Check the new version here

Popular channels

[Reflexión] Feliz cumpleaños...¿a mí?

El siguiente texto es extraído de mi Blog, 2homosapiens.blogspot.com






Empezaré por decir que no celebro ni mi propio cumpleaños. Creer que por un día somos especiales porque "nacimos", como si eso constituyera semejante milagro. Pues bien, yo mismo soy un "milagro médico". En el hospital, a media noche del 5 de febrero del 92, uno de los dos estaba a punto de morir: mi madre o yo. Ambos vivimos y finalmente yo vine a este maravilloso mundo habitado por animales que se arrastran, vuelan, nadan, hacen la guerra, roban, matan, mienten, etcétera.

Así que el 5 de febrero debería ser el día del partero que realizó la proeza médica, pero no: es para mí.

Lo realmente chistoso de esto es que lo felicitan a uno por el logro natural de "haber vivido durante el tiempo en el que la tierra completa una vuelta más al sol" No pues, que mérito. También celebran que uno está más viejo (con lo que a algunas personas les encanta recordarlo) o se alegran los adolescentes cuando por fin pueden sacar su cédula (que sigan celebrando en las oficinas mientras tramitan también la libreta militar)



Ahora, sé que a mucha gente le cuesta y luchan por mantenerse vivos, sobretodo para dar un respiro más en una cama de un hospital, hasta ese punto es muy válido celebrar un cumpleaños y lo respeto profundamente: Han luchado por algo, al contrario de quienes esperan el día señalado para recibir regalos y atenciones de hasta el más desconocido por algo que hicieron sin mayor esfuerzo: "vivir". Por otra parte, cuando cada segundo es una agonía por culpa de una enfermedad, ¿se puede celebrar? Eso es a criterio de cada quien.

Para algunos celebrar un cumpleaños es quitar al sol y ponerse a en el centro del sistema solar. Pues yo propongo que a los niños se les enseñe que en su "día especial" aprendan a dar mucho más de lo que pretenden recibir, a los jóvenes a ser más tolerantes y a los adultos a examinar si en su vida están haciendo lo que realmente les gusta o al menos están disfrutando de lo poco que se puede en medio de una realidad absurda.




De modo, pues, que mis allegados nunca esperan una felicitación grandilocuente y efusiva por mi parte. Muchos pensarán que soy egoísta o arrogante, más no es eso. No sería sensato dar una felicitación que no me nace, creo que no será bienvenida por la persona. Todos esperan afecto sincero, en un día que se cree especial.

Para aquellos que estén pensando en mi aversión al cumpleaños como efecto de algún desengaño en la infancia, advierto con claridad que conocí las piñatas, los pasteles, los regalos, las fiestas. Pero sabrán que desde esa época ya sentía malestar por recibir atenciones sin sentido, por asistir a eventos singulares que no eran de mi agrado, más esto constituye otra historia; la que ayudaría a moldear al que ahora escribe estas palabras.

En fin, aportando algo positivo, puede que un día así sirva para recordar a los que ya no están con nosotros. Como las grandes figuras o los familiares. Pero no necesariamente a través de una fecha. Una gran memoria no resucita tanto con homenajes; búsquese la práctica del legado que han dejado, las enseñanzas que le enaltecieron y honrarlo de sobremanera: compartiendo sus dichos, practicando sus hechos.





http://2homosapiens.blogspot.com/search?updated-max=2014-09-23T13:34:00-07:00&max-results=4
0
0
0
1
0No comments yet