Check the new version here

Popular channels

Te presento al mejor batero de Argentina!

Oscar Moro







Oscar Moro fue un musico de rock Argentino, nacido en Rosario el 24 de Enero de 1948. Participo en varias de las principales formaciones de rock and roll Argentino, desde sus inicios en Los Gatos, donde toco junto a Litto Nebia y Pappo, pasando por su etapa en Color Humano, mas tarde se juntaria con Charly Garcia para formar una de las principales bandas de rock progresivo de los 70 llamada "La Maquina de hacer pajaros", al disolver esta banda sigue tocando con Garcia, con quien forma una nueva banda llamada "Seru Giran", junto a David Lebon y Pedro Aznar.



Moro era rosarino, y vivió allí toda su juventud. Hizo estudios primarios y secundarios en las mismas escuelas que su futuro compañero de banda Litto Nebbia. Aficionado desde muy joven, formó parte de varias alineaciones.

En Rosario, cuando tenía 13 años, Oscar conoció al guitarrista Kay Galifi, con quien luego integraría Los Gatos, con quien formó una banda llamada Los Halcones, que incluía también a un pianista de apellido Di Doménico y a un bajista.



Poco después fueron convocados por el cantante Johnny Tedesco (luego famoso por integrar el Club del Clan) para tocar con él. El grupo tocaba música norteamericana, pero con letras en español y principalmente las canciones de los Teen Tops, entre ellas la famosa “Popotitos”.1

En Rosario, Moro y Kay conocieron a Litto Nebbia y Ciro Fogliatta, quienes tenían una importante banda de rock llamada The Wild Cats (nombre luego cambiado por su traducción, Los Gatos Salvajes), que ya estaba tocando en Buenos Aires. Un día de 1966, en Rosario, Kay le preguntó a Nebbia si podía unirse a su banda. En realidad para entonces Los Gatos Salvajes se habían disuelto porque los contratos en la televisión con que se sostenían habían terminado. De todos modos Nebbia aceptó que Kay y Moro comenzaran a ensayar con él y Ciro, informalmente.



Los Gatos en 1967: De izquierda a derecha: Ciro Fogliatta (órgano), Kay Galiffi (guitarra), Oscar Moro (batería), Litto Nebbia (voz, armónica y pandereta) y Alfredo Toth (bajo). La Balsa (1967) fue su primer simple, desatando una fiebre juvenil masiva por el rock.

Siguiendo a Nebbia, a comienzos de 1967 y junto con Kay comenzaron a tocar en La Cueva un pequeño y precario club de jazz nocturno underground ubicado en Pueyrredón 1723, donde se concentraban los escasos músicos y seguidores del rock local. En marzo de 1967 se formó entonces Los Gatos con Kay como guitarrista, Litto Nebbia en primeras voces y armónica, Ciro Fogliatta en teclados y órgano, Alfredo Toth en bajo y el propio Oscar Moro en batería.



En junio de 1967 Los Gatos grabaron dos temas de rock en español para el sello RCA (Vik): Ayer Nomás (tema compuesto por Mauricio Birabent) y La Balsa.

El 3 de julio ambos temas fueron lanzados como simple. El tema se convirtió en un éxito masivo e impensado entre la juventud, vendiendo 250.000 placas y volviéndose el tema del verano 1967/1968. El éxito desmintió la opinión, por entonces casi unánime, de que el rock debía cantarse en inglés y que el español carecía de la sonoridad adecuada y sería rechazado por el público. Con toques de psicodelia, la batería de Moro era la base del sonido de la banda.




Pocos meses después Los Gatos lanzaban su primer álbum, con la mayoría de los temas de rock en español compuestos por Litto Nebbia. El primer álbum de Los Gatos estaba integrado por 11 temas, todos de Litto Nebbia, excepto uno de ellos en coautoría, La Balsa (con Tanguito) y otro que pertenecía a Moris, Ayer Nomás. Encabezado por La Balsa, el disco incluía los otros dos temas que se volvieron éxito: Ayer Nomás y El Rey Lloró.

El éxito de ventas, pronto abrió las puertas de la televisión y Los Gatos con Litto Nebbia a la cabeza, se volvieron "rock stars". Poco después La Balsa se constituía en el tema del verano 1967/1968.

Pero en 1968 Los Gatos se disolvieron, con Nebbia emprendiendo una carrera solista. Moro intentó brevemente una carrera en Estados Unidos junto con los otros dos miembros, Ciro Fogliatta y Alfredo Toth, pero el trío volvió a instancias del músico y manager Billy Bond —con cuya Pesada grabaría luego—, quien los reorganizó con Norberto Pappo Napolitano en guitarra.



Los Gatos darían dos discos más, los excelentes Beat Nº 1 de 1969 y Rock de la mujer perdida de 1970, con influencias heavy y la primera composición grabada de Moro, el instrumental Invasión, en el que demostró su maestría en una ejecución finamente psicodélica de más de siete minutos. Disueltos definitivamente en 1970, Moro abandonó temporariamente la música para trabajar como chofer de colectivos.



En 1972 aceptó la invitación de Edelmiro Molinari, ex Almendra, para reemplazar a David Lebón en Color Humano.

