Check the new version here

Popular channels

[Reflexión] Crítica a los boliches/discotecas (Propio)




Buen día, buenas tardes y buenas noches a todos. En esta ocasión voy a publicar por primera vez en Taringa una reflexión que escribí a principios de este año en Facebook sobre los boliches en la actualidad. La crítica está escrita tal cual la publiqué en FB, no le modifiqué nada, y la idea de publicarla en Taringa es para dar a conocer mi opinión sobre el tema y para ver qué genera en este ámbito más abierto. El post contendrá imágenes que son de caracter ilustrativo, para no hacer tan denso el post.
Los comentarios estarán abiertos para todos, pero cualquiera que haga spam, moleste, o critique otra cosa que no sea el mero contenido del post será eliminado sin previo aviso.
Sin más preámbulos, empecemos...


"Crítica a los boliches y discotecas en la actualidad"


Con las siguientes palabras intentaré exponer mi opinión sobre los boliches y discotecas y sobre cómo impactan negativamente en la sociedad pero, por sobre todo, en la juventud. A lo largo del tiempo ha ido variando la noción de boliche. Mientras que hace veinte o treinta años uno se podía encontrar bailando lentos, o temas de los inicios del Rock and Roll (cuando era totalmente bailable), además de que era la única forma de entablar relaciones puesto que no se contaba con la tecnología que tenemos hoy en día y de la que abusamos en muchos casos, en la actualidad la situación es distinta y, a mi parecer, se ha degradado. Si uno busca la definición de “discoteca” (sé que la gente bolichera nunca hizo eso ni tiene por qué haberlo hecho) dirá que es un “local público para escuchar música grabada, bailar y consumir bebidas”. Obviamente que no tenés que hacer uso de todas sus funciones para que se considere discoteca, sino que el lugar te ofrece todas esas posibilidades. Retomando el tema, una cosa es ir al lugar a pasarla bien con amigos, a divertirse, a bailar, y si bien en el presente hay gente que lo hace, no es la mayoría. Es decir, no es que no vayan a divertirse (después de todo, si fuese aburrido no irían, como es mi caso), el problema radica en la forma en que se gesta la diversión. Actualmente para la adolescencia, diversión es, lamentablemente, sinónimo de sexo y descontrol, cosa que antes no pasaba, y si sucedía, no era evidente. ¿Por qué creen que hay personas que dicen que el amor no existe más, que se extinguió? ¿Por qué creen que mucha gente se queda con la mente en blanco al preguntarles qué es hoy el amor? Porque hoy por hoy el amor no tiene importancia, estamos viviendo en una sociedad donde lo que se rescata es lo superficial. Es por eso también que las relaciones son tan poco duraderas. Uno va al boliche sabiendo que entre tanta excitación algo va a encontrar, y lo va a “agarrar” para dejarlo una semana después. La gente es descartable, desechable, no se toman en serio las relaciones amorosas sino que se piensa constantemente en las relaciones sexuales. Por algo será que cada vez es más común encontrar chicas jóvenes que ya son madres. La rebeldía que siempre existió en los adolescentes, hoy en día se ve potenciada, y ni la familia, ni la escuela, ni el Estado parecen darse cuenta de ello o, al menos, no hacen nada para cambiar la situación. Además, comparando con la época en que nuestros padres eran jóvenes, actualmente es mucho más fácil estar en contacto con gente, ya sea mediante las redes sociales, como muchas otras alternativas que antes no se tenían. Y es por eso que creo, antes se daba mucho más valor a la pareja con la que lograbas bailar un lento.



