Check the new version here

Popular channels

Que hacer cuando él no te corresponde





Lo amas, pero parece que eso no cambia nada ¿o sí?

No han sido pocas las veces en las que nos hemos encontrado en esta situación. Es prácticamente una broma del destino. Hemos tenido tantas otras oportunidades, sin embargo, nuestro corazón no escucha a la razón y aquí estamos: amamos a alguien que nunca podrá correspondernos. ¿Qué hacer? Muchos son quienes opinan que deberías dejarlo ir, olvidarte, después de todo no vale la pena. Otros tantos opinarán que quizás deberías luchar, que deberías demostrarte a esta persona lo que se pierde al no escoger estar contigo.



Yo no tomo ninguna de las dos opciones. Verás, cuando piensas en olvidarle porque no parece una buena opción y cuando piensas en luchar para demostrarle lo genial que eres sólo estás pensando en el final, en el resultado, en lo que pasará. ¿Y después qué? Quizás mi opinión no es una opinión popular, pero quiero pensar que lo mejor que puedo hacer es amar a esta persona hasta que el sentimiento en si mismo se extinga. Sin obligarme a olvidar, sin obligarlo a él a estar con alguien que no quiere.



Mi principio es sencillo, quiero pensar que el amor que tengo es para dar, es un regalo que le hago llegar a través del aire y que, aunque no es evidente, me deja a mi misma contenta. Sé que te puedes preguntar como puedo estar contenta y feliz si él no me corresponde y la respuesta es que me hace feliz hacer algo productivo con mi amor.

Supongo que usualmente al amar esperamos que la otra persona también nos ame. Al amar esperamos que sea algo recíproco, y si bien debiese serlo en la mayoría de los casos, creo que este amor que no se preocupa de que lo amen y sólo de amar es la epítome de lo que significa mi sentimiento.



Querido señor, nos hemos encontrado en un momento equivocado de nuestras vidas y aunque no pretendo que volvamos a cruzar nuestro camino (camino de forma demasiado errática como para volver a pasar por aquí otra vez) quiero agradecer la lección que me ha enseñado: Que el amor en si mismo es algo para dar y que muchas veces nos centramos mucho en el recibir. Siempre pensamos en lo que obtendremos a cambio pero yo estoy pensando en que me he convertido en una persona más fuerte y que he aprendido a dar sin esperar nada.



He aprendido a ser parte de tus alegrías incluso si no he sido yo misma quien las ha causado y a mirar desde lejos, sin creer que es algo malo. Puede que al plantearte nuevamente la pregunta que viste al comienzo pienses “pero entonces ¿qué haré?” Yo creo que depende de ti, pero si me pides un consejo y estás dispuesta a aceptarlo, te diría que intentes seguir con tu vida sin reprimir nada de ti misma, sin cortar nada de lo que sientas. Deja las tijeras de lado y vive este sentimiento de principio a fin.

Nada es eterno, todo en la vida viene y va como las olas del mar, y mientras este amor está contigo, intenta vivirlo sin esperar nada a cambio dejando que te enseñe lo que tenga que mostrarte.

Yo sigo aquí, a veces extrañando algo que sé que no puedo tener. Pero sé que es mejor así.



0No comments yet