Popular channels

Nunca mas (Ni aca ni en ningun lado)

El general no tiene quien le extradite

La increíble y triste historia ...(es un poco largo pero creo que estas son las cosas que nunca hay que olvidar)

1973, septiembre, 11, un sueño se hace pedazos. El presidente muere por quedarse en el palacio nacional. El poeta se muere de tristeza. Al cantante le cortan las manos. La gente va a la carcel por traer pantalones o minifaldas, por tener el pelo largo, por hablar de la libertad. Cuatro generales, formados en la Escuela de las Américas en Panamá, declaran la guerra total a su propio pueblo. El país se vacía de intelectuales, artistas y jóvenes, alcanzados en Uruguay, Argentina y hasta en Washington por las balas de la Junta Militar. Se quedan las madres y las abuelas con pañuelos blancos. Nace el arquetipo del dictador: Augusto Pinochet Ugarte.
1978, abril, 18, se prohibe recordar. El general se regala una amnistía para todas sus fechorías desde el golpe militar, cubriendo así la gran mayoría de sus pecados con el ‘velo del perdón’ ... eso sí, sin remordimiento. De cualquier manera goza del fuero militar y no es muy probable que los subalternos del general vayan a enjuiciarlo.
1980, la nueva Constitución considera necesario ‘el estado de emergencia’ por otros ocho años, bajo el mando del general, ganador en un plebiscito.
1988, agosto, se organiza otro plebiscito para que el pueblo ratifique por un tiempo más al ‘salvador de la nación’.
1988, octubre, 5, suplantará algún día al 11 de septiembre como festivo nacional: gana el NO fuerte y rotundo a Pinochet.
1990, marzo, el general deja la banda presidencial pero garantiza su inmunidad de facto como jefe supremo de las Fuerzas Armadas. Estas palabras se escriben con mayúsculas porque parece que ni Dios mismo tiene tanto poder en Chile: tienen autonomía total, a los generales nadie les puede mover y disponen de un presupuesto intocable. En 1998 el general Pinochet se jubila del ejército pero goza de inmunidad parlamentaria como senador vitalicio.
1998, noviembre, se justifica lo injusto. La Corte Suprema de Justicia rechaza definitivamente la solicitud de un juez de investigar las acusaciones contra el general.
(Qué bueno que nombró personalmente a varios de estos jueces)

2. El otoño del dictador
La impunidad total empieza a desmoronarse. Manuel Contreras, mano derecha del general y autor intelectual del asesinato con coche bomba a Orlando Letelier, ministro del gobierno de Allende y líder del partido comunista en exilo, en plena calle de
Washington, se encuentra en la cárcel en Chile desde 1997 ... y dos jueces españoles van por el pez gordo.
Para el juez español Baltasar Garzón del 5º Juzgado de la Audiencia Nacional de España los casos difíciles son un reto. Famoso por su lucha contra la corrupción, aún dentro del partido de sus simpatías, contra las maffias y contra el terrorismo del ETA y del estado por igual, Garzón estudió en septiembre de 1996 un total de 320 asesinatos y ‘desapariciones’ no resueltos de Española/es en la Argentina de la Dictadura(1976-1983) y demandó en 1997 el arresto de varios exdictadores de Argentina. Logró
el arresto de Adolfo Scilingo en España.
Cuando el juez Manuel García-Castellón del 6º Juzgado de la Audiencia Nacional de España necesitaba fuerza para sus investigaciones de alrededor de 100 ‘desapariciones’ de Española/es en Chile pidió el apoyo de su colega Garzón.
Basándose en el principio de la jurisdicción universal empiezan a buscar una oportunidad para arrestar a Augusto Pinochet Ugarte. La jurisdicción de España sobre el tipo de delitos imputados al general pronto quedará plenamente ratificada por la
decisión unánime de los 11 magistrados de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional (6 de noviembre de 1998).
1998, octubre, 16, por orden del juez Garzón, Scotland Yard arresta a Pinochet en un hospital en Londres donde se recupera de una intervención quirúrgica y antes de que pueda tomar el avión de regreso a Chile. En la petición original de extradición aparecen 1,198 casos documentados de ‘desapariciones forzadas’. Pronto Francia, Suiza,Dinamarca, Bélgica, Italia, Alemania, Noruega y Luxemburgo apoyan a Garzón con casos propios. Inicia el juicio de extradición más sonado del siglo XX.

