Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?


                        Bienvenidos a mi post.



                                  

¡Buenas! Mi queridos linces, lincesas, robertos y robertas. ¿Qué tal? Deben estar muy aburridos como para leer este crap. Como sea, hoy les vengo a contar algo que me pasó hace algunas horas, en la secundaria en la que estudio.



Todo comenzó hoy, en el primer recreo. Yo me senté a comer un alfajor todo aplastado que encontré en mi mochila y a boludear con el celular en Taringa, resulta que donde me encontraba sentada estaba rodeada de varones, no le dí importancia y continué con lo mio. 

En cierto momento, todos los chicos se fueron menos él, ÉL, sí, ¡Él! El chabón que me gusta. Cuando me di cuenta de que estaba pegadito a mí intenté hacer una de esas expresiones tiernas que sé que a los hombres, tanto les gusta.

Me salió así más o menos.

                                           
                       (Favor de cambiar la bebida por un alfajor todo machacado).

Ante mi increíble coqueteo super mega sensual no hubo respuesta. Me ignoró y recordé que no era más que una "pelotuda grande" (En palabras de mi madre).

Me resigné y recordé que jamás me iba a dar bola, así que continué con el celular. Grité "Mierda", ante la falta de Internet y lo lentitud con la que me cargaba Taringa (3g, sos una mierda). Él reaccionó y me pregunto qué pasaba.

Y aquí, aquí mis queridos virgos pasó algo horrible...

Yo le dije: Pasa que no tengo Internet para entrar a Taringa, una mierda este 3g.
Y él me respondió: ¿Para qué querés entrar a Taringa? No te ofendas pero es una mierda esa página. 


Antes aquella ofensa no tuve más que responder una idiotez como "Denunciado lince, no podés decir esas cosas" y me fui al baño.

                                  


Bien, linces queridos de mi corazón. Acá termina esta historia de mierda, sí leyeron, gracias por eso. 



                                                           Hasta la próxima.