Canales populares

¿Sos estudiante? mejora tu memoria

.
¿Sabes cuantos estudiantes en algún momento presentan grandes dificultades para memorizar y aprender las lecciones? No te puedo dar un número exacto, pero son muchísimos.
Normalmente estos chicos necesitarán ayuda profesional para llevar sus estudios a buen término. Y todo ello es porque nadie les ha enseñado a aprender.

FORTALECER LA MEMORIA

Los problemas de memoria son, frecuentemente, una fuente de preocupaciones para los alumnos. Frente a un gran rimero de apuntes y un montón de libros, los alumnos se empiezan a cuestionar su capacidad para aprender y recordar toda la materia. Pocos discutirán el papel que desempeña en los exámenes el estudiar y recordar. Para la mayoría de los alumnos, es sólo cuestión de dominar estas funciones mentales.

Aprender es una función psicológica compleja, que para quienes han de presentarse a un examen suele consistir en memorizar. Memorizar, por otra parte, supone meter en la memoria los conceptos, hechos, cifras y demás información contenida en los apuntes de clase y los libros. Esto no significa necesariamente que el material haya sido realmente comprendidos ya que los estudiantes pueden memorizarlo y luego reproducirlo de carrerilla sin entender realmente lo que significa. Aprender implica comprender, lo que aumenta la capacidad del candidato para recordar el material y utilizarlo de una manera lógica e inteligente.

Mirando el proceso del examen objetivamente, los examinadores quieren comprobar cuánto saben los estudiantes acerca de ciertos temas. La manera de convencerlos de que mereces aprobar (y aprobar bien) es extraer de tu memoria conocimientos pertinentes y apropiadamente expresados: los hechos, las cifras y los conceptos importantes. La cuestión central para la mayoría de los estudiantes es: ¿Cómo puedo dominar el proceso de aprendizaje de manera que pueda recordar y expresar más fácilmente la información esencial? Tal vez te resulten familiares algunos de los asuntos relacionados con los estudios que se incluyen en la siguiente lista de comprobación:


— Tus apuntes de clase se hacen viejos en un clasificador, en espera de que les prestes atención «más adelante».
— Deja el repaso hasta el final del trimestre, cuando la tarea de aprendizaje parece alcanzar dimensiones formidables.
— Tu preparación para los exámenes habitualmente tiene lugar durante los días inmediatamente anteriores al examen, cuando estás dominado por el pánico.
— En los exámenes tu mente está a menudo embotada por la confusión, porque has intentado aprender demasiadas cosas demasiado tarde.
— Te llevas un gran disgusto cuando te dan las notas de tus exámenes.


Si varias de estas experiencias te son familiares, continúa leyendo. Esta sección te presentará diversas maneras en que puedes facilitar tu aprendizaje mejorando la capacidad de tu memoria. Se comentarán los principios de «empezar pronto» y «ser sistemático en el repaso» y tales comentarios irán seguidos de breves descripciones de varios métodos que podrías utilizar para aumentar la capacidad de tu memoria.

Por supuesto, para profundizar esta habilidad aprendiendo y empleando diferentes reglas mnemotécnicas, puedes consultar la sección 'Alta Memorización'.

Empieza a repasar pronto
La regla fundamental en la preparación de exámenes es comenzar pronto tu repaso. Aprender y memorizar consumen mucho tiempo y energía. Tratar de asimilar demasiadas materias en demasiado poco tiempo puede acabar en frustración y confusión. Si bien algo de aprendizaje en el último minuto puede ser necesario en algunos casos, es mejor no depender de tener que aprender mucha materia la noche o la mañana anterior al examen. Esas horas de estudio final deberían reservarse para consolidar los conceptos más importantes que usted ya hubiera aprendido anteriormente.

Mejor es empezar tu repaso en el primer día del curso que dejar todo el aprendizaje para los últimos días. Aun cuando tu mente no va a estar muy orientada hacia el examen en esos momentos, no es una exageración decir que el período de exámenes comienza al comenzar el curso.

