Check the new version here

Popular channels

Soy una gran actriz a pesar de que todos me subestimen

Soy una gran actriz a pesar de que todos me subestimen

Andrea Rincón pateó el tablero: dejó las plumas, los escándalos y se la jugó por cumplir su sueño como actriz. Asegura que, tras muchos años, hoy “no sufro más” y se muestra confiada: “Creo que voy a hacer historia”.



Un teatro lleno, marquesinas, luces, una escalera gigante y arriba de todo está Andrea Rincón, la chica que explotó en “Gran Hermano” y con su cuerpazo se transformó en figura del verano, ya tiene las plumas puestas, purpurina en todo su cuerpo y está lista para empezar a bajar. Levanta la vista y una multitud espera su gran momento, pero a ella la ecuación no le cierra. “Nunca supe bajar una escalera y no me iba a salir jamás porque no lo hacía de corazón”, recuerda Andrea, sentada en la butaca del teatro Premier, donde hoy cumple su sueño de protagonizar una obra (“Quedate conmigo”, junto a Ivo Cutzarida) lejos de los escándalos y la exposición, que tanto mal le hicieron.

“Soy la única principiante del elenco y todos me están ayudando. Lo llevo de diez, toco el cielo con las manos. Yo siempre quise actuar, estudié desde los 8 años, pero como empecé en un reality y soy muy pulposa, entonces los laburos me venían fácil desde otro lado y por necesidad una acepta, pero no era lo que quería”. Sincera y frontal, esta morocha avasallante tiene puesto el vestido azul que su personaje, Lucía, tenía puesto en la última escena de la obra y mientras habla mira como el resto del equipo (que ella adora) desarma el decorado. “Cuando me llamaron para protagonizar una película para Bolivia no lo pude disfrutar porque no estaba bien. Después grabé varias apariciones para miniseries y ahora surgió esto que es una apuesta muy grande, estoy debutando como protagonista en teatro. Al principio tenía miedo pero ahora ya no tanto y es buenísimo laburar de lo que a uno le gusta”.

¿Tu camino va por acá o podrías volver a lo más mediático?
No, yo no quiero saber nada con eso pero porque estoy tranquila. Hoy me valoro de otra manera y voy por lo que quiero y la verdad es que tuve un montón de ofertas para laburar, para ir al “Bailando”, pero preferí cagarme de hambre antes de volver a eso. Sentí que era lo que tenía que hacer y hoy soy feliz laburando de lo que quiero.

Esta nueva Rincón, es bien distinta de aquella que, enfurecida, le gritaba a una vedette en los programas de chimentos. A fines del año pasado decidió internarse en una clínica de rehabilitación por su adicción a las drogas y hoy ya no quiere vivir nada que tenga que ver con ese pasado. “Al comienzo es algo lindo porque la gente te banca, le gusta tu personalidad... Cuando empecé a perder el control y todos empezaron a aprovecharse de mi personalidad me dolió mucho al punto que terminé internada en un centro de rehabilitación y tuvo mucho que ver la exposición que tuve. Hoy la quiero manejar de otra forma y por eso le ‘pedí’ a la prensa que me cuide, tal vez de acá a un tiempo esté más fuerte pero yo hoy estoy peleando con cosas que a mí me pueden matar entonces yo quiero laburar. Déjenme laburar, no me maten, no quiero sufrir y padecer. Démosle a la gente cosas distintas y siempre pido que se me cuide porque no quiero sufrir más”, ruega Andrea.

Sin embargo, este rumbo nuevo no es muy sencillo: “Lo que es distinto es que yo antes me podía permitir fallar en algo que no me gustaba pero ahora esto es lo que yo quiero hacer para el resto de mi vida y no me permito fallar, esa presión está”.

¿Te preocupa la opinión que tengan de vos los demás?
Obviamente me voy a bancar que todo el mundo me subestime como lo hicieron siempre en la vida. Siempre me subestimaron pero hay algo que me gusta que es apilar a la gente, apilarla cual brochet. Cuando hablan de más hay que dejarlos que después solitos se van a callar. En todo me subestimaron y en todo terminé sorprendiendo. Yo me considero una gran actriz y sé que voy a impactar. Y bueno... que se preparen. Me gustaría empezar a cerrar bocas, es cuestión de que la gente saque ese prejuicio, me venga a ver y que se dé cuenta que hay muchas cosas atrás de un envase, y hay talento.

Cuando decís que te subestimaron ¿hablás de alguien en especial?
No, siempre me subestimaron, cuando empecé a laburar había muchas vedettes que me trataban de gorda, de negra de m... y es re feo eso. No está bueno y sin embargo fui viendo cómo se quedaban atrás. Yo confío mucho en mí, sé que valgo mucho.

Es valorable esto de que no te hayas conformado y te la juegues por tu sueño
Eso fue tener muchas agallas. No me animaba a decir basta pero necesitaba hacer un cambio de imagen porque ya me estaban utilizando. Se aprovechaban de que soy combativa y entonces como yo me saco me traían a cualquier persona aunque no tuviera nada que ver conmigo y me usaban porque yo me saco. Hoy sé a dónde no tengo que ponerme, conozco mis limitaciones y sé que si voy al “Bailando” voy a mandar a todos a cagar. Lo que cambió fue que ahora sé que yo no puedo estar ahí.

A la hora de hablar de sus compañeros de elenco, insiste en que no hay competencia y que la ayudan a crecer, uno de los que más valora es el hoy tan criticado Ivo Cutzarida: “Encontré en él a un tipo muy copado, muy contenedor, al ser mi primera experiencia y estar cumpliendo un sueño, tenés como otra presión. Y estar con gente que te banque está bueno. Lo vi en la tele y él es así, no está actuando. Todos tenemos cosas que nos sacan y a él ese tema lo saca y me parece bien que dé su opinión”.

¿Tenés algún referente al que te gustaría imitar o alcanzar?
Yo quiero ser Andrea Rincón y creo que voy a hacer historia. De acá a 30 años hablamos.
0
0
0
0
0No comments yet