Check the new version here

Popular channels

Reflexiones de un sábado

¿Qué es la muerte? Tales seis letras juntas provocan escalofríos y pavor, en demasía. Aun así, es innegable el hecho de que nuestro entorno está totalmente condicionado por la misma. ¿Cuál sería el propósito de algo si éste no tuviera un fin? ¿Cómo existiría el comienzo si no tiene un punto en el cual terminar? La palabra muerte está envuelta por un extenso manto que contiene ¿vacío? ¿Oscuridad?, incontable es todo que la envuelve, puesto que está conformada por todo, a pesar de ser nada. Para poder definir a la muerte, tenemos que definir a su predecesora; la vida. ¿Qué es la vida? ¿Qué es la realidad? Todo lo que consideramos real es una ilusión, pasajero, ¡ni siquiera existe! Lo que vemos no es más que el producto de las acciones de un mecanismo defensivo, una alucinación, que nos hacemos creer para no chocar contra el frío y duro cristal de que estamos dentro de un vacío. Al caminar, si miramos detalladamente, podemos notar que todo está siempre quieto, en su lugar, lo único que avanza somos nosotros. ¿Y quién nos asegura que no somos una ilusión también? Aquello que es real, perdura, trasciende barreras, lo ilusorio vive en un determinado espacio-tiempo y luego llega a su fin, que es su comienzo, ¿y dónde comenzó aquello? En la nada. Son nuestras nadas, las que nos ayudan a crear ilusiones, fusionamos nadas hasta dar con una nada muy disgustante que no podemos reconocer pues está encubierta: la realidad. Es por ello mismo que duele tanto, de manera inconsciente el ser sabe que está viviendo una mentira, pero ¿qué es lo insidioso, la acción o la determinación?
Hay dos tipos de ilusiones; la ilusión abstracta y la ilusión concreta. La ilusión abstracta, está condicionada por nuestra percepción, comúnmente se oye la frase “No vemos la realidad como es, sino como somos” y es correctamente aplicable. Ésta clase de ilusión, se origina a través de la influencia ejercida por un individuo sobre otro y, a su vez, acaparando piezas de la ilusión concreta; por tales motivos, podemos afirmar que ambas ilusiones están muy ligadas, ya que una desempeña una fuerza por la otra. Lo que el individuo siente y percibe de la ilusión concreta, contribuye a formar su ilusión abstracta –en ocasiones predominante por sobre la otra- y esto provoca un cambio en su percepción, puesto que ahora la ilusión concreta ya deja de ser un algo aparte y pasa a deformarse para ser una fusión homogénea de sí misma con la ilusión abstracta. Por otra parte, la ilusión concreta posee características colectivas, parte de, nuevamente, la influencia ejercida por un individuo sobre otro. Todo es nada, si un ente no soporta tal nada, es el momento en el que su ilusión abstracta comienza a formarse para luego dar lugar a una ilusión concreta, puesto que necesita transmitir al Otro la razón de convivencia en un espacio ilusorio al cual llamarían realidad. Es decir, nuestro medio es el resultado de años de ilusiones abstractas que colisionaron entre sí para dar lugar a una ilusión concreta que es tangente y colectiva, a su vez que es individual. Las ilusiones concretas, de manera redundante, comparten características debido a la influencia de los individuos, aun así, todas están conjuntas a ilusiones abstractas particulares y coexisten paralelamente.
Muerte es sinónimo de verdad, de descubrimiento. Ocurre cuando las ilusiones abstractas y concretas no pueden seguir aviniéndose y, al ser una dependiente de la otra, no pueden dejar de existir de manera separada, por lo cual ambas se comprimen hasta perder forma y regresar a su lugar de origen. El individuo, la ilusión abstracta y la ilusión concreta forman un nudo borromeo, es decir, ninguno de los mencionados puede existir conscientemente de manera particular. El dormir representa el quiebre de las ilusiones y, por tanto, la inconsciencia del individuo. Es un espacio en negro, vacío, en la quimera denominada Vida. Cada día, nosotros mismos forzamos quiebres en la relación ilusiones-ente, los cuales remendamos vagamente, mas éstos persisten. Los quiebres son contables, cada ser posee cierto número limitado y al agotarlos, no puede remendarlos nunca más. Dicho esto, ¿existe realmente la felicidad? De ser así, existe en la nada. Si no, ¿por qué constantemente, buscamos quebrar el equilibrio de ilusiones e individuo, lo cual nos llevaría al vacío exacto, donde nada es ni existe, al mismo tiempo que espera por surgir? Porque somos seres atormentados, en diferentes proporciones, y nuestras ilusiones abstractas-concretas nos ciegan al punto de que buscamos llenarnos con la nada, creyendo que ésta nada es en realidad un algo, pero negando inconscientemente, que de manera inevitable pertenecemos, somos y vamos hacia el vacío total, donde nuestra percepción es inexistente y la memoria es algo ficticio.
0
4
0
4Comments
Avispese

Ah.. ni ganas, no me pasas el link? Vos sabés donde está =P

0
Avispese

Después de leer tus posts de escritos, me parece realmente genial tu forma de escribir (en especial en este, que me hizo pensar mucho). Pero mas allá de esto no voy a profundizar opinando, ni para bien ni para mal, porque no me parece constructivo valorarlo basado en lo que pienso o creo yo, ya que vos tendrás tus inspiraciones e influencias y no las conozco. Seguí subiendo, quisiera leer mas.
Que pasa con la parte uno de este que no está? http://www.taringa.net/post/arte/18803111/Escrito-propio.html

0
shmowzow

¿Por qué los adolescentes piensan tantas estupideces?

0
dante937

PUES ESTOY IGUAL QUE TU LA VERDAD,BUEN POST AMIGA|||

0