Popular channels

[¿Te acordás de...?] Una tortuga fue cuestión de Estado

Un día como hoy, pero de 1993, la pequeña Spike, "mascota" del entonces embajador de los Estados Unidos en el país, James Cheek "se fugó" y se inició una búsqueda desesperada. Mirá cómo terminó la historia...

|
James Cheek, fanático de San Lorenzo, en un partido de 2001



La pequeña Spike decidió jugarle una broma a sus dueños y se perdió. Era el domingo 22 de agosto de 1993 y el entonces embajador de los Estados Unidos en el país, James Cheek, y su familia entraron en desesperación al comprobar que su tortuga -una mascota que incluso trajeron del país del norte- no aparecía por los lugares que solía frecuentar.

El diplomático que más se involucró con la farándula autóctona y que incluso concurría a la cancha a ver a su San Lorenzo (club del que se hizo hincha por los colores de la bandera de los Estados Unidos) había sido invitado a la estancia Villa María a una convención de los bancos nacionales. En un descuido, Spike emprendió su lenta fuga y desapareció de la vista.

El hecho pasó a convertirse en una cuestión de Estado. Acostumbrados a ver en películas la participación del FBI y de la CIA, los participantes del cónclave no salieron de su asombro al comprobar cómo atildados individuos, con vistosos trajes no usuales para un día domingo, hablaban a sus muñecas (lugar donde tienen el dispositivo de micrófono para comunicarse entre ellos) o recibían órdenes en sus oídos a través de pequeños auriculares. Incluso, la SIDE tomó de la partida, por lo que un batallón de investigadores y espías cumplieron la tarea de hallar a la tortuga.

Lejos de París como Manuelita, pasados dos días el quelonio apareció sin ser planchado en francés ni usar peluquita. Fue encontrada por los peones del campo, pero el titular de la SIDE, Hugo Anzorregui, le comunicó al embajador que habían sido los agentes nacionales quienes habían dado con la tortuga.

Cheek, propenso a las bromas, advirtió a sus agentes internacionales que habían fracasado y que los argentinos habían dado con el animal. Chistes por aquí, otros por allá, lo cierto que durante dos días la tortuga del embajador pasó a ser un objeto de deseo para exponentes de la seguridad de ambos países.

El excéntrico embajador cumplió funciones hasta el año 1996, época de relaciones carnales con los Estados Unidos. Falleció el 14 de mayo de 2011 en su país a los 75 años.
0
0
0
0No comments yet