¿Cómo debería comenzar su repaso? Mirando tus apuntes de clase todos los días. Antes de que comience el período de exámenes, necesitarás mirar tus apuntes varias veces, tal vez hasta cinco o seis veces para alcanzar un nivel suficiente, en principio, de comprensión. Mientras avanzas por tus apuntes, debería seguir el método de cuatro etapas (leer, recitar, escribir y repetir) que vamos a analizar detalladamente a continuación.

Leer los apuntes
El proceso inicial de leer tus apuntes puede ser una tarea difícil. Los lectores que determinan la calidad de sus apuntes son su capacidad para tomar notas y la estructura organizativa de las clases. Probablemente tendrás que hacer alguna reorganización y reestructuración cuando leas la primera vez tus apuntes. Cuando estés haciendo las correcciones y alteraciones asegúrate de no volver a copiar por entero todos los apuntes. Volver a copiar lleva mucho tiempo y la mayoría de los estudiantes no pueden permitirse el lujo de perder el tiempo en estas cosas.

Tal vez tengas ocasión de comprobar que los bolígrafos o rotuladores de colores te resultan muy útiles para destacar los encabezamientos y otros puntos importantes. Utilizar un método normalizado de marcaje también puede mejorar tu trabajo de aprendizaje.

Es decir, usa marcas como A, B, C, D, etc. para los puntos más importantes y 1, 2, 3, etc. para los subpuntos. En listas, numera los puntos para ayudarte a refrescar su memoria cuando esté en el examen. Si tu mente responde a los gráficos y diagramas, trata de poner la materia de texto en forma gráfica o visual.

Es importante mirar tus notas dentro de las veinticuatro horas siguientes a la clase. Si esperas más de este tiempo para repasarlas, probablemente sufrirás una pérdida por fallo de memoria, de hasta el 80 por ciento de la materia que no hubieras registrado en tus apuntes pero que le hubiera convenido recordar. Por lo tanto, cuanto antes mire sus apuntes después de la clase; mejor quedarán.


ALGUNAS TECNICAS
Uno de los principales motivos por el cual se hace difícil estudiar es porque tenemos dificultades para enfocarnos y memorizar las lecciones en cuestión, y esto es un motivo de frustración para muchas personas, especialmente en aquellas que están en edad escolar o estudiantes universitarios, porque sienten que se les escapa de las manos el tiempo.

La razón por la cual debemos de considerar este punto de suma importancia es porque nuestras acciones se ven reflejadas por los hábitos del que somos capaces de crear a diario. Y uno de ellos debería de ser el de estimular nuestra memoria para un mejor desenvolvimiento en nuestra vida diaria.

Dado la cantidad de información que nuestra memoria absorbe durante la etapa escolar o universitaria especialmente, debemos de ser conscientes que la mayoría de las informaciones no serán registradas por nuestra mente, y esto es porque cada uno de nosotros posee una memoria selectiva, osea, nuestro cerebro es capaz de procesar, almacenar y recuperar sólo la información que es de nuestro interés, lo demás será olvidado.

Para poder aprovechar al máximo las horas de estudio debes considerar algunos puntos importantes para poder reducir más el tiempo de estudio.

Repasa cada día la lección aprendida, siempre es mejor estudiar un poquito cada día, o aunque sea mejorar los puntos débiles antes que los atracones periódicos.

Hacer descansos de 5 a 10 minutos cada 30 o 40 minutos de estudio, para dar descanso al subconsciente que pueda asimilar y ordenar la información.

La habitación en donde te encuentres debe ser bien iluminada, evita que la luz solar se refleje en tus materiales de estudio, esto hará que te distraigas y tu vista se canse más rápido.

Busca un lugar donde los ruidos no puedan distraer tu concentración, esto puede producir un estrés en tu mente porque no logrará retener la información y tendrás una sensación de que perdiste el tiempo.

Estudia en una posición cómoda, normalmente es preferible que sea sentados que acostados, para evitar cansarnos muscularmente el cuello, brazos, etc., porque el exceso de comodidad nos puede llevar a tener sueño y eso sería contraproducente para poder memorizar con normalidad.

No dejes de lado la alimentación adecuada que hará que tu cerebro funcione correctamente, porque esto es el combustible para que tu cerebro pueda rendir al máximo.

Si quieres memorizar algo no es buena idea hacerlo después de la comida principal, en este momento del día es preferible descansar o a lo sumo repasar.
0No hay comentarios