Canales populares

Se agranda la familia: se estrena Fear The Walking Dead

Los zombies llegan a Los Angeles


Se avecina el spin-off de una de las series más exitosas de la actualidad. Situada en la costa oeste de Estados Unidos, la serie de AMC contará cómo llegó el apocalipsis, con nuevos personajes. Página/12 entrevistó en exclusiva a su showrunner, Dave Erickson.




Uno de los grandes atractivos de la aún inédita Fear The Walking Dead tiene que ver con una ruptura del género zombie. Generalmente el acabose ya está consumado y el espectador está obligado a subirse a esa montaña rusa de supervivencia, mordeduras y humanoides en estado de descomposición. Por mencionar dos casos, le pasó a Ana, recién salida de la cama, en El amanecer de los muertos (Zack Snyder; 2004) y a Jim de Exterminio (Danny Boyle; 2002) tras salir de un coma en un hospital abandonado. Idéntica situación atravesaba Rick Grimes, el héroe primigenio de la serie que dio origen a este otro producto que tiene su estreno confirmado para el segundo semestre de 2015 por AMC (casa matriz de la ficción que aquí emite FOX). En este caso se ahondará sobre el extraño virus que produjo el colapso humanitario. La acción se trasladará a Los Angeles presentando nuevos personajes (entre los que habrá uno interpretado por Rubén Blades) y nuevas líneas narrativas. Además del puntal de vivir el Día “Z”, sus creadores aseguran que el concepto es totalmente diferente, pero que buscaron respetar la identidad que caracterizaron las cinco temporadas de los otros caminantes. “Estos sujetos también tendrá que aprender a conformar un nuevo tipo de familia”, asegura su showrunner, Dave Erickson (quien viene de realizar otra serie de culto como Sons of Anarchy), en entrevista exclusiva de Página/12.

–¿Cuál es el mayor desafío al encarar Fear The Walking Dead?

–Lo charlamos con Robert Kirkman (N. del R: creador del comic y también productor televisivo). Cómo ser fieles a The Walking Dead generando algo nuevo. Creo que fue muy adecuado situarlo en una ciudad como Los Angeles, tan asentada y con su propia cosmogonía. Se va a poder apreciar su textura más urbana, queríamos explorar ese tejido. En ese sentido se siente diferente de la original. Creo que el mayor desafío fue el de encontrar ese equilibrio entre lo que el público ya conoce y hacer algo diferente. Sabemos lo que pretende la audiencia, tiene fans acérrimos, esperan cierto tipo de cosas. Diría que le damos ese sentido y luego vamos mucho más allá.

–Pero podría haber sido cualquier otra urbe, ¿por qué Los Angeles?

–Hay un montón de razones. Primero porque en la serie original vimos qué sucedió en las grandes ciudades, pero no vivimos realmente dentro de su naturaleza citadina, están de paso. La identidad de este programa tiene mucho que ver con eso. Y hay algo de California, la gente va a allí a recomenzar sus vidas, presenta muchas oportunidades de dejar todo atrás. Ya son supervivientes de antemano, lo cual es algo muy atractivo para lo que es la psicología de la serie. Trabajamos el imaginario de Los Angeles pero a partir de estos personajes.

–Usted produjo Sons of Anarchy: allí los inadaptados eran un grupo de motoqueros que formaban su propio tipo de familia. ¿Hay alguna vinculación con esta ficción? Aquí tenemos a zombies segregados y como amenaza, y los humanos que corren la misma suerte.

–Es un punto de vista interesante. El paralelo lo tenemos con “los walkers” y los híbridos de personas, los séquitos que se van formando casi como si fueran parte de un club. Hay algo muy interesante con “los walkers” como desclasados sociales.

–Se ha dicho que The Walking Dead es “una novela con zombies”, ¿está de acuerdo con esa idea?

–Para este programa, bastante. Hay una dinámica familiar muy fuerte. Nacés con una familia y lo que sucede aquí cambia todo. Es una épica llevada a elementos propios de cada día. Aquí, por ejemplo, tenemos a un tipo que en su lucha por sobrevivir pasa a ser parte de uno de estos grupos hechos a la fuerza, la ironía es que se encuentra con lo que dejó de su primer matrimonio.

–Usted se refirió a los fans acérrimos de The Walking Dead, ¿habrá arcos que converjan con la original, algún mensaje escondido?

–Lo discutimos muchísimo en la fase de los guiones y preproducción. Son programas paralelos pero hermanados. Obviamente está la diferencia de la cuestión geográfica a tener en cuenta. Seguramente en la segunda temporada habrá más conexiones, cuando las líneas de tiempo se acerquen entre las dos ficciones.

–¿Por qué cree que la gente sigue apegada a este género? ¿Qué es lo que sigue siendo atractivo de los zombies?

–Es un género que ha creado toda su especie. Robert Kirkman ha ayudado a fomentar este mundo y ciertamente vive allí dentro. Creo que tiene que ver con la ansiedad de estos tiempos. Los miedos que disparan la plaga de “los walkers” muestra una cara desesperada del ser humano. Las enfermedades, el clima, el camino, se vuelve a un terreno de acción muy primal porque sólo se trata de sobrevivir. En cierto modo es catártico. No hay marcha atrás. Alguien que hace dos días era tu vecino o tu papá ahora resulta que es un zombie. Eso te tiene que plantear alguna que otra pregunta.

–Ser originales pero aferrarse a cierto espíritu, ir hacia los días previos a lo que ya se vio... ¿Podría decirse que Fear The Walking Dead es como Better Call Saul pero con zombies?

–Va a ser un poquito diferente (carcajadas). Aquí hay ciertas reglas muy específicas que están marcadas por el comic. En Better Call Saul ya conocías a este tipo y todo tiene que ver con su psicología y los cambios de personalidad, conocer su lado oscuro. En este caso hay algo muy interesante acerca de la idea de familia que se hace en el medio de terreno devastado.
0No hay comentarios