3. El general en su laberinto
Durante más de 16 meses el exdictador permanece en arresto domiciliario en una lujusa villa y gasta una fortuna en su defensa. La primera petición del juez Garzón, que se había preparado casi de un día a otro, no prosperó porque se basaba en varias decenas de asesinatos extrajudiciales de Española/es en Chile. Curiosamente, el Reino Unido no tiene manera de castigar a alguien quien mata Inglesa/es en otro país, así que esto tipo de crimen no es un ‘crimen de extradición’ según el principio de la ‘doble criminalidad’ (un crimen de extradición tiene que ser crimen grave en los dos países involucrados en el proceso, en este caso España y el Reino Unido). Unos días después Garzón presenta una segunda petición acusando a Pinochet de conspiración de tortura y tortura efectiva a más de 4,000 personas, conspiración para la toma de rehenes y otros crímenes extraditables según las leyes inglesas. El 28 de octubre un tribunal de Londres decide que Pinochet goza de impunidad (perdón: inmunidad). La acusación apela el fallo.
1998, 25 de noviembre, la Cámara de los ‘Lords’ decide sobre una única cuestión: ‘si el senador Pinochet tiene inmunidad como ex jefe de estado contra el arresto y el juicio de extradición en el Reino Unido por actos cometidos mientras era jefe de estado’.Tres ‘Lords’ (de cinco) deciden que no. Sin embargo, a uno de ellos, Lord Hoffmann, se le acusa de tener una vinculación con Amnistía Internacional así que se anula el veredicto. El caso aparecera en una nueva sala de siete ‘Lords’.
1999, 24 de marzo, la Cámara de los ‘Lords’ tiene que ‘decidir sobre dos cuestiones de la ley: si existen crímenes extraditables y, en este caso, si el senador Pinochet tiene
inmunidad por tales delitos. Si, en cuestión de ley, no existen delitos extraditables o si tiene derecho a inmunidad en relación con los delitos que sean, entonces no existe justificación legal para extraditar al senador Pinochet a España ni tampoco obstaculizar su regreso a Chile. Si, por otra parte, existen delitos extraditables en relación con loscuales el senador Pinochet no tiene derecho a la inmunidad, entonces será posible que el ministro del Interior le extradite. La labor de esta Cámara consiste únicamente en decidir sobre estos puntos de la ley’.Seis ‘Lords’ dan luz verde al juicio de extradición por uno o dos casos de tortura que se cometieron después del 8 de
diciembre de 1988, fecha en que la Convención sobre la Tortura de 1984 se ratificó en el Reino Unido (España y Chile ya la habían ratificado antes). Desde entonces la tortura es un delito extraditable en el Reino Unido, no importa donde se cometió.
1999, 14 de abril, Ministro del Interior Jack Straw da autorización de proceder en el juicio de extradición.

4. ¿Cien años de impunidad?
2000, 5 de enero, un neurólogo y dos geriatras, someten el general Pinochet a pruebas médicas oficiales y confidenciales (¿a petición de la defensa del ex dictador o del ministerio inglés?) que permitirán a Jack Straw liberar al general por razones humanitarias. El gobierno de España transmite a sus homólogos en Inglaterra las objeciones del juez Garzón sobre la confidencialidad del informe que declare a Pinochet ‘mentalmente incapacitado’ para enfrentar un juicio, pensando tal vez en las
elecciones parlamentarias del 12 de marzo. Sin embargo se niega a apelar la decisión del ministro inglés, quien anuncia el 11 de enero su intención de liberar a Pinochet.
Seguramente el presidente Aznar y el ministro Abel Matute se lavan las manos con mucho alivio y se congratulan porque logran mantener una buena relación con el gobierno de Eduardo Frei.
Louis Michel, ministro de relaciones exteriores de Bélgica, y seis organizaciones de derechos humanos hacen un último intento para lograr la extradición, argumentando que ‘es de sentido común y de conciencia humanitaria que Pinochet no sea
encarcelado, por su edad, y quizá incluso por su estado de salud; pero, en todo caso, sigue siendo de justicia ineludible que sea juzgado y sentenciado por los abominables crímenes que perpetró’.Baltasar Garzón señala los juicios a criminales nazis como Maurice Papon y Klaus Barbie como precedentes que en casos de genocidio y de tortura masiva los problemas de avanzada edad y de salud no impiden un juicio. La Corte Suprema de Justicia ordena a Straw de entregar los informes médicos a España, Francia, Bélgica y Suiza. Los cuatro países rechazan las conclusiones del informe.
El jueves, 2 de marzo, el ministro Straw decide no extraditar a Pinochet quien regresa la misma tarde a Chile.

