Check the new version here

Popular channels

¿Ser felices o tener la razón? vos que preferis..



¿Nos gusta el rol de profeta del desastre para después regodearnos en nuestros macabros aciertos?



¿Te gusta anunciarle a las personas una inminente calamidad y después decirle: “¡te lo dije, te lo dije!”?





¿Haces de cada conversación con la otra persona sea un torneo verbal en el que nos dedicamos a desbaratar sus argumentos?





¿Defendes a capa y espada tu punto de vista sobre política, religión, nacionalidad o deportes cuando interactuamos con otras personas?




SI Todas estas preguntas le diste el "si", entonces dejame decirte que sos un pobre infeliz


No se trata de darle la razón al otro de manera automática, de bajar la cabeza ante la más mínima discrepancia, de ceder aquellas cosas que nos tocan por legítimo derecho: esa sería una neurosis tan devastadora como la anterior.

Se trata de concienciar que el afán de demostrar nuestra supuesta superioridad sobre los demás nos conduce de lleno al sistema de pensamiento del miedo y la separación; nos exilia del reino del Amor; nos aleja de la tan anhelada felicidad; nos hace preferir la guerra al Reino de los Cielos; nos hace sentir mayores o menores al indivisible Uno.

Desde el Amor, hacemos valer nuestros derechos sin vulnerar los del otro; iluminamos con nuestros puntos de vista al prójimo y nos dejamos iluminar por los suyos; enseñamos la Paz y –al mismo tiempo- aprendemos lo que es; sabemos que podemos “estar en lo cierto” y que el otro puede estar en desacuerdo con nosotros… ¡porque cada quien tiene derecho a develar su Verdad en el momento que le parezca adecuado! Nuestros argumentos sirven para extender la Realidad del Amor y no para dividirnos en contendores y contendientes.

En pocas palabras: preferimos ser felices a tener la razón… ¡aunque “estemos en lo cierto”!

Porque como dice mi entrañable amigo: “a lo que más temo es a tener la razón”.
[/size]
0
0
0
0
0No comments yet