Popular channels

Tosco, libros y datos de un ejemplo de persona






Hola, para todos los que piensan que en Argentina solo existen funcionarios corruptos y que siempre gue y será así, les traigo material sobre Agustín Tosco. Este dirigente sindical fue un ejemplo de justicia, honor y patriotismo que dificilmente se encuentre en alguno de los actuales dirigentes.
Espero que les guste, este personaje nació en mis pagos y es un orgullo poder decirlo.

--------------------
“Los sindicatos deben llevar adelante una política. Una política que entendemos general y no partidaria, ya que las organizaciones obreras están compuestas por compañeros de distintos pensamientos políticos. La defensa del interés común de los trabajadores hace que la organización sindical en sí no deba ser partidaria, pero la clase obrera es para nosotros un agente fundamental en el proceso de liberación nacional y social argentino, y todo proceso de liberación nacional y social es esencialmente político. De ahí que debamos, los trabajadores, los representantes, actuar en la lucha política general, y al margen de una organización sindical, actuar dentro de los partidos políticos.” (1)

AGUSTIN TOSCO Y LA IDENTIDAD NACIONAL LIBERADORA
Introducción
Se hace difícil abordar en una breve nota el pensamiento de Agustín Tosco, “El Gringo”. Intentar hacer una aproximación al pensamiento y acción de Tosco y dejar expresadas algunas líneas para desarrollar hacia delante a 30 años de su desaparición física.
Tenemos un gran problema de inicio, y es que como producto de las persecuciones, la derrota y el desbande que esto trajo aparejado, los materiales existentes del Gringo(que son muchos) todavía no han sido ni publicados ni ordenados en su totalidad para ponerlos al alcance de cualquier militante popular.
Intentar hacer un aporte más al rescate de la memoria histórica que como pueblo nos seguimos debiendo todavía desde la derrota del 76 no es sencillo cuando el corazón aprieta en los recuerdos.
Sabemos que la memoria no es solo un ejercicio intelectual o propiedad de estudiosos, sino que se construye, recupera y desarrolla en la práctica, con la lucha y la reflexión colectiva. Hasta lograr constituirse en columna central de nuestra Identidad.
El mito debe ayudar a la conciencia
Pero es precisamente la situación casi mítica, de aquel pedazo de historia que muchos de nosotros fuimos protagonistas, fragmentada y dispersa por la derrota del 76, que fue la derrota de un proyecto político de la clase obrera y el pueblo; la que dificulta el pensamiento y conlleva a muchos riesgos, políticos, intelectuales y humanos.
El tema hoy es empezar a opinar, a reflexionar colectivamente.
Ese proyecto que maduró en las luchas, desde la resistencia a la “fusiladora” hasta la dictadura de Onganía y Lanusse, que aparece en los programas históricos de La Falda y Huerta Grande de la CGT de los Argentinos y por supuesto tiene raíces históricas en la conformación del capitalismo en Argentina.
Esto implica comenzar a superar la idea de Tosco sólo “como un dirigente honesto” o Tosco “un sindicalista combativo”. O “el líder carismático”. Sin desmerecer estas apreciaciones, que se desprenden de algunas visiones honestas, debemos explicitar el porqué de levantar su figura y no otra, sin excluir a tantos héroes anónimos que la lucha de esos años produjo.
Un Intelectual Revolucionario
Necesitamos empezar a reflexionar sobre lo que nos pasó, pero reflexionar no es un ejercicio teórico solamente sino que está vinculado a una práctica concreta si nos ubicamos en la posición de querer cambiar la realidad.
No creo en el intelectual solamente teórico o del militante solamente práctico, creo en el concepto de Gramsci cuando define al intelectual revolucionario, desde el punto de vista de clase, como un hombre de teoría y práctica, práctica y teoría, unir estas dos esencias, sintetizarlas y desarrollarlas hoy, es el desafío guiados por el ejemplo de Agustín Tosco a quién considero un Intelectual Revolucionario, el mas importante que hasta aquí produjo la clase obrera argentina.
No escribió un solo libro, pero la parte de sus escritos que hoy hemos podido juntar alcanza para editar una colección de varios tomos, como ej. solo basta leer el reportaje que le hace la revista Siete Días, donde cuenta que en 11 meses de prisión en Villa Devoto escribió mas de mil cartas, que respondían a diversas inquietudes que le llegaban de organizaciones sociales y políticas. Y en el mismo reportaje dice que ha leído casi toda la obra de Nietzche para fundamentar porqué lo odia en función de su individualismo.
