Check the new version here

Popular channels

Ñ de Clarín: James Franco, ¿nuestro Pasolini?

Bienvenidos a mi post


link: http://filz.us/2dMG

James Franco ¿Nuestro Pasolini?
Por Andrés Hax


“Hijo de Dios” de Cormac McCarthy fue adaptada al cine por Franco.


A esta altura, ¿hace falta presentar a James Franco? Por las dudas, lo haremos. En breve: tiene 36 años; ha sido estrella de películas taquilleras como la trilogía Spider Man de Sam Rami; ha hecho papeles notables en películas independientes, como Spring Breakers de Harmony Korine; actuó en la televisión, en la tierna y breve serie sobre alumnos en una secundaria arquetípica estadounidense, Freaks and Geeks –pero también en una de las telenovelas más famosas y largas de los Estados Unidos, General Hospital . Estudia como un monje medieval: tiene títulos de NYU (en dirección cinematográfica), de UCLA (en letras), de la universidad de Columbia, de Brooklyn College y Warren Wilson College (las tres en escritura creativa); asistió a la prestigiosa Rhode Island School of Design (es pintor y artista plástico); y actualmente esta cursando un doctorado en letras en la universidad de Yale. Es director, con finos gustos literarios (filmó una biopic impresionista y homoerótica del poeta estadounidense Hart Crane; y está por estrenarse su versión de Mientras agonizo de William Faulkner). Franco ha publicado una colección de cuentos (Palo Alto) en la casa Scribner (tiene un epígrafe de Proust y fue llevada al cine, con Franco actuando); una novela (Actors Anonymous) en Houghton Mifflin Harcourt; acaba de editar un volumen de poemas (Directing Herbert White) en Graywolf Press, una de las imprentas más serias de poesía en los Estados Unidos. Ahora está actuando en Broadway en una versión teatral de De ratones y hombres de John Stienbeck. Es profesor de dramaturgia en UCLA. Tiene 2,26 millones de seguidores en Twitter; usa Instagram compulsivamente (también con más de 2 millones de seguidores). Es modelo de Gucci. Fue el anfitrión de la ceremonia de los Oscar en 2011 (dicen que estaba fumado hasta las cejas de marihuana). Es un sex-symbol y fomenta rumores sobre su homosexualidad, pero en el caso que se lo preguntan directame nte lo esquiva con elegancia. Podríamos seguir, pero cortamos este prólogo para enfrentar la tesis sugerida en el título de esta columna: ¿James Franco es nuestro Pasolini? Sería un insulto comparar sus novelas y sus versos con los del italiano, quien fue un maestro en ambos géneros. Pasolini tuvo una militancia política dura y consistente durante toda su vida, a punto tal de ponerla en riesgo. Franco pareciera ser más bien un diletante fuera del cine (donde su talento como actor es indiscutible, y como director muy promisorio). Pasolini era un iconoclasta quien luchaba contra la hipocresía de la sociedad italiana; era un rabioso enemigo del consumismo. Personal y artísticamente Pasolini estaba al lado de las clases explotadas. Por su lado, en Franco frecuentemente se entregaba a los clichés y las superficialidades de lo peor de la cultura contemporánea. Sin embargo nadie, desde Pasolini, ha intentado desarrollarse en cine, prosa y verso con seriedad, salvo Franco. Con el pragmatismo y optimismo que caracteriza el mejor costado del carácter estadounidense, se ha dedicado con esmero a estudiar cada uno de los géneros en las mejores instituciones para cada una (Hollywood, Columbia, Yale). Una de las cosas más difíciles para un artista es exponerse. Franco es ridiculizado por su hiperactividad. Una reseña en The New York Times titulada James Franco, Poet (del 17 de julio) comenzó por comparar su nuevo libro de versos con el (no intencionalmente) bizarro álbum de synthpop que grabó el cómico y actor Eddie Murphy en 1985, Party all the Time . El crítico reclama que no sería editado por Greywolf si Franco no fuera famoso. Después, sin embargo, admite que el libro de Franco, en realidad, no es tan malo. Es comparable con el de cualquier poeta principiante en los Estados Unidos. A su manera, James Franco es uno de los artistas más valientes que tenemos. Elige el camino difícil. Trabaja mucho. No teme exponerse. Dice que lo que más le gusta es leer, escribir, filmar y actuar, y lo hace incansablemente. El 1° de agosto se estrena su versión de la novela de Cormac McCarthy, Hijo de Dios (1973). Se trata de un asesino múltiple, necrofílico en Tennessee rural. No es un tema fácil, ni taquillero. Como Salò de Pasolini, tal vez, la obra indaga cómo el individuo puede ser degradado por la sociedad a tal punto de convertirse en un monstruo. Imagínense que todo lo que Franco ha hecho hasta ahora ha sido un mero prólogo. Es posible que este es el momento en el cual la carrera de James Franco gira y comienza a crear una obra que, a lo largo, no sería nada absurdo comparar con el maestro italiano tan amado y admirado Pier Paolo Pasolini.



link: http://es.99polls.com/poll_411866:1
0No comments yet
      GIF
      New