Check the new version here

Popular channels

Mi evolución en el aprendizaje



Hoy les vengo a compartir mi opinión personal del aprendizaje, primordialmente la forma en que ha moldeado mi ser en sus etapas más trascendentes.




Etapa de aprendizaje competitivo

Pasé muchos años de mi vida yendo a la escuela sin cuestionarme realmente el motivo. Eres un infante, muchas veces como en mi caso, tu mundo gira únicamente alrededor de tu familia, la televisión, la escuela y tus amigos. Cursé el Kinder sin pena ni gloria, actualmente conservo casi nulos recuerdos de esta etapa educativa. En la primaria logré destacar entre mis compañeros haciéndome acreedor de entrar en el cuadro de honor, posicionándome en el mejor puesto.



Durante el trayecto de los seis años siempre me mantuve en el cuadro aunque estaba en constante disputa por el primer lugar ya que había meses en los cuales me destronaban, pero yo no lo hacía con la finalidad de aprender, sencillamente era mi instinto competitivo, asimilar información se me daba bien y por ende lo explotaba. El aprender solamente era para mí, una simple y llana contienda.



Afortunadamente nunca me ha gustado presumir, al menos no directamente, ya saben de una manera verbal, haciendo de menos al otro. Me conformaba conque supiesen que yo era el "más estudioso" y la maestra mencionase ocasionalmente mi desempeño "superior" al promedio. En el aspecto social no era el mejor, sin embargo, aún conservo a un buen amigo de esta etapa.




Etapa de incremento de la inteligencia social y emocional

Entre a la secundaria y mi enferma competición por ser el mayor sabelotodo disminuyo, sin embargo, mi apreció por el conocimiento fue el mismo, no era más que una obligación el ir a la escuela y aprender como perico lo que me enseñasen.
A pesar de los malos momentos que me hayan acontecido en mi temprana pubertad, es una de las etapas que me enorgullece remembrar porque en esta fue cuando mi círculo social aumentó, mis chistes, mi espontaneidad, temas de conversación, timidez, toda herramienta para interrelacionarme fue pulida. Provocando que tenga más "amigos" y por supuesto el conversar más frecuentemente con las minusas.




Y como a todo saco de hormonas juvenil las lincesas fueron mi mayor debilidad durante todo este trayecto, matándome a pajas pensando en las chicas que se encontraban al otro lado del monitor y por supuesto, en la minas que conocía y me gustaban, posicionadas en el pedestal más alto. Tuve la suerte de nunca tener un amor platónico, como cantantes, actrices o gente a miles de kilómetros de mi residencia, sabía que era imposible y me parecía patético el fantasear conque algún día las conocería, simplemente las veía, me gustaban pero nunca creé una obsesión hacia ellas. Lo que sí lamentablemente padecí fue el efímero enamoramiento de féminas preciosas que llegue a ver en los pasillos de la escuela y que cuando mucho entablé una conversación con ellas en mi vida.



En está época me marcó de sobremanera solamente una mujer, quien se volvió mi mejor amiga en ese tiempo, tuvimos momentos únicos, sin embargo, nunca llegamos a formalizar una relación. Llegué a crear vínculos con otras damas, aunque fueron esporádicos e intrascendentes, pero no todo es tristeza, a pesar de que fue una oportunidad que se me fue, no me arrepiento de ello porque aprendí que la devoción al sexo opuesto no es la única manera en la que se expresa el amor es solamente una faceta suya a la cual he descubierto que le dicen amor erótico.





Etapa de autoreconocimiento


Al entrar a este período yo me encontraba más que confundido con el rumbo que estaba tomando mi carrera estudiantil, nunca había pensado realmente que quería ejercer por el resto de mi vida, y allí me situaba yo, totalmente desorientado a un año de entrar a mi universidad. Me comencé a cuestionar que me gustaba y que definitivamente no. Por ejemplo: tajantemente descarté médico cirujano, principalmente porque sé que esos profesionistas son quienes logran percibir los peores estados de la miseria humana al ver un cuerpo caerse a pedazos, y sabría que el curarlos no eliminaría ese sentimiento. Sin embargo, siempre me ha parecido maravilloso tanto la anatomía como la fisiología de los organismos. En cuanto a mis gustos, siempre me ha fascinado la fauna, no obstante quiero hacer énfasis en que no soy el tipo de persona que adopta a cuanto animal ve en la calle, lo que me fascina de ellos es su fisonomía, hábitos, adaptación, idiosincracia, genealogía. Uno de mis más grandes deleites es el observar a un ser desenvolverse con majestuosidad en su entorno natural. Esta actividad de igual manera incluye al humano. Así que después de semanas de meditación lo decidí y me dije: "seré zoológo".




