Check the new version here

Popular channels

Me iba a laburar y fui testigo del robo de una novia (Grido)

Antes que nada, quiero aclarar que cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia.

Bueno, les comento rápidamente...

El otro día cuando me iba a tomar el 161 que me deja en el laburo, pasé por la puerta de la heladería Grido...





A un par de cuadras de ahí, está ubicada la facultad de ingeniería... donde cursé un par de materias hace unos cuantos años, pero largué.... porque me avivé que pintando medianeras iba a ganar más que con el título de ingeniero, jeje.
Básicamente, ese lugar está lleno de chicos virgos, que pasan sus horas dentro de ese lúgubre edificio, estudiando y además remándola desesperadamente para intentar conseguir una “compañera real” (para abandonar a su fiel amiga, llamada Manuela). De todos modos, el 99,9% no llega a lograr el objetivo en su vida.





El colectivo no venía... no venía... y yo esperando como un boludo.

En una de esas, miro hacia la heladería y me llama la atención ver a un chico extremadamente nerd (va... un tremendo boludo), con una mina que estaba muy buena. La flaca tenía buen cuerpo, y una delantera que ni les cuento!





La cara del muchachito era indescriptible, como quien dice… un bobina (un salame con todas las letras). Su rostro poseía una expresión de inmensa alegría, como aquel niño al cual su madre le acaba de comprar un chocolate.

La emoción de tener a esa mujer cerca (a 1 metro apróximadamente, quizás un poco más) lo desbordaba, y no podía disimular su inmensa felicidad. La expresión era similar a esta:





Por ahí pasan muchas personas... pero la cara de este chico quedó grabada en mi retina, y no me la puedo sacar.





En eso veo que la minita habla por el celu... y al rato pinta en el lugar un señor de origen africano (supongo) por sus características físicas: alto, musculoso y con cara de gustarle el anillo (bueno, pero eso es otro tema). En eso agarra a la flaquita de la cintura y le dice: "vamos amor, ya pasaste un tiempo hablando con este buen muchachito, es hora de ir a poner en marcha la boa" (un código que usaban entre ellos a la hora de saciar su apetito sexual).


En eso, la mina se levanta y le llego a relojear el terrible pan dulce que portaba, el cual invitaba a comer (mínimo, diez calculo que podían llegar a comer ahí tranquilamente)..


Era una escena de película… ver al chico indefenso… sufriendo de esa manera, hasta me dio pena.

Pobrecito, se quedó lagrimeando como niño al que Papá Noel no le ha dejado el regalo que esperaba.





Mientras tanto, el joven moreno con su figura deportiva intachable, marchaba a paso firme con la mujer… rumbo a concretar sus más profundas y sucias fantasías. Probablemente, minutos más tarde, se habrá echado uno de los polvos en honor al virgo.





La sensación de sentirse JUSTAMENTE derrotado (molido, humillado, hecho polvillo, aniquilado, reventado, etc) habrá corrido por sus venas, por enésima vez.

Supongo que estaría acostumbrado al fracaso, y esta oportunidad no era la excepción... ya que había sido timado nuevamente.


Al rato vino el bondi y al sentarme me empecé a reir sin parar, recordando aquella triste y desgarradora escena, pero resultando tan cómica a la vez, vivida por este desafortunado jovencito virgo... el cual seguirá virgueando eternamente.





Conclusión: Virgo eres, y virgo te quedarás.


Espero que les guste el relato.


Comenten y en lo posible dejen algunos puntillos, jejeje... los cuales serán bien recibidos por este humilde servidor.


Que sigan bien!
0
0
0
1
0No comments yet