Check the new version here

Popular channels

Me pasó en el tren y te lo cuento

Hola buenas!

Quería comentarles algo que me paso hace un par de días en el Tren Roca cuando volvía de la facultad a mi casa. Antes les quiero aclarar que después de lo que me paso pensé (como seguro lo harán ustedes después de leer esto) las mil maneras sencillas e inteligentes en las que pude haber reaccionado y no lo hice por que simplemente soy un nabo.

Bueno... paso a contarles.

Como ya lo había comentado, estaba viajando para mi casa en el, supongo, conocido "Ferrocarril Roca" (que va de La Plata a Constitución). Eran aproximadamente las 5:30 de la tarde, hacia muchísimo calor y para colmo estaba lleno de gente, por lo que me propuse (no se hace) a sentarme en el estribo ya que estaba en el ultimo vagón.



Acá empieza la anécdota... estaba muy tranquilo sentado en los escalones escuchando música con toda la paz cuando de repente, y faltando 4 estaciones para llegar a destino, me palmean la espalda por lo que me doy vuelta para ver que onda. Era un tipo morrudo, morocho de pelo corto y lentes con un bolso negro (típico flaco que vende boludeses), estaba agachado en cuclillas al lado mio mirándome.

Me saque un auricular para escuchar lo que me quería decir y me dice: "eh amigo mira yo ando vendiendo por que ya no quiero rova' ma' sabe'? te queria mostra' tengo muchas cosas piola' para vo' mira!" automáticamente abre el bolso y lo primero que veo que saca, y como mucho cariño es una cuchilla típica que se ve en una cocina.



"Mira esta está re piola amigo, te sale $60". Al toque le dije que no, que le agradecía, pero insistió, se puso a rebuscar cosas para ofrecerme mientras balbuceaba cosas que no recuerdo pero típicas del lunfardo "cabeza".

Me ofrecía cosas como por ejemplo: tijeras, marcadores, etc. y a un precio muy absurdo.



Acá es el momento en donde yo me pude haber parado y caminar 4 vagones y esconderme entre la gente, pero... "¿Por qué esconderte entre la gente?". Por que empezó a utilizar un método que le sirvió de manera muy efectiva, el miedo. Como no sabia que comprarle y le decía que no, me empezó a contar cosas que hacía y seguía haciendo con objetos como los productos que me ofrecía tales como la cuchilla. Por ejemplo: "Tiene un re filo esto amigo, con esto pinchas a cualquiera y so' re vo' me entende'? yo con una de esta' corte a mas de uno" Volví a decirle que no y me dijo en un tono mas elevado "dale amigo no te ortive' rescatate' comprame algo yo no quiero roba' ma' ayudame" "ah espera yo tengo algo re piola que te va a gustar" me ofreció algo mas tranqui, un adaptador de memorias con salida USB.


-exactamente el mismo-

Con la esperanza de que se fuera le dije que le compraba eso y me lo "ofreció" a $50 mangos (en realidad esta $20 como mucho). Otra no me quedó, ya le había dicho que si, por lo que saque la plata del bolsillo. (Acá otro error: tengo la costumbre de tener todos los billetines organizados de menor a mayor) cuando saco el de 50 ni me avivo que abajo iba a tener el único de $100 que me quedaba. El flaco obviamente lo ve y ya me quería enchufar mas cosas y empieza a buscar en el bolso de nuevo.

Otra vez tranquilamente me pude haber parado, pedirle que se corra y caminar medio tren para perderlo, pero no...

Me ofrece auriculares, lapices, una crema de afeitar que, según el, se la había afanado de un quiosco... entonces le pido que me de un "cutter" que alcance a ver y de esa manera así sacármelo por fin de encima y me dice "uh si esto! con esto podes pinchar a uno, matarlo, lo tiras abajo de las vías del tren y te olvidas".. y sigue "este también te sale $50 peso'!"


-uno trucho como el que me vendio no pasa los $30-

Con la esperanza de deshacerme de el accedí a comprárselo. A todo esto me seguía contando "anécdotas" de la cárcel y de peleas o robos.

Mientras me guardaba en la mochila lo que le compré (y con los huevos en la garganta) el tipo se sienta al lado mio y me dice "no me tengah' miedo amigo' si quere' bajarte aca' bajate" (faltaba una estación para llegar) "si no ya te hubiera agarrado con un cuchillo y te lo mando por acá -poniéndome el puño en el cuello y empujando con fuerza-" "A vo' no te hago nada por que vo' so piola, yo lastimo a lo gile' noma' "... Después me ofrece una tijerita "corta hilos" acompañada de otra "historia" de cárcel violenta que le interrumpí.



Y no se iba y el tren no llegaba más. Se hacia eterno.

Al rato me pide que ponga música y que le muestre el celular que tenía "por que sino me re persigo amigo' " me dice..

Después de intentar otra venta y de preguntarme cosas personales que obviamente no le dije, le mande chamuyo, tome el coraje de levantarme, pedirle que se se corra... me saluda y yo me voy a paso ligero unos cuantos vagones para adelante.


Y BUENO.... ahí termina mi pequeña anécdota que les quería contar.

Me baje con mucho cagaso del tren, pero más que nada con mucha bronca. La plata mucho no me importaba. Me daba bronca pensar que un hijo de puta como ese estaba dando vueltas por ahí sin preocupaciones cuando tendría que estar encerrado..

Nada... eso jaja gracias por pasar y por leer


0
0
0
0
0No comments yet