Check the new version here

Popular channels

Top 15: los mejores videojuegos arcade.

Muchos de nosotros habremos perdido fichas/tiempo/tendones/etc's a lo loco en "los videos", pero a lo largo de los años mantuvieron ese no sé qué que los hace únicos.
Aquí un par de ejemplos:


15: Pocket Gal



Sí. El juego de pool donde las minitas se ponían en pelotas si conseguíamos el score solicitado.
Lo jugabamos con total desidia sexual, nuestro rostro no parecía inmutarse ante el desnudo torso de nuestra rival de turno.
Era posible pasar la final al primer intento, siempre obteniendo al menos la seguidilla completa o embocar en orden numérico.
Los gráficos y sonidos, acordes a la época. La música podía irritar pero no eran malas melodías.
Puntaje personal: 6/10.


14: Bubble Bobble



Los dragoncitos que intentan salvar a sus ¿novias? de las manos de múltiples villanos por casi 100 niveles, obviamente, uno más difícil que el otro.
Cada jugador podía, durante el juego, ir mejorando la velocidad el personaje, la velocidad del tiro, y hasta el alcance entre otros bonus.
Pero también fuera del juego, se podían activar los "Original", Power Up" y "Super" modes. consiguiendo una ventaja al empezar el juego.
Puntaje personal: 6/10.


13: Tetris



Por lo general, a éste juego del tipo puzzle lo jugaban por lo general las minitas que nos histeriqueaban con sus calzas fluorescentes, y la gente grande (que por suerte no hacían lo de las minitas).
De dificultad intensiva, acompañada de composiciones musicales inolvidables, se hacía entretenido con el correr de los niveles, hasta pasado el nivel 14 donde realmente había que ser muy hábil, y no haber jugado a los restantes 12 juegos que faltan en la lista.
De más está decir que eran figuras de 4 segmentos, que había que ubicar estrategicamente para lograr líneas, que numeralmente eran el desafío en cada nivel.
Puntaje personal: 7/10.


12: Final Fight



En plena época dorada de los beat 'em ups, hubo uno que siempre aparecía en todos los locales: Final Fight.
3 luchadores con distintas aptitudes, debían enfrentarse a casi un millar de enemigos durante varias etapas, bosses mediante.
Era milagroso pasarlo sólo con una ficha, acompañado se hacía más viable.
Puntaje personal: 7/10.


11: Hat Trick Hero



Excitante juego de fútbol, que reunía a casi las mejores selecciones del momento (excepto Japón y USA, dependiendo la versión) y que contaba con una gracia única: poder golpear tanto a rivales como al árbitro.
También destacaba al juego la posibilidad real de jugar a los pases para la época, y de los goles geométricos, donde al menos 2 jugadas nos daban la victoria desde el primer partido hasta la final inclusive.
Alemania y Argentina eran casi siempre los anfitriones en la final.
Puntaje personal: 9/10.


10: Wonder Boy



Plataformero de lujo, re-editado para diferentes cónsolas (a lo Dross), la historia del indiecito que debía capturar a su novia a lo largo de 32 niveles, a lo largo de 8 mundos custodiados por raros bosses.
Propiamente no era un juego regido por el tiempo, sino que contabamos con una barra de vitalidad donde teníamos que agarrar las diferentes comidas a lo largo de los niveles, donde un hacha era nuestra arma y el skate un accesorio a veces de gran ayuda.
Lo malo: el exceso de dificultad a partir del mundo 5, y algo extenso.
Puntaje personal: 7/10.


9: Double Dragon



Otro beat 'em up que influyó a casi todas las franquicias posteriores afamadas.
Una banda secuestra a nuestra chica, y tenemos que salvarla no sin antes ponernos a prueba con diferentes enemigos.
Movimientos básicos pero aún así efectivos, inclusive combinaciones y movimientos especiales, hicieron de su jugabilidad un clásico dentro de los arcades.
No se nos hace largo, tampoco es un juego corto, simplemente dura lo que tiene que durar.
La dificultad no es alta, excepto poder llegar al salón final durante la última etapa del juego (esos malditos bloques....)
Puntaje personal: 9/10.


8: OutRunners



Gran juego de carreras, donde podíamos elegir la pareja con su correspondiente auto, teniendo cada uno de ellos distintos niveles de aptitud.
Era posible jugarlo contra un amigo, podíamos seleccionar la música desde el panel a nuestro antojo, y la jugabilidad era muy alta.
Depende la ruta elegida, variaba la dificultad para poder concluir la carrera.
Puntaje personal: 7/10.