Desafortunadamente se lo comenté a mi mamá y ella rechazo mi propuesta, se lo reiteraba y su respuesta era la misma. Con una actitud influenciable y un tanto de prisa por escoger mi carrera debido a que el siguiente curso tenía que elegir mis materias optativas, "vitales en mi carrera", tuve que finalmente declinar mi sueño. Una de los juicios que más he lamentado. Seguí recabando gustos sobre mí, dando fruto a ideas como: me gustan las matemáticas y soy bueno en ellas. Días posteriores conversé con mi orientadora vocacional, quien me sugirió una carrera llamada: "ingeniería biomédica", que es un híbrido entre el campo de la medicina, en adición con obviamente ingeniería, en palabras de Wikipedia es: la carrera que se dedica fundamentalmente al diseño y construcción de productos sanitarios y tecnologías sanitarias tales como los equipos médicos, las prótesis, dispositivos médicos, dispositivos de diagnóstico y de terapia.
La contemplé, me informé al respecto y la encontré de mi agrado, desembocando en tenerla como mi nueva primera opción y sin tener un plan de reserva.



Habiendo tomado mis decisiones para un futuro "próspero", todavía no me sentía satisfecho, surgía un vacío interno y constantemente me preguntaba acerca del objetivo de la educación, del conocimiento:

  • ¿Será posible que el único fin de titularme es conseguir un empleo con una grata remuneración económica?
  • ¿Realmente es retributivo estudiar un promedio de 12 años por un título universitario?
  • ¿Acaso debí dejar los estudios y dedicarme a trabajar desde joven como mi tío rico?



Ya me había hecho estas preguntas en alguna ocasión , pero con respuestas insulsas y sin un detenimiento tan profundo. Ahora era el momento, ya me encontraba por cumplir 18 años, desconocía muchos aspectos de la sociedad y de repente me creció un sed insaciable por contestar todas mis preguntas. Proceso que me podría tomar un extenso lapso, pero encontré una herramienta que no le había hecho un uso frecuente hasta ese momento: la observación. Esta fue la época de mi vida en qué más caminatas solitarias he tomado, siempre sin dejar de meditar.



En esta etapa de igual manera me sumergí en el ejercicio, específicamente el gimnasio, como método de dispersión, aunque ya conocen el objetivo típico de todo aquel que se sumerge en éstas prácticas, quedar como Adonis. Que adolescente promedio no desea desarrollar masa muscular para no sólo subirle el autoestima a uno mismo, sino también atraerle a las chicas. Dicho y hecho me pasé aproximadamente año y medio yendo regularmente al gimnasio, admito que no obtuve cuerpo de fisicoesculturista, sin embargo si adquirí buenos resultados.



Finalizando esta etapa conseguí un empleo en el que estuve a cargo de una tienda, aunque el ingreso principal del negocio era por su venta de raspados. Los principales valores que aprendí allí fue la responsabilidad, paciencia y la herramienta que se apegó firmemente a mí, fue la puntualidad.
Ese local se encontraba en una zona opulenta, y por ende, iba gente del mismo sector económico, yo me considero de un estrato medio-bajo, por esta razón nunca había permanecido en este tipo de lugares por lapsos tan largos. Recuerdo a algunos cuantos magnates con quienes crucé miradas, la gran mayoría fueron amables y unos cuantos eran unos malditos soberbios. Los que particularmente me llamaban más la atención eran los tipos refeos, ya sabes, esos orcos sacados de Mordor, quienes tenían un carrazo y agarrando de la cintura a una lincesa preciosísima. Allí fue cuando me dí cuenta del grandioso poder que te otorga el dinero.






Etapa de iluminación

Esta inició cuando por fin entré a mi universidad, alcanzando finalmente el Nivel de Educación Superior, uno de los peldaños más altos para un colegial. En restrospectiva, creo que no le presté tanta atención como debiese en ese momento a esa hazaña que había logrado, simplemente me enorgullecí por haber terminado un ciclo escolar más de mi vida.



Fue en esta época donde logre contestar tantas dudas que ac
ogían a mi ser, empero en un principio fue tanta mi desesperación por responderlas, que recapitule la gran cantidad de estudios que me habían instruido y tenía en cuenta que en su mayoría había quedado en el olvido. Esta circunstancia me mortificó debido a que me sentí una persona promedio, provocando un deseo exagerado por "mejorar", ocasionando que leyese constantemente revistas científicas, noticias, política, economía, animales, anatomía, física, química, tecnología, etc. Puedo jurar que fue el perído personal en el cual he ojeado más artículos de Wikipedia. Por tanto, en cada actividad que realice posteriormente me encontraba intrigado por la cantidad de conocimiento potencial que me rodeaba y solamente del que me encontraba consciente, porque existía muchísimo más del cual todavía ignoro y tal vez nunca llegué a entender.



Lamentablemente lo llevé al exceso, hubo una temporada que llegué a considerar un desperdicio de tiempo y recursos, todo aquello que no desembocaba en algo "productivo" como leer, estudiar, tener charlas filosóficas, etc. porque me sentí cegado por el conocimiento. Hasta que me percate que por el estarme obsesionando con aprenderlo "todo" me enajené del mundo, provocando que gradualmente suprimiese mi identidad y convirtiendóme en una burda enciclopedia.