Volviendo al tema del amor, aún no se extinguió, ni se va a extinguir completamente, sólo desaparece ante nuestros ojos. La mejor forma de traerlo al mundo es dejar de darle importancia a lo estético (ya expliqué en un ensayo que escribí para Filosofía que la belleza es demasiado subjetiva para tomársela en serio), y sobre todo a la necesidad de reproducirse. Está perfecto que busquen pareja, pero que esa pareja que buscan sea alguien que los haga reír, que los haga verdaderamente felices más allá de su cuerpo, porque si agarran a una mujer “sexualmente apetecible” mientras ustedes desbordan por doquier de lujuria, de apetito sexual, lo más probable es que tengan relaciones una, dos o tres veces y después les parezca la mujer más aburrida, que no les llena interiormente, y que sólo sirve para satisfacer su lascivia. Por cierto, del 100% de nuestra vida, el sexo ocupa sólo un 5% (o menos quizá), y sirve sólo para propagar la especie humana. Hago hincapié en esto para que no se le de tanta relevancia a “ponerla”, sino a vivir, y vivir bien, porque si tenés sexo y no vivís bien, por más que te sientas más macho (o hembra) por haber sentido al sexo opuesto bien de cerca, vas a ser un desgraciado toda tu vida.



Ya habiendo expresado el asunto del amor, veamos ahora el mayor responsable de haber cambiado el sentido de una discoteca, entre otras cosas; la música. Temas románticos, como así música más movida que aún se siguen escuchando más de dos décadas después, han sido la elección bolichera por excelencia. Los temas que en aquellos días se escuchaban, no sólo era música novedosa puesto que no había Internet ni radios FM para escuchar en todo momento, sino que eran temas compuestos desde adentro, y es por eso que hoy en día no es de extrañar que suene alguno por la radio. Sin embargo, la música por excelencia en la actualidad, y si bien no en todas las discotecas pasan lo mismo, es la cumbia y el reggaetón. Creo que es culpa de ello que se haya visto tan perjudicada tanto la calidad musical como la cultura en sí. Para empezar a desmenuzar el tema y no hablar , podemos mencionar lo poco que dura una canción, en el sentido que no perduran en el tiempo mucho más que dos años. Eso lo hace perder mucho valor. Hoy podés escuchar un tema de Queen con la misma pasión con que lo escucharon quienes vieron nacer a la banda, mientras que si escuchas uno de los primeros temas de Daddy Yanqui, Wisin y Yandel o Chapa-C, probablemente te den ganas de darle uso a la horca que te regalaron en tu cumpleaños número 10. Eso ocurre porque, al igual que todas las parejas que tuviste, son desechables. No son temas musicalmente compuestos para que duren en el tiempo, ni siquiera tienen por qué gustarte (la radio se ocupa de hacer que te guste pasándolo diez veces por día), sólo están compuestas, al igual que la música electrónica que me olvidaba de mencionar, para generar descontrol, el resto sencillamente no importa. ¿Te gusta el nuevo tema? ¿Sí? Perfecto. ¿No te gusta? No te preocupes, te vamos a llenar la cabeza hasta que bailes por sí sólo, ¿Genera descontrol, tiene algún mensaje sexual explícito o implícito? Perfecto, el tema cumple con todas las condiciones, y va a durar hasta que salga otro tema, para que no te aburras y tengas variedad. Esa, por más irónica y cruel que suene, es la idea de la música bolichera y comercial en general de nuestros tiempos. Sirve para generar todo el descontrol que sea posible, y para hacer un mundo ordenado y sin caos, no es una buena opción.



Otra cosa a la que voy a hacer mención es el tema sexual que nombré al principio, comparado con la música que, aunque ustedes no lo crean, es el principal responsable de ésta alteración social (por algo será que se prohibió su escucha en algunos países centroamericanos) ¿Alguna vez alguno vio un video o escuchó un tema de reggaetón en la que no aparezca una mujer o en la que no se hable de sexo? La respuesta es que, si bien existen excepciones, son pocas y perjudican en otro sentido que detallaré más adelante, pero el 98% aproximadamente de los temas incentivan al sexo, al amor descartable y superficial, y una belleza subjetiva. Es por eso que adjudico la responsabilidad de cómo está la sociedad, a esta música. Con sólo ver un video y escuchar la letra te darás cuenta de lo que estoy diciendo, siempre y cuando mantengas una posición objetiva frente al tema. Otra cosa en que ha perjudicado además de todo lo mencionado, es en denigrar a la mujer y aparentar riqueza. El tema de denigrar a la mujer está íntimamente relacionado con lo abordado hace un momento. Se tiene a la mujer como un objeto estúpido, que no piensa, que sólo se deja llevar por instintos sexuales, que le da más importancia a tener tetas grandes, un culo formado y ser delgada, que a tener una vida digna y, sobre todo, y como dirían los españoles, sólo sirve para “follar”. Todos sabemos hoy en día que la mujer está en igualdad de condiciones y es tan estúpida, no pensante e instintiva que un hombre, por ende, rebajar a la mujer y llevar siglos de avances en derechos para atrás por una moda me parece una actitud sumamente inútil y despreciable.