Color Humano, vols. 2 y 3 fue un disco doble de intención experimental, cuya complejidad hizo inviable presentarlo en vivo, pero que granjeó a los músicos el aprecio de la escena musical del momento. La sangre del sol, un largo tema de inspiración sinfónica, mostraba la madurez musical de Moro.



Color Humano se disolvió en 1974, con el exilio de Molinari. Moro tocaría con León Gieco, sesionaría para el grupo Porsuigieco (Porchetto, Sui Géneris, Gieco), la Pesada y otras bandas, hasta recibir de Charly García la invitación para tocar en La Máquina de Hacer Pájaros, el experimento sinfónico al que se abocó García tras la disolución de Sui Generis.



Experimentando con percusión de origen africano, Moro fue la base del sonido de la banda junto con el joven bajista José Luis Fernández. La Máquina grabaría sólo dos discos.



Tema Recomendado:



Pero a su disolución continuó junto con García en el nuevo proyecto de ambos, Serú Girán, al que se sumaron David Lebón y Pedro Aznar. Sería el más exitoso momento de Moro, que —siendo el de perfil más bajo de los integrantes de la banda— vio confirmado su status como mejor baterista de Argentina en las encuestas anuales realizadas por las revistas del sector.



Durante su primera etapa la popularidad de Serú Girán se vio confirmada en las encuestas de la clásica revista Pelo. Apodados «los Beatles criollos», hicieron masivo al rock. Si bien no fue la primera superbanda en la historia de la música popular argentina, fue la primera en alcanzar y mantener la popularidad en todas las clases sociales de su país. Con récords de ventas y espectadores, el grupo consiguió fusionar varios estilos, para alcanzar un sonido muy particular, característico de esa transición entre décadas.



Viajaron a Estados Unidos para mezclar el disco Serú Girán (1978), en el cual contaron con la colaboración de Daniel Goldberg, quien tenía a su cargo los arreglos musicales y la dirección de la orquesta de 24 músicos que participó en algunos temas como «Eiti Leda» o «Serú Girán». La complejidad armónica de este proyecto demuestra que, desde el comienzo, las ambiciones que tenían apuntaban mucho más alto que la del resto de los músicos nacionales de ese momento.



Un año más tarde, apareció La grasa de las capitales con un cambio en la temática sonora del disco: las canciones son más directas, los instrumentos suenan en un primer plano sin el agregado de cuerdas. Una de las canciones, «Viernes 3 AM», sería censurada durante un tiempo en las radios porque se la consideraba una canción que incitaba al suicidio. Este disco fue el que catapultó a Serú Girán como uno de los grupos más populares de la época en Argentina.



En 1980 vio la luz Bicicleta, un disco que relató con delicada y admirable exactitud la realidad argentina de una época política nada fácil bajo la dictadura: «Canción de Alicia en el país» y «Encuentro con el diablo» son las canciones que mejor exponen aquella realidad social. En «Canción de Alicia en el país», García pinta de cuerpo entero la realidad argentina, mediante metáforas que los censores no llegaron a captar. «Bicicleta» también contiene la nostalgia de Charly García en composiciones como «A los jóvenes de ayer» y «Mientras miro las nuevas olas». Años más tarde se recordaría el tercer disco de Serú Girán como lo mejor de la agrupación, llegándoselo incluso a comparar con Abbey Road, el transformador duodécimo LP de los Beatles. Sin embargo, en ese entonces, los medios «especializados» no le atribuyeron al material tanta importancia.



Peperina, el cuarto disco de Serú Girán, que se había empezado a grabar en abril, fue lanzado para fines de ese año. El disco fue marcado por las excelentes e impecables composiciones, como Llorando en el espejo, Esperando nacer, Cinema verité, Salir de la melancolía y Peperina.

La historia de Peperina es conocida: «Quiero contarles una buena historia / la de una chica que vivió la euforia / de ser parte del rock / tomando té de peperina». El tema trata acerca de una señorita que escribía notas de rock en Córdoba. Siempre que Serú tocaba en esa ciudad, ella calificaba la presentación como «un bochorno». De más está decir que, pese a sus defenestrantes críticas, los estadios se llenaban. Se dice que cuando escuchó «su» tema por primera vez, acotó que Serú Girán seguía sin gustarle, pero que García era «un buen sociólogo».



Tras el fin de Serú Girán en 1982, emprendió su único proyecto solísta, un dúo con Beto Satragni llamado Moro-Satragni, donde su aspecto afrojazzero alcanzaría su mayor despliegue.

En 1984 se une a la banda de Alejandro Lerner.

En 1985 volvió al lado de Pappo grabando Riff VII y Riff 'n' Roll con Riff, su último proyecto exitoso.

Luego de su alejamiento de Riff, se uniría a la banda de Nito Mestre. Luego tendría escasos momentos de brillo, sobre todo la reunión de Serú Girán en 1992 y la de Color Humano en 1995. La última banda de Moro se llamaba Revólver.

Falleció en su casa del barrio de Palermo a los 58 años de edad, víctima de una úlcera sangrante derivada de su alcoholismo.

El 11 de Julio se conmemora como el dia del Baterista en su memoria.





















0
0
0
1
0No comments yet