Progresivamente fui abandonando estas manías y decidí meditar más detenidamente mi situación. Y paullatinamente dilucidé poco a poco el verdadero fin del conocimiento.
Me dí cuenta que todo cuanto aprendes resulta fundamental, no sólo en el ámbito académico, sino también en el social, personal, existencial, emocional, psicológico, recreativo. Fue entonces cuando surgió mi filosofía actual de:


Aprender es vivir






Todo lo que te rodea es conocimiento

Y lo reitero, en todo aquello que conozcas te puedes volver un experto, ya sea en: química, física, ingeniería, matemáticas, videojuegos, carpintería, metalurgia, películas, literatura, negocios, comida, actuación, ajedrez, investigación, programación, arquitectura, pornografía, etc. La lista podría prolongarse indefinidamente ya que no conozco toda actividad que existe, todas se subdividen, constantemente se crean nuevas, y en ocasiones son sumamente específicos que parece inverosímil.
Haz cualquier actividad que te guste no existe tal cosa como "pérdida de tiempo" o "tareas improductivas". En el ámbito del ocio, el campo de entretenimiento es muy extenso pero siempre puedes escoger la que más te acomode. Sin embargo, si quieres mantenerte económicamente de esa labor, ese es un peldaño más alto, no imposible pero si más difícil, porque en este terreno no es suficiente que te guste. Debes de esforzarte, informarte, responsabilizarte, ser perseverante, actualizarte frecuentemente, estar en constante crecimiento, sacrificar otros ámbitos y en ocasiones, descuidar tu salud.



Pero no te preocupes he sabido de cada empleo tan extraño como: catador de olores, experto en condones y tampones, recolector de esperma animal.
Si en lo que tú deseas destacar es muy pequeño el nicho o incluso inexistente, puedes ser temerario, tratando de sobreponerte, creando un sector económico vírgen en el cual empezar a explotar, por el contrario, si el campo en el que te encuentras es competitivo seguramente tu recompensa económica será sustanciosa. Sin embargo, nunca lo olvides el conocimiento es fundamental en cualquier ocupación que pretendas hacer.






Agradecimientos

Finalmente quisiera agradecer a todos aquellos que hayan participado en este recorrido de vida para que madurase y alcance esta posición como: a mis padres, amigos, libros, maestros, compañeros, conocidos todos con quien me he interrelacionado ha contribuido en mi formación, ya sea de manera directa o indirecta. Y sé que todavía me falta mucho camino por recorrer, preguntas por responder, pero apenas soy un joven de 22 años que espera crecer aun más. Y esta frase que engloba perfectamente mi post y que expresa el gran pensar de este hombre.



Estaría encantado de leer un post suyo si lo hiciesen de la misma temática, me gusta aprender con base en la biografía de los demás


Te invito a mis otros posts:

http://www.taringa.net/post/taringa/19055094/Lince-Taringa-te-necesita.html

http://www.taringa.net/posts/tv-peliculas-series/19052122/Rick-and-Morty-te-lo-explico-Lince.html

0
4
0
1
4Comments
alanperezdaz

Yo estoy a un año de ir a la universidad, y también me encontraba desconcertado de hacia donde iba, de hecho pensaba estudiar medicina debido a que vi a 3 personas morir al lado de mi camilla ( me internaron y fue algo triste), pero lo que siempre me ha gustado es la ciencia y decidí tomar en la universidad la carrera de química, creo tener el potencial de hacer mucho por los demás(y no,no desprestigio a los médicos).Pareciera que tu post estuviera narrando mi vida, llamaba aprender al simple acto de memorizar pero es algo más...mucho más.

0
Kaiimiitoo

Me alegro que te sientes identificado. De igual manera todo lo que aprendas en la universidad es importante, para tu formación profesional. Sin embargo, conozco el ejemplo de muchas personas que estudiaron una carrera y el rumbo de su vida laboral se torno en un camino distinto, conforme crecieron se fueron conociendo más y más hasta el punto que su empleo se encontró a un extremo muy distante de lo que querían en un principio, satisfechos con las decisiones que tomaron.

0
vaco_

+10 tengo 21 esto que escribiste me levanto el animo para esforzarme mas en mi carrera y no rendirme .

0
Kaiimiitoo

Me alegra mucho que te haya gustado y te agradezco atentamente por tomarte el tiempo para leer mi post. Considero que el aprender es un recorrido muy largo y que toma diferentes perspectivas, sin embargo, siempre hay que recordar que de igual manera, enseñar es compartir. De nada sirve acumular conocimiento excesivamente, si no estás dispuesto a distribuirlo. Está es una pequeña contribución mía que realizo, patrocinada por todos aquellos que me ayudaron sin algo a cambio.

0