Check the new version here

Popular channels

Por que es mejor ser provinciano

Hace unos días leí un post de un sitio web español que resucitó los comentarios escuchados, alguna vez, en un viaje por el exterior: Argentina es el país más odiado.

20minutos.como asegura que encabezamos el top 24 de los hermanos menos queridos de Latinoamérica. Detrás de nosotros se ubican Chile, México y Venezuela, siendo el menos peor, El Salvador.
"¿En serio sos argentina? creí que eran todos insoportables...", me dijo en ese viaje un alemán que hablaba en inglés frunciendo el seño con un acento punzante. Ante mi media sonrisa se sumaron a la charla un mexicano verborrágico, una sueca distante y una japonesa de pocas palabras. Todos argumentaban porqué éramos los más odiados. Por "nuestra arrogancia, orgullo, fanatismo desenfrenado, poco sentimiento latinoamericano, deseo inconcretado de ser europeos, de ser algo que no somos"...

En seguida salté a la defensiva negando sus versiones y luego de un par de minutos de defender sin suerte mi posición, me di cuenta que discutiendo evidenciaba sus argumentos. El orgullo era más fuerte que las otras opiniones.

En el mundo de las generalizaciones y de los comentarios sin comprobación científica o teórica, se pierden las minorías y los conceptos se redondean para el lado de lo que más llama la atención. No creo que seamos tan malos (pienso en el fondo...) pero no se pueden negar las coincidencias y menos si se trata de miles de voces totalmente distintas.

Prefiero pensar (seguramente porque soy argentina) que somos esos casos de amor y odio. Lo tomas o lo dejas. El mejor público, el mejor fútbol, la mejor carne, las más bellas mujeres... y si, una de las personalidades menos encantadoras...

Aclaración: si esta nota te causa bronca o te parece estúpida, probablemente estés respondiendo –como buen argentino- a la defensiva.



0
0
0
1
0No comments yet