Check the new version here

Popular channels

Que hacias antes de que apareciera el internet ?






Hoy dedicamos eeste post a nuestra principal herramienta de trabajo, nuestra amiga y compañera diaria sin la que hoy nosotras no podríamos vivir. Y es que parece drástico pero es así, no sé para ustedes pero nosotras no podríamos pasar un día sin ella…

Y para recordar este gran descubrimiento para la humanidad como se merece, queremos dedicarle el post de hoy, siempre con un poco de humor, como a nosotras nos gusta y de chispa… recordando (si es que podéis) qué hacíamos antes de que existiera Internet, y que conste que de eso, aunque nos parezca una eternidad, no hace tanto… que aunque se empezó a gestar en los años 70 fue en el año 2000 cuando empezó a cobrar forma lo que ahora llamamos Internet. ¿Dónde estabas tú entonces? ¿Y antes? Nosotras allá por la Universidad, acabando la carrera y empezando a usar Internet estupefactas para chatear con gente de otras ciudades, en ese momento, esa era su utilidad para los comunes de los mortales… (Si tienes menos de 25 años seguramente no sabrás de qué estamos hablando y te sonará a chino mandarín pero de esto no hace tanto…).



¿Qué hacía la gente cuando no existía Internet?



Vamos a ver algunas de las cosas que nosotras recordamos y que la gente hacía antes de tener Internet en casa, en el ordenador, en la tablet, en el móvil…




Mandar postales.
Una muy buena costumbre que por desgracia se está perdiendo… Ir de viaje, elegir una postal, escribir algo y ponerle un sello era algo único, y la persona que la recibía deseosa de saber cómo nos iba en el viaje la guardaba como oro en paño. Eso sí, podían llegar o no, o llegar cuando el viajero ya había vuelto del viaje… No podías explayarte mucho porque el espacio para escribir era minúsculo pero tenía su encanto. Ahora: mandamos mensajes gratis por WhatsApp que se reciben instantáneamente, muy práctico sí pero ¿y la ilusión de recibir la postal que esperas?









Escribir cartas de amor.

¿quién no guarda en una cajita esas cartas que le mandaba su enamorado/a hace años? Eso los jóvenes de ahora no lo entienden, se ha perdido el romanticismo de expresar en una carta de tu puño y letra tus sentimientos más íntimos… Ahora: mandas por Whatsapp un “Me gustas ¿quedamos esta noche?” y eso es todo… Seguro que es más práctico pero menos especial ¿no os parece?







Buscar cabinas de teléfono y esperar para llamar a tu madre, tu novio/a…
oSí, antes, si querías contactar con alguien pues buscabas por la calle una cabina de teléfono, sacabas todas las monedas de la cartera y llamabas, esperando que estuvieran en casa y lo cogieran. Por no hablar de llamar en una cabina en hora punta, que si querías hablar con tu novio/a y había cola, a esperar a que el de dentro no tardara mucho en terminar su llamada… ¡Las horas que nos habremos pasado nosotras esperando para llamar y haciendo cola en una cabina! Ahora: todo es mucho más sencillo y rápido, de nuevo el WhatsApp nos conecta con quien queramos, por no hablar de las llamadas gratis a través de la red con Skype ¡todo un descubrimiento que cada día une a familias que no pueden verse a menudo y les da la posibilidad de verse y de hablarse! Menos tocar…






Hacer fotos con cuentagotas.
Antes las cámaras no eran digitales, tenían carretes de un número limitado de fotos que costaban una pasta y que había que racionar al máximo… Por eso, tenías que elegir muy bien qué foto ibas a hacer y hacerla con mucho cuidado, porque tampoco podías ver el resultado ni saber si había quedado bien o mal para repetirla… tenías que disparar y confiar en tu buen ojo… Ahora: No sólo disparamos fotos como si no hubiera un mañana… también lo hacemos de forma indiscriminada y, a veces, absurda, fotografiamos todo… Además podemos verlas al momento en la cámara o el móvil y quedan almacenadas en la tarjeta, donde caben cientos de imágenes que luego colgamos en Internet, por supuesto. Instagram por ejemplo y otras Apps nos dan tantas opciones de retoque que aunque la foto sea una patata parecerá hecha por todo un profesional…












