Me traumé en mi primera vez, entrá.



Como les va seres autóctonos, ya hace mucho tiempo no publicada nada en esta tan hermosa página que tantos recuerdos trae. Como vi que esta muy de moda contar anécdotas que nos dejen en ridículo y en posición de ser los emperadores de los virgos, decidí contar una experiencia sumamente traumática para mi.

Todo comenzó la segunda quincena del verano del 2013, contaba en aquel entonces con mis preciosos 15 años. No tenía pensado irme de vacaciones, ya que en esa época nunca lo hacía, porque no nos daba el cuero (Después conocí gente y comencé a irme siempre). Cierta tarde, un tío mio me ofreció ir a la costa con el y mi tía. Yo accedí y fue ahí cuando empezó la aventura...



El primer día que llegamos fue el típico, ordenar, desempacar, etc. Y la primer noche me di cuenta como iban a ser las cosas, mis tíos me daban la llave del depto, yo salia a las 8 pm, y volvía a la hora que quería en el estado que quería, mientras estuviera sin lastimaduras podía hacer lo que me plazca cuando me plazca.



Como podrán imaginarse me encontraba en mi salsa, siempre fui muy sociable y al tercer día ya tenía mi grupo de linces con los cuales andaba de acá para allá. Salíamos a bailar todos los días, ya que nos hicimos amigos de los RRPP de Sistema, un boliche de Santa Teresita, íbamos a la playa, lo normal. Siempre a la tardecita, parábamos en el hall del hotel de unas chicas del grupo, que se encontraba en la peatonal y pasábamos el tiempo ahí.



Había una lincesa, que paraba en ese hotel, que de vez en cuando la veia bajar/subir y estaba realmente masticable, y obviamente como todo buen lince de las estepas que era antes de convertirme en Diamond, le eché el ojo. En una de las veces que bajó, me acerqué y le hablé, ella estaba con el celular en la mano, la conversación fue esta :

Yo : Che, disculpa, siempre te ve....
Lincesa (Interrumpiéndome) : Mira pendejo, si venís a chamuyarme tomatelás de acá

Ahi nomás pegué media vuelta a soportar la burla de mi ejercito de linces y lincesas, con el autoestima mas colgante que la pija de Zulma Lobato.





Ya completamente desesperanzado con esa lincesa, comencé a cantar canciones del tinte de 'Mala onda' cada vez que ella pasaba, en una de esas, pasa y se ríe, y ahí dije esta es la mía. Y ataqué :

Yo : Che, te puedo hablar o me vas a sacar cagando como el otro día

Lincesa : Nono, esta todo bien, disculpa, pasa que estaba discutiendo con mi novio y me la agarré con vos ( Al fin una buena barba )

Yo : No hay drama, me llamo Xxx.

Lincesa : Yo me llamo Yyy, ¿Qué te parece si me invitas a caminar a la playa?

A esta altura no podía creer la oportunidad que la vida presentaba ante mi, obviamente acepté y fuimos. Comenzamos a charlar, me contó que estaba laburando en un parque de atracciones en tal zona, que era cerca de mi casa. Resultó ser mayor que yo, tenia 19. Obviamente mentí con mi edad y me adjudiqué 18 años, que por suerte aparentaba. Bueno cuestión chamuyo va chamuyo viene, me la empiezo a comer, pum pam. Yo no sabia que hacer, nerviosísimo




Se empieza a sacar la ropa, se saca una foto conmigo, y sí, se la envía al novio.... Al instante me di cuenta que la mina estaba despechada y se iba a voltear al primer boludo de turno, que obviamente era yo. Como buen virgen eso no me importó y proseguí a lo mio, aunque no sabía muy bien que era lo mio. Era brusco, torpe, no tenía idea de nada, la mina re caliente me dice que quería garchar y también, como amo y señor de la orden de la Virginidad, no tenia forros. Le digo bancame un toque ( A todo esto estábamos en los médanos ). Salí despacito de los médanos y emprendí el pique hacia mis amigos a pedir forros, estaban a 2 cuadras. Ninguno de los hijo de mil puta tenia.
Pasa un chabón con una mina, y le pregunto si sabia donde había una farmacia abierta a esa hora ( 3 AM ) y me dijo que no, no sé si olió mi desesperación o la vio en mis ojos, pero sacó su billetera, extrajo un forro y me dijo, tomá. En ese instante ese tipo era dios para mi. Volví a los piques al médano con mi lincesa




Todo marchaba bien a pesar de mis nervios e inexperiencia, pero acá comenzó el infierno. Me puse el forro bien, pero tarde 5 minutos para meterla. Yo era un virgen terrible y la mina tenia mas polvo que calle de tierra, claramente no tenia paciencia, y comenzó a exasperarse, soltando frases tipo 'Ay deja, lo hago yo' 'Uh vos no sabes nada' 'Dios' claramente esto no servia para nada más que para tirarme abajo y darme mas nervios. A todo esto la arena estorbando y el fresco de la madrugada en el mar. Seguí virgineando y mandándome cualquiera hasta que la lincesa se exasperó del todo, se levanto, me dejó desnudo con el forro puesto, se vistió y se fue. Y nunca más la vi ya que al otro día yo me volvía. Fue completamente horrible, me sentí el peor, la mina una hija de mil puta.


MARIELA SI LEES ESTO YA APRENDÍ LCDTM, TE ODIO