Canales populares

mi virgo historia 100% real

Bueno, resulta que yo también tengo una virgo historia y es real no como la mayoría.
La historia data de mis épocas en la secundaria, corría el año 2009 y yo estaba en el apogeo de mi virginidad, aun no tenia cuenta en taringa por lo cual mi virginidad era por razones ajenas al voto sagrado taringuero.



Era el primer día de reiniciadas las clases, yo como buen inadaptado social aun no tenia amigos por lo que me dispuse a sentarme en el pasillo y dibujar un rato, mientras esperaba que comenzara la siguiente materia.



Yo, re concentrado en mis dibujos, sin darme cuenta, se acercaron dos lincesas, las dos rubias arias como acostumbra Uruguay, una gorda, la otra flaca, y por alguna razón me empiezan a hablar.
Yo estaba a la defensiva, sabía que algo planeaban, algo malo. Comenzaron por preguntarme el nombre y de más tópicos aburridos, elegían las palabras con cuidado como si estuvieran tratando como un animal asustadizo. Con mi capacidad superior de lince de las estepas pude adivinar sus intenciones, las tipas quisieron hacer su buena acción del día, ayudar a un chico solitario a adaptarse al grupo, usaban sus palabras cuidadosamente porque me vieron la cara de boludo y pensaron que una conversación más acelerada me espantaría.



Hasta que dijeron las palabras que yo esperaba, " pareces inteligente". Ahí me di cuenta que me querían por mis dotes intelectuales, así pasar futuras pruebas y exámenes gracias a mi jugo cerebral.

¡Pero yo no me comí la galletita, no señor!

-Son los lentes- conteste yo, tratando de disimular el desprecio que se me iba acumulando.
Ellas exclamaron una risa falsa y me invitaron a acompañarlas a la cantina a lo que yo accedí con un truculento plan en mi mente.



Cuando ibamos por el pasillo yo arranque al lado opuesto a toda velocidad, cuando estuve seguro reanude mis actividades dibujadisticas.



Cuando regrese al salon para la proxima materia aparecieron las dos y me preguntaron porque me habia ido, a lo que respondi:
-porque me aburren-
Indignadas se alejaron de mi y no me volvieron a hablar. Salí victorioso pero a un alto precio, mi batalla con estas acosadoras me dejó exhausto, pero gracias a un largo y tormentoso trabajo de recuperación volví a ser el de antes.



Eso es todo y espero que les haya gustado mi historia, chau.
0
0
0
0No hay comentarios