Canales populares

Me río de todos ustedes, jajaja [Propio]

"Me río de todos ustedes"
Les decía al mismo tiempo que me lanzaba a el agua.



El reloj marcaba las 3 de la tarde, recién sonó la campana todos salimos disparados del salón de clases. Era el último día de clases, iniciaba el verano, mismo que traía a cuestas las ansiadas vacaciones largas.

Como todos los años, ese día no nos fuimos cada quien a nuestras respectivas casas como hacíamos todos los días, yo y mis amigos nos dirigímos al lago, a festejar el fin de semestre y de paso, refrescar un poco el cuerpo, hacia mucho calor, pero no importaba, el agua del lago siempre estaba fría.

Antes de llegar, compramos unas botanas, cigarrillos y cervezas, planeabamos estar todo el día en ese lugar

El lugar era hermoso.


Fuimos los primeros en llegar y estábamos a punto de ser los últimos en irnos, ya empezaba a oscurecer y lo que era un hermoso lugar de día, era un sombrío lugar al caer la noche.

Era el último año escolar, el último que iríamos a la escuela juntos, nos seguiríamos viendo pues todos vivimos en la misma calle, pero no sería lo mismo. Entonces les propuse que hiciéramos ese día inolvidable.

En el punto más alto de ese lugar, llacia un desfiladero que daba al lago, parecía un lugar hecho para brincar al lago, sin embargo nadie se atrevía, era una azaña de más de 15 metros de alto.



Así pues, reté a mis amigos a tirarnos de ese lugar, todos aceptaron con una extraña valentía, tal vez era la nostalgia del último año estudiando juntos, ya nada sería igual.

Una vez arriba, empezamos a sortear en que lugar nos lanzariamos, Luis, Carlos, Mariana, Roberto, Yo y Karla, ese fue el orden asignado.

Luis se acercó al desfiladero, muy seguro de si mismo, estaba a punto de lanzarse cuando volteo a vernos y supimos que no lo haría, el miedo había tomado prestado su valor, reduciendo a Luis a un niño de 5 años.

No tuvo siquiera que decir nada, todos entendimos que no lo haria, pero no fue todo, pareciera que el miedo de Luis era tan grande y poderoso, que abrazó a todos mis amigos.

A todos menos a mi, interrumpiendo ese silencio incómodo y las miradas de terror, rompí el silencio y me ofrecí a ser el primero (y quizás el único), al menos si uno de nosotros lo hacía, habría algo memorable que recordar.

De repente ese aspero silencio se transformó en ruido, ruido lleno de súplicas para que no lo hiciera.

Simplemente me dirigí al desfiladero, y dije, "me río de todos ustedes, son una pandilla de nenas mariconas" tome impulso y me aventé al agua.

Decian que era una caída de 15 metros, pero sentí esos metros como kilómetros, mientras estaba suspendido en el aire un brutal escalofrío recorrió mi cuerpo, sentí que algo andaba mal, muy mal.

Solo escuche un crujido enorme, como cuando se rompe una gruesa rama, y sentí un golpe tan fuerte, que me pregunte si realmente había caído en el agua.



No recuerdo como salí de ahí, pero cuando desperté, el sol ya había dado paso a la noche, grite llamando a mis amigos pero ninguno respondía, me incorpore y agradecí a Dios no tener ni un solo rasguño, camine durante media hora al lugar de donde me tiré, de vez en cuando llamaba a mis amigos pero ninguno respondía.

Llegue al fin al lugar, no había nadie, ningún rastro de ninguno de ellos, pensé que era una broma, que habían decidido dejarme inconsciente al lado del lago, no le tome importancia y emprendí el camino a casa a pie, antes de irme note que había un letrero con una calavera que decía con letras negras brillantes "no tirarse al agua, peligro mortal, se llamará a las autoridades".



Me dio risa y extrañeza a la vez, no recordaba haber visto nada antes de tirarme.

Era un largo camino a casa y lo iba a aprovechar para pensar en una y cien formas de tomar venganza de su estúpida broma.



Iba a mitad de la camino cuando escucho unos ladridos feroces tras de mí, era una jauría de perros que venían corriendo como el demonio, empecé a correr pero no había nada que hacer, me alcanzaron de inmediato, cerré mis ojos y me preparé para lo peor, extrañamente pasaron de largo, al parecer yo no era su objetivo, "es mi día de suerte pensé".

Durante el resto del trayecto no hubieron contratiempos, pero justo en la entrada del pueblo, a minutos de llegar a casa pude ver a lo lejos como se acercaba cada vez más una figura enorme, era un hombre corpulento que traía lo que parecía ser un enorme machete en su mano derecha y una bolsa en la mano izquierda, se acercaba rápidamente hacia mi, pensé mil veces en correr, pero fue inútil, un escalofrío paralizante recorría mi cuerpo, apenas y pude mover un dedo, cundo el sujeto paso a centímetros de mi, extrañamente ni me volteo a ver, como si no existiera.

En fin, llegue a la calle donde vivía y antes de llegar a mi casa salude a mi vecina Sofía, me sorprendió el hecho de que no me devolviera el saludo, ella era la muchacha más amable de la calle, supuse que no me había escuchado, estaba muy cansado así que no el di importancia y me dirigí a mi hogar.



Estaba a punto de abrir la puerta de mi casa cuando vi por la ventana algo realmente desconcertante, ahí estaban todos mis amigos, mis padres y algunos familiares, todos se veía tristes y lloraban en torno a un cuadro de mi persona, más abajo estaba una caja de madera y muchas flores, de repente una mano que se sentía descarnada y fría toco mi hombro, voltee y...... vi un rostro envuelto en una capucha, era blanco como la luna, antes de que entendiera que estaba pasando se dibujó una sonrisa en su rostro y me dijo:



"Me dan gusto los temerarios como tu, yo también me río de ustedes, gracias a gente como tu , tengo trabajo de sobra y eso me agrada"



MIS OTROS CUENTOS
http://www.taringa.net/post/offtopic/19275396/Hoy-es-era-un-buen-dia-Propio.html

http://www.taringa.net/posts/offtopic/19300533/El-dia-que-me-hicieron-Hombre-Propio.html


GRACIAS POR VISITAR MI POST
ESPERO QUE HAYAS PASADO UN MOMENTO AGRADABLE/ENTRETENIDO/INTERESANTE, HASTA PRONTO





SI QUIERES ESTAR AL TANTO DE MIS POSTS, MÁNDAME UN MENSAJE PRIVADO CON EL ASUNTO: "QUIERO QUE ME AVISES"
0No hay comentarios