Por otro lado mencioné que se aparenta la riqueza. Un cantante de reggaetón que no lleve cadenas, anillos, gorras, anteojos y ropa de marca, como así también un auto deportivo, una mansión y muchas mujeres, no es considerado reggaetonero ni parte de la movida, o al menos no conozco alguno de los que están hoy en día en la cumbre, que no aparente ser millonario. Y es que además se le da importancia al dinero, demasiada importancia. Si no tenés dinero, al menos comprate ropa que aparente ser de marca aunque no lo sea, y llenate de joyas aunque sea bijouterie, porque lo importante es aparentar. “Las apariencias, engañan”, dice la frase, y no sólo engañan, también pueden traicionar. Yo recomiendo “Muéstrate como eres, y que el resto te importe un bledo, todo lo que quieres llegará cuando tenga que llegar. Persevera y triunfarás, nada es imposible si te lo propones”.



Hasta ahora logramos desmenuzar el reggaetón, no hay mucho más para decir al respecto. Sobre la cumbia y la música electrónica, si bien dijimos algo, tenemos para aportar que la cumbia (cuando hablo de cumbia hago referencia a la cumbia villera; tocar este tema es complicado porque es un género musicalmente extenso y mucho más antiguo que el reggaetón y la electrónica) es tan denigrante o más que el reggaetón, puesto que es la música de la villa y los sectores marginados, y no es por subestimar, pero no podemos esperar grandes composiciones enriquecedoras de los estratos más bajos de la sociedad. Personalmente creo que no sólo la cumbia tendría que dejar de existir, sino también las villas, la pobreza y la miseria. Con respecto a la electrónica, es la música cuya finalidad de descontrolar está mucho más explícita, mucho más a la vista. Un tema de música electrónica no es para bailar, es para descontrolarse. No hay un tipo de baile que sea “electrónico”, sino que su danza es el descontrol. Hay que aclarar que existen estilos como el Break Dance que se baila con música electrónica, pero no es la misma que se escuchan en los boliches (la música electrónica también es un género musical amplio, y dispone de varios subgéneros).



Hasta acá llegamos con el tema de la música, pero no hemos terminado aún. Me gustaría enfocarme ahora el tema de la minoría de edad. Sabemos que a lo largo del tiempo se ha cambiado la permisibilidad de ingreso de los 21 a los 18 años y que existen las conocidas “Matinée” para jóvenes desde los 16 años. En mi opinión, dejar entrar a partir de los 18 fue un error, pero no tan grave como haber creado la matinée, donde se filtran, debido al escaso control, menores de hasta 13 años. También en dicho lugar se jactan de no vender alcohol, pero todos sabemos que han cerrado locales por venderles a menores, y quién sabe cuántos más hay que no hayan sido debidamente controlados. Lo peor de generar descontrol, es generarlo a partir de los 13 años. Con descontrol hago referencia, no sólo al descontrol en sí, sino al hecho de beber alcohol y promover el sexo. Hoy en día, todo chico de 13 en adelante sabe perfectamente lo que es tener relaciones sexuales, cuando hace veinte años, los chicos de 13 miraban dibujos animados y mantenían su inocencia, propia de la niñez. Es por eso que veo mal, no sólo que se amplíe la permisibilidad, sino que se creen matinées o como quieran llamarlo, que lo único que hacen es perjudicar a la sociedad. Hoy en día hay miles de formas de encontrar diversión y entretenimiento, sin necesidad de caer en la trampa de la matinée. Otro punto que veo mal pero que no voy a hacer tan extenso es el alcohol. Si un mayor de edad toma alcohol, no hay grandes inconvenientes siempre y cuando sepa lo que toma y la cantidad que consume. El problema es que los jóvenes de quince años (por no decir menos) en adelante, hoy por hoy ya probaron gran variedad de bebidas alcohólicas. Por lo general es en los famosos cumpleaños de quince donde dan el primer paso, que puede terminar en decadencia. Incluso se hacen las famosas “previas” donde la ingesta alcohólica suele ser alta, para luego ir al boliche y seguir consumiendo irresponsablemente. A lo que voy yo es ¿Para qué consumir tanto alcohol? Porque reitero, el problema no es que se tome alcohol, el problema es la cantidad, la importancia que se le da, los pocos cuidados, la falta de conciencia y en algunos casos la minoría de edad. Cuando yo hice esa pregunta, hubo gente que me respondió “Porque así es más divertido”, ¿En serio? ¿Realmente es divertido no tener noción de lo que hacés, de dónde estás? También me han dicho “Así te animás a más cosas”. Permítanme decir que por tomar alcohol no sos más macho o más hembra que el sobrio, sino más ignorante e inseguro, y pero aún, pones en riesgo tu vida y hasta la de los demás. Pero entonces, ¿Cuál es el motivo por el que se consume alcohol? Lo mismo que vengo repitiendo hasta acá, el descontrol.



