About Taringa!

Popular channels

Series apocalipticas




A mirar, que se acaba el mundo



Series apocalípticas
Mientras en la realidad se expande el Ebola, esta semana estrenaron dos ficciones sobre virus mortales e incontrolables. “The Last Ship” y “Helix” se suman a la decena que plantea el fin de la humanidad.



Una ambulancia baja de un avión y, fuertemente custodiada, llega a un hospital de Atlanta donde personal con trajes blancos presurizados y escafandras acompañan a un enfermo protegido hasta un pabellón aislado. Podría ser la escena de alguna ficción apocalíptica de las que pueblan la televisión de verano en los Estados Unidos, pero no lo es. Justo cuando las postales del fin del mundo se reproducen en la pantalla chica, un virus letal asomó este mes entre las noticias de verdad, que mostraban cómo llegaba a uno de los hospitales más sofisticados del mundo el primer médico estadounidense contagiado de Ebola, virus que estaba ayudando a tratar en Africa, continente donde se está desparramando fuera de control para preocupación de la Organización Mundial de la Salud que declaró el estado de emergencia. Los conductores, que quizás se sentían en un set de ciencia ficción, aclaraban que no debía cundir el pánico y que no hay ninguna posibilidad de contagio local.

De eso hablaba el actor Eric Dane con Clarín unos meses atrás, en el set de la serie que TNT estrenó en la pantalla argentina la semana pasada, The Last Ship (El último barco, lunes a las 23), una ficción producida por Michael Bay, el consagrado director de películas pochocleras como Transformers y Armageddon, que también dirigió el piloto plagado de efectos visuales y escenas de acción militar. “Hace 30 años la noticia del virus del Ebola en países africanos hubiera sonado a ciencia ficción, pero hoy está entre las noticias”, decía el actor que durante siete años fue el amado doctor Mark “McSteamy” Sloan en Grey’s Anatomy y que vuelve a la TV como capitán de este barco destructor. En misión en el ártico, sus tripulantes se van a salvar milagrosamente de caer en las garras de un virus letal que está acabando con el 80 por ciento de la humanidad.



The Last Ship es apenas una de la docena de ficciones que se han acumulado en las últimas temporadas (ver Sálvese ...) contando historias que pronostican el final de los tiempos con variantes apocalípticas de distinta gama: invasión de extraterrestres, de VAMPIROS, de zombies o virus pandémicos, como en el caso de esta serie protagonizada por Dane, Adam Baldwin y Rhona Mitra, en el papel de la doctora que tratará de encontrar una vacuna sin que rusos o terroristas de Al Qaeda se apoderen del descubrimiento.

Vienen de filmar escenas en el Queen Mary y también en un barco que navega el océano, pero en Long Beach se encuentra el set que más visitan los actores a diario. En los claustrofóbicos pasillos del barco USS Halsey que recrea al USS Nathan James de la ficción (basada en un libro de 1988), rodeado por oficiales de la marina de USA que ofician de consultores (y que dicen que en sus maniobras recrean todo tipo de escenarios, hasta potenciales ataques alienígenas), Eric Dane se convierte en el capitán Tom Chandler. A cargo de 216 marineros deberá recorrer el mundo llevando a la doctora Scott (Mitra) a buscar la vacuna para el virus letal, enfrentándose a soldados rusos o a terroristas. El único consejo que han tenido que repetirle los consultores, confiesa, es que se saque las manos de los bolsillos, ya que en un oficial eso es considerado una falta de respeto.

¿Por qué crees que coinciden en la pantalla tantas ficciones apocalípticas?
Es como una intuición generalizada, la idea de que sabemos que algo va a pasar algún día. ¿No? Me parece que casi todas las series que tocan el tema del apocalipsis se centran en la supervivencia, como pasa en The Walking Dead y Revolution. En nuestro caso creo que es distinto, tenemos que tratar de asegurar EL FUTURO encontrando una vacuna, preservando a la civilización y a la cadena de comando.

¿Qué es lo que más te intrigó de “The Last Ship” como para querer volver a la TV?
Después de 140 episodios de Grey’s Anatomy y esperando a mi segundo hijo me dieron ganas de tomarme un tiempo libre y quedarme en casa. Pero luego tuve una oferta de Michael Bay. Me fui a casa con su guión y me pareció el mejor piloto que haya leído nunca.




¿Cuán diferentes son el doctor Sloan y el capitán Chandler?
Son completamente opuestos y eso es lo que más me gustó. El personaje de McSteamy (cirujano plástico, mujeriego e irresistible) me puso acá, me dio fama, pero Shonda Rhimes y sus guionistas armaron un estereotipo fantástico contra el que ahora tengo que luchar. Me gusta mucho Chandler, es honorable y sincero. Pero si extrañan a McSteamy, ya les aviso que en el barco tengo una ducha personal (risas) y que me tuve que poner en forma como nunca antes para este rol .

¿Qué cosas que hayas recreado en esta ficción te parece la mas difícil de lograr tratando de sobrevivir una pandemia?
Vivir sin celular y sin Internet. A veces por el trabajo me voy de casa temprano y vuelvo cuando los chicos ya están durmiendo y me duele, imagino lo que debe ser no saber donde está tu familia, si están afectados por el virus, no poder comunicarte con ellos como les ocurre a los que están en este barco. Debe ser devastador.

¿Si tuvieras que elegir una sola persona para que sobreviva junto a vos quién seria?
John Lennon. En esas condiciones conviene estar bien entretenido.


0No comments yet
      GIF