5. El clamor en los tiempos de la cólera
El juez chileno Juan Guzmán Tapia investiga por lo menos 67 causas judiciales contra el general, todas ellas acumuladas a partir de su detención en Londres. La Corte Suprema de Justicia además decidió que en los casos de ‘desaparición’ no aplica la Ley de Amnistía de 1978 porque no se sabe si las personas desaparecidas siguen con vida o si se murieron después de 1978. El Presidente Lagos prometió no intrometerse con las cauces de la justicia y el canciller Juan Valdés se comprometió en una carta al gobierno belga que se llevará el general a juicio en Chile.
¿Habrá ‘un juicio a Pinochet en Chile, con esa misma justicia que, a menos de veinticuatro horas de aparecido el Libro Negro de la Justicia Chilena, encarceló al editor, al gerente de la editorial, requisó, prohibió el libro, y obligó a su autora, la
periodista Alejandra Matus, a buscar asilo en los Estados Unidos?’Es muy improbable, pero seguramente algo ha cambiado. ¿Quién reconocerá en el anciano tembloroso de hoy el general soberbio y poderoso que arribó en Londres? Pinochet tal
vez nunca se enfrentará a un juicio sobre sus crímenes, pero tampoco podrá ambicionar un lugar honroso en la historia nacional o internacional

El 3 de mayo de 2002 el pleno de la Corte de Apelaciones de Santiago decidió proceder con su desafuero, por 13 votos contra 9, por lo que la defensa de Pinochet apeló ante la Corte Suprema, la que decidió por 14 votos contra 6 que el senador vitalicio era privado de su fuero. La defensa de Pinochet intentó que se sobreseyera al general por razones médicas, de la misma forma que en el extranjero. Se decidió realizarle exámenes de salud, que revelaron que sufría de demencia vascular subcortical, siendo sobreseído en julio de 2002.

Después de la resolución judicial, Pinochet renunció a su puesto senatorial, y se retiró a la vida privada, no volviendo a realizar apariciones públicas. Dos años después de estos sucesos, el 28 de mayo de 2004, la Corte de Apelaciones de Santiago revocó el sobreseimiento por demencia, y la Corte Suprema confirmó este fallo por 9 votos contra 8 el 26 de agosto, dejándolo en posición de ser juzgado por su eventual participación en la denominada «operación Cóndor». Sin embargo, al analizarse el fondo del asunto, el procesamiento dictado contra Pinochet fue dejado sin efecto el 7 de junio de 2005.

Con todo, el 6 de julio de 2005 la Corte de Santiago abrió la puerta a una nueva fuente de conflictos legales, al desaforar a Pinochet, posibilitando determinar su responsabilidad en el caso «operación Colombo», por la desaparición de 15 opositores a su régimen.



El 3 de diciembre de 2006 fue internado en el Hospital Militar de Santiago, después de sufrir un infarto de miocardio y presentar un edema pulmonar que obligó a someterlo a una angioplastia presentando una leve mejoría con el transcurso de los días. Una semana después, el 10 de diciembre de 2006, se informó de una posible alta médica, incluso recibió la que sería su ultima visita política, la del diputado Ivan Moreira, y la de su nieto Rodrigo García Pinochet, pero como a las 13:30 horas sufrió una repentina descompensación cardíaca que agravó su estado, haciendo imposible al equipo médico su estabilización, falleciendo a las 14:15 hora local Su delicado estado de salud fue blanco de críticas por considerar que se trataba de una estrategia para evadir la Justicia según el periodista chileno Alejandro Guillier. Paradójicamente, en un informe médico entregado a las 10 de la mañana de ese mismo día por la dirección del centro hospitalario, la salud de Pinochet parecía estable y presentaba una mejora progresiva, se pensaba en un alta a los 4 días.