A esto debemos sumar las Editoriales del Electrum (periódico de Luz y Fuerza) que él mismo escribía y firmaba como, Un Compañero, documentos, intervenciones en actos, reportajes, etc., etc.
Nos han vendido siempre que los intelectuales son otros, que el pensamiento se produce en los claustros universitarios. El pueblo nunca produce su propio pensamiento, son otros desde afuera del pueblo y fundamentalmente de la clase obrera, los destinados a producir las ideas salvadoras. Contrabando ideológico que ya denunciara Rodolfo Walsh en aquella frase maravillosa: “Nuestras clases dominantes han procurado siempre que los trabajadores no tengan historia, no tengan doctrina, no tengan héroes ni mártires. Cada lucha debe empezar de nuevo, separada de las luchas anteriores. La experiencia colectiva se pierde, las lecciones se olvidan. La historia parece así como propiedad privada cuyos dueños son los dueños de todas las cosas."
La Identidad
Y los interrogantes están, es tal el grado de confusión que el más grueso, el que más salta a la vista es la pregunta o el cuestionamiento a que si tenemos una Identidad. Quizás no surja claramente, está muy impregnada de derrota la pregunta, porque detrás de la derrota nos han querido hacer creer que no existimos, como no pudieron desaparecernos a todos, nos negaron y niegan la Identidad, pero sí tenemos una Identidad y la esencia de esa Identidad es lo diverso.
Y esto a mi criterio es lo que expresó y sintetizó Agustín Tosco. En todos sus matices y contradicciones. Tuvo una lectura muy clara de la realidad que le tocó protagonizar, elaboró un proyecto político desde la clase obrera, desde la lucha concreta y actuó en consecuencia.
La Identidad es lo que somos, históricamente como pueblo, que por el mismo desarrollo histórico es plural; es lo plural que elabora desde la experiencia el proyecto Nacional Liberador.
Tosco lo especifica claramente, con todas sus letras en la famosa polémica por TV con Rucci, define el carácter ideológico del socialismo en Argentina y sus vertientes y dice: “...la heterogeneidad de nuestro socialismo está en que tiene raíz peronista, marxista, cristiana por el Mov. de Sacerdotes del Tercer Mundo, que viene de los distintos movimientos que lo levantan como bandera...”.
No es un concepto teórico o intelectual. Es la expresión concreta del desarrollo de la conciencia nacional en primer lugar; de clase después, de la clase obrera Argentina.
Por lo tanto no es que no exista, o esté muerta esta Identidad, tiene la “particularidad” de haberse forjado en la lucha por una salida independiente del capitalismo argentino con respecto al imperialismo, que intenta con el peronismo en el proceso de industrialización.
Esta salida fue bosquejada en la década 65/75 en toda su dimensión real y de clase. Producto de la acumulación de experiencias de luchas y contradicciones generadas por esa misma lucha, que como en un cuello de botella presionaron de tal forma, que lo hizo estallar. El estallido sobrepasó a todos los mecanismos previstos por el sistema, para la época.
Este desarrollo lo hace Tosco en la famosa frase “estalló la caldera”, con el que titula la más brillante interpretación del Cordobazo; y afirmado después en el año 70 en un discurso que hizo en Bs.As. invitado por el Centro de Investigaciones Sociales y Económicas.
Identidad y conciencia de clase
La clase obrera a partir de allí establecía en la calle(lo que no es un detalle histórico, ni un accidente)su proyecto propio.
Establecía su independencia, ya no en teoría ni en las discusiones intelectuales o en las especulaciones de los políticos burgueses, sino en la realidad concreta. Que no fue una “espontaneidad” de la clase, sino que venía madurando ese proyecto desde la resistencia a la “fusiladora” y en el enfrentamiento con la dictadura después.
A partir de allí se hacía necesario el salto político de la clase, superador y sintetizador; producto de ese mismo proceso contradictorio y complejo.
Así lo comprendió Tosco y comprendió también que ese salto no sería posible si no se superaban las contradicciones que arrastraban quienes marchaban a su vanguardia dispersos, enfrentados en muchos casos.
La resolución de la identidad
Es precisamente a partir de la Identidad Nacional Liberadora donde se resuelve el problema de la dirección del movimiento de liberación nacional, por la síntesis ya alcanzada que esta expresa y que por historia es pluralista, incluida su dirección.
