Popular channels

Pobreza alemana 5,3% pobreza argentina +35%

Si se midiera como en Alemania, la pobreza en la Argentina superaría el 35%

En los dos países, las mediciones de pobreza son bien distintas. Si se toma el método alemán, los datos echan aún más por tierra las declaraciones de Anibaul Fernández

por JAVIER RODRÍGUEZ PETERSEN

Fotos


El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, se impuso por la mañana la misión de defender la afirmación de la presidenta Cristina Kirchner de que la pobreza en la Argentina afecta a sólo el 5% de la población, un dato que no tiene el Indec, –o que por lo menos no hace público– y que contrasta con las mediciones privadas de, por ejemplo, el Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina, que calcula una incidencia de la pobreza mucho mayor (27% a fines del año pasado).

Para defender los dichos de Cristina –el propio ministro de Economía, Axel Kicillof, había reconocido que no tenía los números de pobreza cuando justificó que se dejaron de publicar los costos de las canastas de pobreza e indigencia porque era algo "estigmatizante"–, Aníbal Fernández fue más allá y aseguró que la Argentina tiene menos pobreza que Alemania.
El jefe de Gabinete llamó incluso a revisar las estadísticas oficiales (las alemanas, porque las argentinas sobre el tema dejaron de publicarse en 2013). Pero la frase de Aníbal Fernández encierra o bien una mentira o bien un error por ignorancia, ya que las mediciones de pobreza en Alemania y en la Argentina (suponiendo que se sigan haciendo y no se estén publicando) se realizan con métodos completamente diferentes.


En la Argentina (cuando se informaba), el índice de pobreza se calculaba por el porcentaje de la población cuyos ingresos no alcanzaban a cubrir el costo de una Canasta Básica Total (CBT), que incluye alimentos y servicios. Se trata de una medición "absoluta": más allá de los ingresos del resto de la población, es "pobre" quien no puede cubrir sus necesidades.
Las estadísticas alemanas, en cambio, consideran pobres a aquellos cuyos ingresos son inferiores al 60% del ingreso promedio. Se trata de una medición "relativa": el "pobre" lo es en relación con los ingresos del resto de la población, aún si con sus ingresos puede cubrir completamente sus necesidades.


Si bien el Indec no mide específicamente la pobreza relativa, sí publica un informe sobre la distribución del ingreso de los hogares del que se puede extrapolar, aun con cierta imprecisión, una medición similar.


Si se toman los hogares por el ingreso total familiar (total nacional urbano e incluyendo los hogares sin ingresos), en el tercer trimestre del año pasado (último dato publicado por el Indec) la media fue de $ 10.861.


El 60% de ese monto da $ 6516,6. Según el propio cuadro del Indec, la cifra supera el ingreso máximo que tenían los tres primeros deciles y también la mediana del cuarto decil, con lo qué el "índice de pobreza" medido como en Alemania sería ligeramente superior al 35%.


Ahora si sobre la base de la estadística del Indec para el tercer trimestre de 2014, se toma el ingreso per cápita de los hogares (total nacional urbano e incluyendo hogares sin ingreso), la media fue de $ 4196.


El 60% de esa cifra da $ 2517,6, algo superior a la "mediana" del cuarto decil, lo que también implicaría un "índice de pobreza" de más del 35%.


Por último, al tomar la medición de la población ocupada (total nacional urbano) por la ocupación principal, la media de ingresos fue de $ 5661 en el tercer trimestre del año pasado.


El 60% de esa cifra es $ 3396,6. Y según la propia tabla del Indec, es más de lo que cobraban los tres primeros deciles y algo menos de la mediana del cuarto decil. Si se suma el 3,5% de los que no tienen ingresos, este "índice de pobreza" a la alemana quedaría también en torno al 35%.

Aníbal Fernández, jefe de gabinete de la Nación: "Tenemos menos pobreza que Alemania"
FALSO


"¿Vos decís que tenemos menos pobreza que Alemania?", preguntó un periodista del programa "Ahora es cuando" de Radio Blue al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, quien contestó: "Y sí, aunque no te guste". Fernández se refería a las declaraciones de la Presidenta ante la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación, donde Cristina Fernández de Kirchner dijo que la pobreza en la Argentina es menos del 5% (ver acá más información sobre el tema).


Aníbal Fernández explicó que se refería a mediciones internacionales, que siempre son más bajas que las nacionales, y que miden cuestiones como pobreza estructural y no por una línea de ingresos, como se medía en la Argentina antes de que el INDEC dejase de publicar información al respecto en el primer semestre de 2013.


Los últimos datos difundidos por el INDEC son cercanos a los dichos por la Presidenta: 4,7% de pobreza y 1,4% de indigencia. Los datos del INDEC están muy cuestionados por su intervención a partir de 2007, lo cual no permite tener estadísticas confiables sobre los niveles y la evolución de la pobreza en el país. El propio director del INDEC, Norberto Itzcovich, dijo que la medición de la pobreza era algo demasiado complejo.


Sobre los datos que producen organismos internacionales, en rigor, en la mayoría de los casos no producen sus propios datos, sino que retoman la información oficial publicada por cada país y, en algunas ocasiones, la normalizan para volverla comparable.
La FAO justamente publicó un mapa en el que la Argentina está por debajo del 5%, al igual que los países desarrollados, pero no se trata de un mapa de la pobreza, sino de la desnutrición, en el que el país está por debajo de ese nivel desde 1990.
Pero la proporción de personas pobres en Alemania es mucho menor a la que hay en la Argentina.


En cuanto a la pobreza estructural, medida como Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), que incluye el acceso a los servicios básicos, como tener retretes en el baño; el hecho de que haya hacinamiento en la vivienda o que los chicos no asistan a la escuela, en la Argentina, de acuerdo con el último Censo de 2010, esta situación alcanza al 12,5% de la población.


En cuanto a otras mediciones, como la de ingresos, existen varias estimaciones privadas, dada la falta de estadísticas oficiales, como el 17,8% que estima el Centro CIFRA de la CTA, cercana al oficialismo, o el 27,5% del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA).


En Alemania, por otro lado, la pobreza se mide de varias maneras. La más común es la pobreza relativa (ver acá) que es del 8,7 por ciento. Esto significa que esa parte de la población gana menos del 50% que la mediana del país, es decir el punto medio del ingreso en el que la mitad de la población se ubica por encima y la otra por debajo (no es lo mismo que el promedio).


Otra medida, de privación material, que publica la base oficial Eurostat, muestra que 5,3% de la población alemana no puede acceder a al menos cuatro de las siguientes ítems.


- Pagar las cuentas de servicios;
- Mantener su hogar adecuadamente caliente;
- Encarar gastos inesperados;
- Comer carne, pescado o una proteína equivalente día por medio;
- Tener una semana de vacaciones fuera de casa;
- Un auto;
- Un lavarropa;
- Una televisión a color;
- Un teléfono.


El organismo citado por Fernández, que publica las estadísticas oficiales de Alemania, el Statistisches Bundesamt, estima que la población en riesgo de caer en la pobreza es del 16,2 por ciento. Esto quiere decir que ese porcentaje gana menos que el 60% de lo que gana la mediana.
Informe: Olivia Sohr
0
0
0
0No comments yet