Check the new version here

Popular channels

¡Mejor ser ateo!


La religión en decadencia aún sigue beneficiándose a costa de las vidas y recursos de muchas personas. Limitaciones, diezmos, milagros falsos, encomiendas sexuales, todo se ha visto. Pero hoy vamos a hablar de por qué es mejor ser ateo.





1. Nadie te dice qué hacer

Es inmensamente bueno ser uno quien dirija su propia vida. NI un pastor, ni un supuesto ser divino que nadie comprobó, tienen derecho a decirte cómo debes vivir, con quién debes acostarte y bajo que condiciones. Tampoco qué debes creer o no creer, ni qué debes consumir y qué no. Pero todos observamos que la gente de religión suele tener estos límites. En la música, en las películas, en la forma de vivir. Casi parece que no pudieran engañar a gusto sin imponer obligaciones estrafalarias.


2. Tu plata en tu bolsillo

Me gustaría que, si vas a una religión, hagas lo siguiente: anota todo lo que te gastas en diezmos, ofrendas, gastos extras para ayudar a tu iglesia y a otras personas de la iglesia. Haz esto a lo largo de un año. Después, evalúa qué es lo que podías hacer con ese mismo dinero para ti y para tu familia. Puede ser que la cuenta te sorprenda. La mayor ventaja de ser ateo es que tu plata es tuya y de nadie más, no hace falta ayudar ni donar a ninguna causa.


3. Tu tiempo es tuyo

Aparte del dinero, el tiempo que desperdicias en una iglesia puede ser mucho. Literalmente, hay personas que viven girando alrededor de su religión, yendo a distintas sesiones y cumpliendo funciones y cargos dentro de la organización. Imaginate lo que será de ellos si algún día descubren que esa religión es falsa... ¡Cuánto derroche de tiempo en algo que no tiene sentido! Pero así actúan las religiones: todo lo que tenemos hay que entregarlo por culpa de un absurdo.


4. Puedes tener la pareja que desees

Noté que en muchas religiones te piden que la persona con la que hagas pareja debe ser de tu misma religión. Esto lo hacen aparentemente para que los hijos también sean de esa religión, porque son pocas las personas que se apartan de la enseñanza que recibieron de chicos. Literalmente, si es lo bastante ambigua una creencia, pueden mantenerla aunque no haya nada que la respalde. Y eso es lo que quieren en las religiones. Por eso, te piden que tu pareja sea de la misma religión. En cambio, un ateo puede tener la pareja que quiera, siempre que le guste y que cumpla con sus perspectivas personales, no ya las impuestas desde afuera absurdamente, por no creen en un par de cuentos mágicos.


5. Ver la realidad y ponerte objetivos de acuerdo a ella

Algo que una persona religiosa nunca va a poder vivir es el ponerte metas de acuerdo a la realidad. Un ateo no necesita estar pensando en que Dios se va a enojar con él si fabrica licores o que le va a caer un rayo si cría cerdos. Los creyentes están todo el tiempo evitando hacer cosas para agradar a su dios, a un dios que no existe. Un ateo puede evaluar qué es lo que le gusta y decidir de acuerdo a sus principios, no porque lo diga un libro viejo y reformado cientos de veces según la conveniencia del manipulador de turno. El creyente simplemente no tiene esa libertad, debe estar pendiente de peligros y premios de fantasía.

0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New