Check the new version here

Popular channels

Presidenciables

Al final, tengo que entender que a los argentinos (como a otros habitantes del planeta), nos encanta ser sodomizados por quien aparentemente detenta el poder, en el momento que lo detenta.

Y antes.

Y después también.

Cientos de miles de candidatos en las PASO que siguen y en las generales que se avecinan organizan actos multitudinarios (pagos en su gran mayoría y con reparto del mal estigmatizado tetra y chori incluido) en donde todos le echan la culpa de la situación nacional a los desestabilizadores de siempre, la situación nacional a nivel internacional a los imperialistas y capitalistas de siempre, y donde ninguno (nin-gu-no, eh!), se atreve a esbozar, siquiera, cuál será su plan de gobierno o qué medidas tomará para sacarnos del infierno tan temido en el que estamos sumidos por culpa de alguien.

Ese alguien que no tiene nombre y carece de rostro, pero que sabemos es el responsable de nuestros males desde que el país gritó su libertad.

La cosa es que se tejen y destejen alianzas a mayor velocidad que el hilo se devana y la gran mayoría quedan en la nada por culpa del protagonismo que cada miembro de ellas supone que tiene y que no va a dejar en el camino por el vedettismo de los demás que ¨dicen¨ acompañarlo en la titánica tarea que se les avecina. Por otro lado, estos supuestos salvadores de la patria, (no sé si lo habrás notado), jamás dicen cuáles son los males que afectan al país, ni de qué manera los van a solucionar, con lo cual, estamos ante un serio problema. Fijate que se pasan la pelota de uno a otro, y ninguno define. Parecería que no tienen alma de goleadores quienes van a la cabeza.

Y de éstos, los que dicen ¨ser el candidato adecuado¨ y semanas después declinan su candidatura, sobrado ejemplo son de la ineficiencia, ineficacia e inutilidad que representan.

Ah, y otra: ¿te diste cuenta que arman y desarman coaliciones sin preocuparse por la gente que engañaron en el camino para llegar a?

Claro, la cosa es llegar a.

A Concejal, prometiendo asfaltar hasta los cables de luz, cosa que sabés imposible, pero como el tipo es carismático, ¨buena gente¨, se crió en el barrio y es la primera vez que incursiona en política, hay que darle una oportunidad.

A Intendente, jurando por las cenizas de la madre que no van a faltar cloacas ni alumbrado público en el distrito que quieren copar y al final de su 20° mandato, la tierra que supo gobernar, parece un campo de batalla.

A Gobernador, dando palabra de inversiones extranjeras que nunca llegarán o, por si acaso llegasen, no serán ni de la envergadura ni del dinero que dijeron, lo que generará más incertidumbre y desempleo, casualmente lo que no prometió.

A Presidente, y ahí nos metemos en palabras mayores. Por ejemplo… si un Presidente no investigara el asesinato de su hijo… ¿vas a creer de ahí en más lo que dijera? Va de nuevo: si un Presidente, negando toda información referida a la inflación, de un día para otro aumentase las asignaciones populares muy por encima de los registros que él mismo dice… ¿le creerías?.

Lamentablemente, así estamos los argentinos en vísperas de elecciones que podrían cambiar nuestras vidas: para bien o para mal.

Eso no lo sé.

Sí sé que no me gusta lo que pasa en mi país y mucho menos me gusta su supuesta clase política dirigente, que alegando transparencia en los actos electorales, es capaz de matar a la madre mientras canta ¨Pobre mi madre querida, cuántos disgustos le he dáo¨.

No me gusta la militancia ciega ni la rendición incondicional ante el enemigo.
Tampoco me gusta el sindicalismo que donde mete la mano, lo hace en su propio beneficio, en vez del de los trabajadores que dicen defender.

En fin, estamos con en aquel 12 de Octubre de 1492, donde Colón intercambiaba espejitos de colores por oro.

¿Te gustan los espejitos de colores?

En lo personal, no.
0
0
0
0No comments yet