Check the new version here

Popular channels

Sergio Berensztein: El kirchnerismo no va a llegar al 30 por

Sergio Berensztein: El kirchnerismo no va a llegar al 30 por ciento



El politólogo considera que los mejor posicionados, como Scioli o Randazzo, no son K. Interpreta que la suba de imagen de Cristina es estacional.
Sergio Berensztein. El consultor entiende que De la Sota puede aportarle al Frente Renovador de Massa (La Voz/Martín Baez).
Sergio Berensztein. El consultor entiende que De la Sota puede aportarle al Frente Renovador de Massa (La Voz/Martín Baez).




Sergio Berensztein es uno de los consultores escuchados en el mundo de la política a partir de algunos aciertos en pronósticos electorales. El politólogo traza un diagnóstico sobre el escenario de cara a 2015 y advierte: “Hay una simplificación del legado que dejará Cristina”.

–Hay encuestas que dicen que subió un poquito la imagen de Cristina.

–Eso, un poquito... Pero uno se puede hacer dos preguntas contrafácticas. ¿Subió un poquito la imagen por el default o por el pago del medio aguinaldo como ocurre siempre en julio? Le puedo mostrar que en julio, salvo en el efecto cepo, la imagen del presidente sube. Este año las paritarias se atrasaron un trimestre por lo que en julio hubo un doble efecto, aumento salarial y aguinaldo. El aguinaldo impacta mucho más en materia de imagen que la “malvinización”. Y le doy otro ejemplo difícil de medir: si Argentina se hubiera vuelto en la primera rueda del Mundial, como pasó con Italia e Inglaterra, ¿la Presidenta hubiera experimentado una recuperación de su imagen? En parte capitalizó el optimismo y nacionalismo de tener a toda la gente con la camiseta de Argentina puesta durante un mes. Ahora, ¿cuánto puede durar esa suba de imagen?

–Por lo pronto logra abroquelar al kirchnerismo.

–¿Cuánto es el kirchnerismo? Si fuera el 30 por ciento, cuando uno mira las encuestas hay datos complicados. El candidato mejor votado hoy del kirchnerismo, Scioli con 22 o 23 por ciento de voto. Pero Scioli no es un candidato muy K. ¿Si pusiera un K puro, digamos Uribarri, cuánto sacaría? ¿Dos, tres puntos? No se cómo va a ser el kirchnerismo para llegar al 30 por ciento. Si es Scioli, no es kirchnerismo; y si es Randazzo, tampoco.

–¿Y Kicillof candidato?

–¿Cuántos ministros de economía conoció usted que fueron buenos candidatos a presidente? Alsogaray, Cavallo, Lavagna y López Murphy, los tres salieron terceros. ¿Por qué Kicillof con una economía recesiva va a salir primero? Kicillof es ministro con menos dos puntos de crecimiento, inflación de 40, desempleo y crisis de la deuda.

–¿Lo ve a Martín Insaurralde en el frente de Sergio Massa?

–En el peronismo siempre todo fue posible. Massa tiene muchos dirigentes y ahora se trae al candidato kirchnerista más votado en las elecciones del año pasado. Es una muestra muy interesante de poder que expone las debilidades de Scioli que va a tener que crear otro candidato.

–Dicen que Macri crece un punto por mes. ¿Tiene chances de entrar a un balotaje?

–Él hizo un esfuerzo enorme en nacionalizar su liderazgo, con bastante éxito, pero eso no está apoyado en una estructura partidaria propia. Es una candidatura de candidato, no una candidatura de estructura.

–¿En una alianza con la UCR eso puede cambiar?

–Cambia. ¿Pero sin no hay alianza con el radicalismo quién le cuenta los votos? Así que cuidado con las encuestas porque pueden dar una visión tergiversada de la realidad electoral que no es igual que los sondeos de opinión pública. Si el PRO consiguiera esa estructura, ya demostró ser competitivo. Quedan seis meses para construir esto.

–¿Lo ve a De la Sota jugando un rol en la interna del peronismo no kirchnerista?

–Es un candidato importante, relevante, con condiciones de tener un rol a nivel nacional, en una conformación más bien plural. Lo veo más en el Frente Renovador, Córdoba es un 10 por ciento del electorado. Si De la Sota se asegura el 30 por ciento de los votos en Córdoba, son tres puntos a nivel nacional. Es mucho para jugar.

–¿Hay señales que puedan estimular a los empresarios

–No veo condiciones en reglas de juego y clima de negocios como para disparar un cambio. Me parece que hay una simplificación del legado que puede llegar a dejar Cristina y que yo lo veo muy complicado. Inflación, crisis energética, país aislado, la crisis de la deuda probablemente sin resolver, gasto público muy difícil de recortar y un gran problema con la inseguridad y el narcotráfico. ¿Va a cambiar el clima de negocios porque cambie la administración? No estoy seguro. ¿Va a ser un presidente experimentado o un novato? De los que se ve no hay ningún experimentado a ese nivel de dificultades.


0
0
0
0No comments yet