluyendo jueces profesionales. Todas las marcas de surf buscan apoyos de marcas no surferas -autos, telefonía, bebidas, etcétera-, y del sector público, que en Brasil y Europa ya entendió que el surf es un excelente marketing para una ciudad o región. Esto en Argentina aún no ha sucedido. Los grandes deportes reciben mucho apoyo oficial –Fútbol, Basketball, etcétera-, pero el surf, a pesar de ser muy masivo, e inspirador, se encuentra, básicamente sin ayuda financiera oficial. Creo que esto va a cambiar en este año. Ya es hora.

¿Cómo logras hacer que los gerentes de marcas surferas y no surferas apuesten al surf como una buena inversión?
Siempre es una combinación: Si no lo han apoyado nunca, es un poco de fe de ellos en los organizadores -que los que organizan los eventos sean personas serias-, también las relaciones personales ayudan mucho, y finalmente los organizadores tienen que entender lo que los sponsors valúan más, y cumplir con lo prometido. Por ejemplo hoy en día, la cantidad de gente en la playa durante un campeonato no es lo más importante, sino el retorno en medios, en especial la masiva, incluyendo el webcast en vivo, con locutor, resultados en vivo, etcétera.

Pero como en toda organización humana, la confianza, la lealtad entre las personas es esencial para un éxito real y permanente.

En aquella época, ¿te veías como un Presidente, líder de la más grande asociación de surfing del mundo?
Nunca pensé que tendría tanta responsabilidad, pero es algo que fue pasando de a poco, así que no me pesa. Me siento honrado de recibir el apoyo de 20 millones de surfistas del mundo entero. Mi experiencia en el agua es real. Sigo surfeando todos los dias. Muchos años en el mundo empresarial surfero, y con Reef en el pasado, y como organizador de eventos en la ISA me ayudo a entender todo lo que hace falta para que el la cultura y el deporte de surfear cumplan con su potencial.

Nunca me hubiera imaginado que un día estaría liderando la entrada del surf en los Juegos Olímpicos, algo que ya pidió el Duke –Kahanamoku- en 1920.

El surf me ha dado muchas alegrías, amigos, familia… Lo mínimo que puedo hacer es trabajar desde la ISA y en otras ONG como SurfAid y Surfrider para construir un mundo mejor, no sólo para los que hoy surfamos, sino para todos. Y todos podemos ser parte de este mundo. No hace falta ser presidente de algo para colaborar para un mundo mejor. Solo hace falta desearlo y comenzar a andar.

¿Cuál es tu ola favorita de Mar del Plata? ¿Por qué?
Me gustan muchas olas, pero prefiero no nombrarlas. Los que me conocen y conocen Mar del Plata, saben que hay olas increíbles, si tenés paciencia, te levantas temprano y estas atento a los cambiantes vientos, mareas y swells.

Cambiando de tema, ¿por qué Reef se llamó Reef Brazil y no Reef Argentina?
Fue un accidente… Una mañana, despierto en la cama, esperando que amaneciera para ir a surfear, escuchaba las olas de Windansea, en La Jolla, California, pegar contra el arrecife, Reef en ingles, y pensé "¡Qué loco, nadie usa la palabra Reef en el mundo de las marcas surferas!" Una palabra tan surfera, pues las mejores olas del mundo rompen sobre reefs, o sea arrecifes.

Cuando hice una investigación para ver si se podía registrar como marca de comercio, encontré que una tienda de ropa en Michigan tenía registrado "Reef 2", y por lo tanto seria muy difícil registrar "Reef". Como las sandalias estaban hechas en Brasil, pensé "Reef Brazil", -en inglés se escribe con zeta-, y ahí sí pudimos registrar Reef Brazil.
Muchos brasileros se sorprendían al ver que Reef Brazil era de dos hermanos Argentinos. Con el paso del tiempo, mucha gente decía sólo "Reef". Cuando el registro de la marca "Reef 2" se venció, pedimos el registro de Reef, y nos lo concedieron. Ya hace como diez años de esto.

Hoy es Reef en todo el mundo. Es sinónimo de surf, y también es sinónimo de sensualidad, esa otra parte tan reconocible del ADN de la marca.

¿Por qué la vendiste?
Vender Reef era algo necesario para poder pasar más tiempo con la familia, las olas, los amigos, y por supuesto enfocarme más trabajando en ONGs, algo que todos tenemos que hacer aunque sea en alguna medida.

Hay momentos en la vida que son como rotondas: Muchos caminos van en diferentes direcciones. Había dado unos cuantos años de mi vida a transformar el sueño compartido con mi hermano Santiago en una realidad. Ambos sentimos que había llegado el momento de tiempos nuevos. Fue agridulce, como siempre lo son las despedidas, pero llenó nuestras vidas de espacios abiertos para así poder llenarlos con temas más cercanos a nuestros corazones.

¿Hacia dónde sigue el surfing marplatense, considerando la influencia del hecho de que hoy en día es la capital del surfing?
Creo que va muy bien. En estos días la ASA ha comenzado una nueva etapa. La FAS –Federación Argentina de Surf- y la ASA organizaron hace días el primer evento en conjunto. Son buenos augurios. Pero como todo, mejorar lleva trabajo y persistencia. Igual que aprender a surfear y las cosas buenas de la vida, hay que ponerle huevos y amor. Y al hacerlo, aun un "temporario" revés, no será una derrota… Derrota es solo cuando claudicamos en nuestras convicciones y valores, cuando nos olvidamos de los sueños que nos iluminaban al momento del inicio.

fuente

http://www.nomade.clarin.com/noticias.php?id=91

0
0
0
0
0No comments yet