Murió junto a sus familiares después de permanecer una semana internado en el recinto hospitalario, el mismo día en que su esposa Lucía Hiriart cumplía 84 años de edad y, paradójicamente, el Día de los Derechos Humanos. Sus últimas palabras fueron dirigidas a su esposa Lucia Hiriart.
Al mismo tiempo, una manifestación espontánea de detractores reunió a varios miles de personas en Plaza Baquedano, quienes celebraban la muerte de Pinochet.



El caso de Pinochet va a perdurar como un hito fundamental en esta búsqueda de una humanidad mejor, de una mente mejor para una humanidad diferente, la construcción ardua de una conciencia universal. Lo que pasó con el cuerpo insignificante y remoto
de un pequeño dictador va a importar menos, con el paso del tiempo, que la ejemplaridad de su detención y proceso de extradición. El retorno accidental de Pinochet a Chile no invalida los avances logrados a partir de su captura. Ahí sigue
vigente el inapelable principio refrendado por tribunales españoles e ingleses de que cuando un crimen se comete contra la humanidad le toca a esa misma humanidad herida, herida y entera, juzgar y castigar al culpable. Y es un principio que tiene efectos prácticos: hoy en el mundo hay miles de hombres viles que destruyeron la vida de sus semejantes, que violaron esos cuerpos y los torturaron, y que no podrán, a raíz del juicio contra Pinochet, viajar alegremente, como solían hacerlo, al extranjero, hombres que están desde ahora en adelante encarcelados dentro de los confines de su propio país.Durante el siglo que se abre, no van a volver a dormir tranquilos. Ahora les toca a ellos sentir miedo. Es el regalo final del General Pinochet a la humanidad. Gracias, General. Ahora les toca a Ustedes sentir miedo.



Nada Personal

Le deseo sinceramente un juicio justo, apegado a derecho y, en la medida de lo posible, un calabozo limpio, cómodo y digno. Ojalá que nadie lo golpée, General, que nadie lo humille. Que no le confisquen su casa y su auto ni le destruyan su biblioteca.
Que no le venden los ojos ni lo tiren al suelo para darle patadas y culatazos. Que no lo cuelguen de los pulgares, ni le administren descargas eléctricas en los testículos, que no le arranquen la lengua, que no le hundan la cara en una pila de agua de vómito ni lo asfixien metiéndole la cabeza en una bolsa de plástico, que no le revienten los globos oculares, que no le quiebren los huesos de las manos, que no le introduzcan ratas hambrientas por el ano, que no lo violen, ni lo mutilen, ni lo hagan volar a pedazos con una carga explosiva; que no disuelvan su entierro a macanazos,que no secuestren a sus hermanos ni les arranquen los pezones a sus hijas. Es decir, General, ojalá que no le hagan nada de lo que sus subordinados hicieron, bajo las órdenes y la responsabilidad de usted, a miles de chilenos y chilenas y a muchos otros ciudadanos de Argentina, de España, de Francia, de Alemania, de Suecia. No. Que le organicen un juicio justo y que le preparen una celda limpia y cómoda en la que pueda pasar sus últimos años sin padecer frío ni hambre. No es nada personal. Es que si eso se consigue, general Augusto Pinochet Ugarte, la humanidad habrá dado un gran paso hacia el reencuentro consigo misma.
(Este es un fragmento de Pedro Miguel dirigido al General Augusto Pinochet Ugarte)
Este fragmento es un simple recordatorio de lo ocurrido en países como Chile, Argentina o tantos otros países de Latinoamérica. A veces parece que la humanidad jamás se reencontrará.

Ayuden a su memoria a no olvidar estos hechos y saber de lo que el hombre es capaz.

(no es necesario poner fotos no? )



Fuente:
http://www.hrea.org
http://es.wikipedia.org/wiki/Augusto_Pinochet#Su_muerte
http://es.wikipedia.org/wiki/Augusto_Pinochet#Los_.C3.BAltimos_a.C3.B1os_como_comandante_en_jefe
0
0
0
0No comments yet