7: Shinobi



Éste debe ser el que más disfrutaba jugar. Era la primera elección.
Un simple juego de acción donde controlabamos a un ninja que debía, en cada nivel, rescatar a los niños raptados por un clan llamado Zeed, sorteandose entre diferentes enemigos.
Buenos gráficos, sonidos llamativos, excelente música, bosses impresionantes, y hasta pantallas difíciles de bonus, hacían de él un juego único.
Puntaje personal: 9/10.


6: Golden Axe



Excelente juego de corte medieval en su historia, donde podíamos elegir entre 3 personajes bien caracterizados por sus aptitudes (alcance, golpe, magia, etc)
Los sonidos eran a veces irritantes, la música era excelente, y la jugabilidad soberbia.
Podíamos dominar durante ciertas pantallas a diferentes bestias, podíamos expulsar nuestra magia para golpear a todos los enemigos en pantalla, con incidencia dispar acorde a lo que hayamos recolectado con anterioridad (más recolectaste, más poderosa será la magia obviamente), todo ésto para poder batir a nuestros enemigos que representan siempre un buen nivel de dificultad.
Puntaje personal: 9/10.


5: The Simpsons



En su momento, veíamos un gran gabinete con 4 joysticks, 2 botones y grabados en él unas caricaturas llamativas para ese entonces, ya que la serie no se emitía en Argentina.
El objetivo del juego es recuperar a Maggie que fué secuestrada accidentalmente por el Sr Burns y Smithers, a causa de un diamante.
La jugabilidad es excelente, los sonidos, la música y los gags intachables. Pantalla a pantalla habrá que enfrentarse a múltiples enemigos con el fin de concluir el juego con 2 míseras vidas.
El juego cuenta con 2 bonus, que sirven para poder reponer la salud del personaje, que desde el principio queda a nuestra entera elección (Marge, Homero, Bart y Lisa respectivamente).
A mí entender, una opción copada al largo y difícil "Tortugas Ninja".
Puntaje personal: 8/10.


4: Wonder Boy In Monster Land



Complejidad era lo que rebasaba, en su justa medida para la época, a éste Wonder Boy.
Lejos quedaba el plataformero que tiraba hachas a diestra y siniestra, para tener que volcarnos con una simple espadita, a lo largo de muchos niveles y enemigos, a aplacar a un singular enemigo.
Se podía customizar al personaje gracias a la obtención de monedas, donde las encontrabamos en lugares específicos o como premio al batir a nuestro enemigos (sí, un RPG).
Diferentes power-ups eran de gran ayuda en nuestra travesía, como así también la obtención de espadas con mayor poder, para derrotar a los diferentes bosses, puntualmente al de la final.
Buenos gráficos, buenos sonidos, buenas canciones de fondo, y muy entretenido en general.
Puntaje personal: 9/10.

3: Mortal Kombat



Los juegos de pelea eran por lo general, de una jugabilidad terrible, por no decir horrorosos, salvo poquitas excepciones.
Mortal Kombat rompió el molde con los personajes prerenderizados, de jugabilidad renovada y excelsa, y la posibilidad de acabar con nuestros oponentes mediante un movimiento especial (sí... las Fatalitys)
7 personajes con distintas aptitudes e historia, mas un personaje oculto no jugable y 2 bosses de moderada dificultad, revolucionaron a los juegos de pelea.
Puntaje personal: 8/10.


2: Street Fighter II



Lejos parecía quedar el primer Street Fighter, algo difícil y de dudosa rejugabilidad.
Capcom emprendió tal vez el primer gran clásico de juegos de peleas al incluir a 8 luchadores muy diferentes el uno al otro (excepto Ryu y Ken), y la inclusión de Chun-Li, tal vez la primer luchadora femenina.
12 peleas, 3 bonus stages, 4 bosses de dificultad moderada, y endings entrañables hicieron para mí, el juego más divertido de todos los que pude disfrutar.
Puntaje personal: 9/10.


1: la maldita y %#%&$"&"$%& cascada de fichas




Ok, no es un arcade, no hay personajes, no hay endings ni poderes especiales.
Pero ésta maldita máquina, era la que tal vez nos iniciaba como malditos ludópatas.
Invertíamos fichas a rolete, siempre quedaba un manojo impresionante a punto de caer... y de repente nos quedabamos sin nada.
Podíamos ganar parva de fichas, y seguíamos dándole, con la inútil esperanza de obtener más.
Y ni que hablar que al levantarnos, otra persona con pocas fichas (y hasta una), se llevaba todo el botín.
Pero siempre volvíamos, y el nivel de excitación y concentración eran únicos.



Y sí, faltan muuuuchos títulos, pero éstos creo que son los que acostumbraba a jugar, y por ende, me motivaron a hacer el post.
Espero que les haya gustado, gracias por su visita.
0
0
0
3
0No comments yet