Check the new version here

Popular channels

Nunca debes decirle esto a tu novia.

Y de pronto una salida normal con tu chica se vuelve una pesadilla. Ella pone cara de pocos amigos, sus ojos transmiten furia y por las escasas palabras que intercambia contigo sabes que algo anda mal. Entonces te cae el veinte: dijiste algo que no debías.


No eres el único que ha vivido algo así, de hecho a todos nos ha pasado. Desde tiempos inmemorables, los hombres se han roto la cabeza tratando de entender cómo funciona la compleja y siempre enigmática mente femenina. Desgraciadamente no hemos avanzado gran cosa en el tema y seguimos dando bandazos, regándola una y otra vez con nuestras parejas, y detonando broncas monumentales.
Para facilitarte la vida, en Sopitas.com nos pusimos a recopilar algunas de las frases que no deberíamos decir, pues ponen a las señoritas furicas. Échenles ojo, memorícenlas y por lo que más quieran: Jamás las usen frente a una mujer.
“Te ves como”
Nunca uses esta frase. No importa si es para compararla con la modelo más guapa del momento, pues de cualquier manera saldrás perdiendo ante argumentos así:
“¿Así que no estoy lo suficientemente guapa para ti y tienes que convertirme en una de las chicas con las que fantaseas?”
También cabe la posibilidad de que ella se sienta ofendida porque la comparas con alguien a quién odia.
“¿Me estás comparando con esa perra trepadora? ¿Acaso luzco tan vulgar?”




Mi mamá dice … 
Pocas cosas enojarán tanto a tu novia, amante, pareja o esposa, como saber que tienes mamitis, y que tu progenitora aún sigue moviendo los hilos de tu vida. Si bien las mujeres valoran a los hombres que respetan a sus mamás, la idea de que aún se resguarden bajo sus faldas es algo que no pueden aceptar.
Sigamos teniendo mamitis, pero no lo hagamos público.
¿Aumentaste de peso?
Si se te sale decir esta frase o algo similar, date por muerto. No hay nada que puedas argumentar para salvarte de la bomba nuclear que acabas de activar.

El drama seguirá por días acompañado por llanto, gritos y reclamos.




“Es mi dinero”
Estás en medio de una discusión porque tu Dulcinea hizo caras cuando querías comprarte una caja de sobres Panini del Mundial algo que para ella es un desperdicio de dinero. Obviamente decides hacer lo que se te pega la gana y así se lo haces saber.
El problema es mayor cuando compartes gastos con ella, pues sentirá que te estás apartando de tus responsabilidades y “del proyecto de vida que tienen juntos”. ¡Todo un drama por sólo querer darte un pequeño gusto!
“¿No crees que estás gastando demasiado dinero?”
Otra frase peligrosa que decimos cuando vemos a nuestra pareja gastar en exceso. Muchas veces tú eres el que está pagando y en cierta forma, el comentario lo haces para evitar la masacre de la que están siendo objeto tus tarjetas de crédito.
Además tendrás que soplarte la regañiza, el típico sermón de “es que nunca me compras nada”, y claro, seguramente ante sus amigas te pondrá como un ser egoísta.
“Suenas/actúas como tu madre”
No importa que la suegra en cuestión sea una buena persona y que tu novia se lleve bien con su jefa, de todas formas a las mujeres les molesta que las comparen con sus mamás. ¿Les aterroriza la idea de volverse como ellas o de plano sienten que su juventud se marcha al hacer esa comparación?



0
0
0
0
0No comments yet