Pasar horas y horas en la biblioteca. ¡Madre mía!.
La de horas que habremos pasado en una biblioteca buscando información para un trabajo o documentación de algún tipo ¿y dónde buscabas si no? Ese era el sitio donde podías encontrar lo que buscabas (o no…), eso sí, siempre después de pasar allí horas y horas rebuscando entre libros y más libros, leyendo y ¡escribiendo! porque claro, no podías hacer “copiar y pegar”, si encontrabas lo que buscabas tenías que transcribirlo en tus apuntes, hacer cientos de fotocopias para llevarte a casa o memorizarlo… Ahora: sencillamente entras en Google, tecleas aquello que buscas o de lo que quieres informarte, seleccionas lo que más te convenza y… ¡a cortar y pegar! En tan sólo unos minutos puedes tener toda la información que necesitas. Eso sí, los trabajos universitarios ya no serán lo mismo seguro ¿y lo bien que lo pasábamos en grupo mientras recopilábamos toda esa información? ¿y lo divertido que era ponerla en común? Eso se ha perdido para siempre nos tememos…




Esta biblioteca es de Barranco,Lima,Perú




Reservar un viaje en una agencia de viajes.

Si te querías ir de viaje, reservar un vuelo o un hotel, pues te recorrías todas las agencias de la ciudad buscando el mejor viaje al mejor precio antes de decidirte por uno. Tardabas días en reservar un avión o un hotel y era toda una aventura. También tenías que ponerle imaginación y fe, porque la de la agencia te lo enseñaba todo en folletos con una foto en la que a penas veías nada y te tenías que fiar de su opinión respecto al hotel, por ejemplo, sabiendo que ¡no había estado nunca allí! Ahora: Hacemos cualquier reserva de lo que sea al instante desde la tablet, ordenador o móvil en cualquier agencia online o en la web del hotel o compañía aérea directamente. Y lo comparamos además con otras opciones en segundos, vemos opiniones de los viajeros, todas las fotos del hotel…. 







Preguntar a personas cuando nos perdíamos y tardar horas en encontrar el sitio.
¿No te lo crees? Antes cuando ibas de viaje y te perdías, parabas el coche, bajabas la ventanilla y preguntabas a la primera persona que pasaba por allí. Tardabas más en llegar a los sitios ¿pero y lo divertido que era? Conocías gente y también la zona, porque te pasabas horas dando vueltas antes de encontrar por fin tu destino, y eso tenái su encanto, íbamos sin prisa, sin presión ¡estábamos de vacaciones! Ahora: Simplemente con poner la dirección en el GPS del coche o en el Google Maps de la tablet o móvil, llegamos sin pérdida al sitio buscado y en un tiempo récord. Eso sí, no sabemos por dónde vamos, no conocemos los sitios realmente, y no nos fijamos en nada, volveremos el año que viene y tendremos que volver a poner la dirección en el GPS porque no sabemos ir…







Hacer album de fotos.
Pegabas las fotos que revelabas con mucho mimo en un álbum de fotos que guardabas en la estantería y que nunca vería nadie más que tú… (a no ser que fuera el de la boda…). Ahora: Hacemos fotos sin parar con nuestros móviles y las tenemos ahí siempre almacenadas para verlas y enseñarlas cuando queramos, en cualquier momento o situación… “Mira mi chiquillo qué guapo está y cómo ha crecido”.




aún conservo unos de estos




Tener agenda de teléfonos y sabértelos todos de memoria. Sí,
una libretilla donde apuntabas a mano los números de teléfono de todos tus amigos y familiares. Y no sólo eso, eras capaz de memorizarlos y saberte todos sólo con pensar unos segundos. Ahora: usas la agenda de tu móvil, llamas por Skype y no te sabes ni un sólo número, como mucho el tuyo y el 112…









No desesperar por esperar a alguien.
 Antes no pasaba nada por esperar un poco a alguien que llegaba tarde… ¿con qué te distraías? ¿cómo pasabas el rato? Observabas a tu alrededor, escuchabas conversaciones ajenas, entablabas alguna propia con con otros… ¡Sí, con personas! Ahora: Usas el móvil como recurso para pasar el rato y hacerte el interesante, miras algo por internet, trasteas por Google, ves fotos, usas como loco el WhatsApp… Sí, pasamos mejor el rato pero a veces parecemos locos autómatas incapaces de relacionarnos con personas…





