Check the new version here

Popular channels

Se te olvidan las cosas? este es tu post

¿Por qué algunas experiencias comunes pueden entorpecer nuestras funciones cerebrales? Descubrilo acá.



Puertas


¿Alguna vez ha entrado a una habitación con un propósito en mente y de pronto ya no recuerda para qué? Resulta que las puertas en sí son la causa de esos extraños lapsus de memoria. Psicólogos de la Universidad de Notre Dame descubrieron que pasar por una puerta hace que se active un fenómeno psicológico llamado umbral de sucesos, el cual separa una serie de pensamientos y recuerdos de la siguiente. El cerebro archiva los pensamientos que tuvimos al encontrarnos dentro de una habitación, y prepara una página en blanco para el cuarto siguiente.



Espacios abiertos

Cuando atravesamos terrenos donde no hay puntos de referencia visibles, como el desierto, tendemos a caminar en círculos. Aunque juraríamos que nos movemos en línea recta, en realidad lo hacemos dentro de un circuito que se va cerrando gradualmente hasta alcanzar unos 20 metros de diámetro. Estudios realizados por el Instituto Max Planck de Cibernética Biológica, en Alemania, explican la razón: con cada paso que da un caminante, se produce una pequeña desviación en sus sistemas cerebrales de equilibrio (vestibular) y de conciencia corporal (propioceptivo). Estas desviaciones se van sumando y hacen que la persona camine en círculos cada vez más cerrados. Sin embargo, esto no sucede cuando podemos volver a calibrar nuestro sentido de orientación usando como referencia un edificio cercano o una montaña, por ejemplo.



Sonidos agudos


Si el molesto chirrido de un camión que se mueve en reversa le impide concentrarse, puede estar seguro de que la culpa del atolondramiento es una falla evolutiva. Los sonidos naturales se generan a partir de una transferencia de energía (por ejemplo, al golpetear un tambor con un palillo) y se disipan gradualmente. Nuestro sistema perceptivo ha evolucionado para usar esa disminución paulatina del sonido a fin de determinar qué lo produce y de dónde proviene. Los sonidos agudos, sin embargo, normalmente no cambian ni se van apagando poco a poco, así que nuestro cerebro tiene problemas para procesarlos.



Estos son los tipos de olvido más frecuentes:




Olvidos relacionados con la atención - Tu estilo de vida agitado te hace difícil concentrarte y muy fácil distraerte. La información que no se procesa ni se almacena correctamente desde que se recibe, es difícil de recordar o se recuerda incompleta. Otros factores que alteran tu atención e interfieren con tu memoria son la rutina constante (te puede producir despistes e inatención), las multitareas y que te interrumpan algo que haces automáticamente. Este tipo de olvidos se resuelve eliminando las distracciones, reduciendo las multitareas y enfocando la atención en la información que necesitas retener. No asumas que puedes recordar algo sin hacer un esfuerzo deliberado de recordarlo.

Olvidos relacionados con el tiempo - El tiempo afecta la retención y la calidad de ambas memorias de corto y de largo plazo. Olvidar algo que guardaste poco tiempo y no has vuelto a recordar es parte del proceso natural de eliminar información almacenada que no necesitamos. Cuando no quieras olvidar algo, trae a tu memoria la información, de vez en cuando.

Olvidos de futuras acciones - Es olvidar llevar a cabo una acción planificada como ir a una cita o tomar un medicamento. Las notas y los calendarios te ayudan a evitar este tipo de olvido.



Olvidos temporales - Se refiere a olvidar información familiar como palabras, nombres, títulos de libros, de películas o de canciones. Lo que te molesta es que después te acuerdas cuando no lo necesitas. Esto ocurre cuando las conexiones entre objetos o personas y sus nombres se debilitan por falta de uso. Te ayudaría repetir los nombres para fijarlos en tu mente.

Memorias inexactas -A veces no olvidamos por completo, pero no recordamos con exactitud porque los hechos de tiempo, gente, lugares o eventos se han distorsionado o están confusos en la memoria. Se debe a que memorias más recientes pueden interferir con memorias originales, o los prejuicios personales, las creencias o las reacciones emocionales pueden darle a las memorias unos matices diferentes. Se dice que a veces recordamos lo que "queremos" y como lo "queremos" recordar. Pueden ser mecanismos de defensa para protegernos. ¿Será por eso que cada quien cuenta distinta la misma historia?



a continuación una serie de ejercicios que ayudan a expandir sustancialmente las dentritas y la producción de neurotrofinas:




Intenta hacer una actividad diaria con los ojos cerrados, como. lavarte los dientes o vestirte.
Utiliza la mano no dominante para hacer actividades, como peinarte con la mano izquierda si eres derecho(a)
Lee en voz alta. Se activan distintos circuitos que los que usas para leer en silencio.
Modifica tu rutina. Haz cosas diferentes. Sal, conoce y conversa con personas de diferentes edades, trabajos e ideologías.
Cambia la ubicación de tus cosas, para forzar un nuevo aprendizaje.
Aprende una habilidad. Cualquier cosa que te gustaría probar.



Abramos la mente y probemos estos ejercicios tan sencillos que, de acuerdo a los estudios de Neurobiología del Duke University Medical Center, amplían nuestra memoria.



0No comments yet