Yo supongo que a esta altura deben tener bien en claro cuál es la intención de ir a un boliche o una discoteca hoy en día; descontrol. Y es ese desbarajuste que, en numerosas ocasiones, termina con una balacera en la puerta y la policía haciendo su trabajo. Lamentable, por cierto, pero real. Como tema para concluir voy a tomar la estética y el sexo (que van de la mano) pero desde la perspectiva del boliche como institución y no desde el punto de vista de la música, como hablé anteriormente. En nombre de mi experiencia no puedo hablar, porque he ido a boliches contadas veces (no más de tres), pero sí hablo en nombre de lo que veo, de mi razón, y lo que me han contado o he escuchado. Por ejemplo, un día me enteré que en determinados boliches (aunque el resto no creo que sean muy distintos porque la finalidad es la misma) hay un fotógrafo que toma todas las fotos que les fuera posible, pero que luego son seleccionadas por el dueño del lugar y retocadas, para que quede el concepto de que allí se acepta sólo gente “linda”. ¿Por qué te pensas que nunca viste una chica con sobrepeso en una de esas fotos? ¿O una que no es estéticamente agraciada? Si, correcto, porque se promueve la belleza, y ésta a su vez estimula el sexo. ¿Sexo? ¿Dije sexo? ¿No hablamos de eso ya? Sí, pero es todo un círculo vicioso. Calzas ajustadas, pantalones rotos, remeras que dejan ver el ombligo o que tienen alguna transparencia, y, sobre todo, kilos de maquillaje y un buen peinado despeinado son elecciones que hacen las mujeres para incentivar el apetito sexual masculino. Ya no se va al boliche vestido “normal” (cuanto más sugestivo, mejor), para conocer a alguien que crea en el amor, hoy se va a “tranzar” y a “chapar” (sinceramente no sé quién fue el primate que creó esos términos), pero primero te la “chamuyas”. Para los que no saben, “chamuyar” es hacerse el groso, el machote, decirle cosas lindas a la chica aunque sean mentira e ir llevándola de a poco, insinuando, a que sea tu pareja, aunque recién la estés conociendo y no sepas lo malhumorada que es. Básicamente hasta acá se me terminó todo lo que tenía para criticar. Espero haber sido claro y conciso. Creo no haberme olvidado ni salteado nada, pero en caso de que haya sucedido, lo aclararé en otro momento. Para los que digan que sin ir a un boliche no se puede hablar de él, y mucho menos criticarlo, déjenme decirles que, si bien de la ciudad no conozco por dentro ningún boliche, tampoco necesito conocerlo para saber lo que es, lo que pasa adentro, ni para hablar del tema. Después de todo Aristóteles nunca vio el alma, y sin embargo escribió sobre ella, ni Kant vio a Dios, y así y todo echó por tierra todas las teorías de su existencia que se conocían hasta el momento. Yo no me comparo, sólo muestro la libertad que tengo de hacer las críticas que me resulten pertinentes. Muchas gracias.


0No comments yet
      GIF
      New