Recopilar CDs, cintas VHS,
 cintas de cassete, documentación, papeles… en tus estanterías. Todo ese material que ya no sabías dónde guardar y que acababa cogiendo polvo en tu estantería porque no había discos duros ni USBs ni nada parecido… ¡lo mejor! coger un boli Bic y rebobinar la cinta a mano jajajaja ¡eso no tenía precio! Ahora: Puedes almacenar todo eso directamente en la Nube, en el espacio virtual que Internet tiene para todos y que se está volviendo ya indispensable…






No agobiarse si alguien no respondía a tu llamada.
antes llamabas a alguien y no te agobiabas si no respondía, simplemente pensabas “No estará ahora en casa, luego le vuelvo a llamar” y punto. Sin darle más vueltas al asunto. Ahora: si alguien no te coge sabes que ha visto la llamada perdida por lo menos y que tiene que devolverte la llamada, si no, le mandas un Whatsapp y si aún así sigue sin contestar… entonces ya entras en cólera y empiezas a desesperar… ¿por qué me ignora? Si ha tenido que ver la llamada perdida, si tiene doble checking en el mensaje de WhatsApp, eso es que lo ha leído… ¿¡y entonces por qué no contesta?! 




No poder ver pelis en otro momento.No poder ver pelis en otro momento.
  Antes, o la veías o te la perdías. Tenías que estar como un clavo frente a la tele antes de que empezara la serie porque si no… capítulo perdido para siempre. Eso sí, luego podías preguntar a tus amigos de qué había ido, te hacían un resumen y comentábais lo mejor… Ahora: si no viste tu serie favorita ayer porque te quedaste dormido… ¡no pasa nada! la tienes al momento en Internet, en la web de la cadena de TV o en alguna de las personas que la cuelgan en la red. Sólo tienes que sacar tiempo para verla y ponerte al día.









Usar el diccionario para buscar una palabra o traducir algo a otro idioma.
 Sí, como lo oyes, buscar un pequeño libro que contiene esa sabiduría y que se llama diccionario, Larousse, Collins, el que sea y perder tiempo hasta encontrar la palabra. Por la A… An…. Y, por supuesto llevarlo en la mochila en todos tus viajes si era de idiomas ¡cómo pesaban los dichosos diccionarios en la mochila!. Ahora: simplemente buscas en Google esa palabra y la tienes en segundos del derecho, del revés, en inglés, en chino o en coreano.






Escribir en el diario personal todo.
Tu diario era tu objeto más preciado, que no le dejabas ver a nadie y donde escribías lo que te pasaba y escondías al momento para que nadie pudiera acceder a tus más privados secretos y confesiones. Ahora: montas un blog y cada día cuentas algo de tí, de tu vida… esperando que lo lea cuanta más gente mejor, y que lo compartan claro, y que toda tu vida se despliegue por la red para que todos se enteren de lo que haces en cada momento.








Irte a dormir pronto porque no había nada interesante que hacer…
Antes al menos se ganaba en salud y en horas de sueño porque si no había nada interesante en la tele, pues ibas a la cama a leer un rato, hablabas con tu pareja o sencillamente te ibas a la cama a dormir. Ahora: sólo necesitas un ordenador, tablet o móvil con acceso a internet para poderte pasar horas y la noche entera si es necesario mirando cosas, viendo series, trasteando,  leyendo las noticias…







Preguntar a mamá o a la abuela una receta o un remedio casero.
¡Qué buena era su sabiduría! Les preguntábamos todo, recetas de concina, remedios caseros para cualquier cosa… ¡y ellas encantadas de ayudarnos! Ahora: sólo con poner en Google la palabra adecuada tenemos miles, cientos de miles de respuestas a nuestras preguntas de gente extraña, experta o no en eso, abuelas y madres de otros que nos dan la respuesta en un tiempo récord… Pobres nuestras mamis y abuelas… ¡con lo que les gusta sentirse útiles y transmitir su conocimiento!



Y para terminar, te dejo un divertido vídeo sobre qué nos pasa a las personas hoy en día cuando nos quedamos sin Internet, aunque sólo sea un día… (y es que un día sin Internet es una eternidad… ¿o no?).





link: https://www.youtube.com/watch?v=MhaGj4HAFUo

[/align]




No olvides dejar tu opinion

0
0
0
0No comments yet