Tosco, representa la toma de conciencia de la clase más nacional de todas, que elabora un proyecto y un diseño de país hecho en la calle, en la lucha, en la resistencia y persecuciones, sin una elaboración teórica previa, quizás su talón de Aquiles, incluso en contra de quienes se decían sus representantes ideológicos. Es decir: revolucionarios a la criolla, “atados con alambre”, “cabecitas negra”.
La clase que elabora no un proyecto para sí misma sino para el conjunto social que está en contradicción con quién lo oprime. Donde vez deja de ser convidada de piedra.
No se puede confundir la Identidad con una bandera solamente o una imagen o un logotipo. Estos elementos son la expresión de una Identidad, pero la esencia es mucho más compleja, viene desde el fondo de la historia, desde el surgimiento de la clase obrera.
En síntesis, la Identidad es lo que somos, históricamente como clase, que por el mismo desarrollo histórico es plural; es lo plural que elabora desde la experiencia el proyecto Nacional Liberador.
Es en Agustín Tosco que encuentra su máxima expresión.
En realidad como me dijo una compañera trabajadora en un taller sobre el Gringo, este es el punto de partida para comenzar a hablar de un proyecto de Liberación Nacional y Social. Punto al que debemos llegar nuevamente como pueblo y como clase, hacia ese punto entiendo que hemos retomado la marcha después de los acontecimientos de Diciembre de 2001.
Y finalmente al levantar la figura de Agustín Tosco hoy, no solo es levantar un proyecto, sino afirmar la más profunda razón de lucha de cualquier ser humano que se precie como tal, que es el humanismo. La preocupación desde el corazón.
El saber que no alcanza solo con el discurso correcto o la palabra justa si no está acompañada de las razones que el corazón establece y construye por las soledades del hambre, la miseria, las muertes evitables, las ausencias de los hijos, el abandono de nuestros abuelos, el no futuro para quienes nacieron de nuestro amor, de sábanas colmadas de esperanzas.
Somos personas, seres humanos. Lo que implica en cada uno, una historia, un sufrimiento, un sueño, hijos, ausencias, dolores, familia, frustraciones, creencias, fantasmas, utopías compartidas, amor verdadero.
El contenido de la lucha
Esta es una de las enseñanzas del Gringo, no olvidarse nunca de que el compañero antes que nada es una persona, un ser humano con toda la problemática de ser humano en una sociedad dividida en intereses irreconciliables.
Porque de él se desprende la ética humanista que todos debiéramos tener como hecho cotidiano, si queremos cambiar la sociedad, primero debemos ser capaces de cambiar nosotros, la unidad de lo que se dice y se hace, los valores del respeto por el respeto a uno mismo. Esta ética es el arroyito que luego será río, está alimentado y sostenido por el corazón, el individual y el colectivo.
Y que en esta etapa histórica del rompimiento de ese dique que el río trae por si mismo en el andar hacia el mar, en primerísimo lugar tengamos la conciencia de organizar lo diverso, lo que somos. Y como somos diversos, esa es nuestra Identidad y nuestra esencia, no hay un camino, sino varios caminos, es plural la construcción y es plural el recorrido desde lo diverso a la síntesis.
Eso no significa que todo vale, sino que vale en tanto sean caminos que aporten al proceso de construcción de la herramienta para la transformación de la realidad. En esa construcción será la síntesis. Como afirmación de lo diverso, no como negación de las individualidades, sería pedir que el río niegue su camino al mar.
Abramos el debate
Esta breve nota apunta a abrir el debate, quizás sea demasiado ambicioso para quien escribe esto, una utopía más.
Queda pendiente el abordar otras cuestiones que fundamentan esta tesis como es el definir al personaje histórico Agustín Tosco, la realidad histórica que lo rodeó y algunas categorías de su pensamiento como lo son:
a) Unidad en la acción.- b) Moral Revolucionaria - Núcleo del factor subjetivo.- c) La burocracia sindical.- d) Desarrollo del Nacionalismo popular en revolucionario.- e) La síntesis política marxismo-peronismo-cristianismo.-f)Unidad y concepto de lucha democrática y lucha revolucionaria.- g) Unidad Latinoamericana como base del internacionalismo.- h) Concepto del antiimperialismo.- i) Concepto de lucha democrática.- j) Concepto de las vías de la revolución. Definido en su esencia como protagonismo popular.
Dentro de estas muy sintéticas categorías expresadas (hay para escribir un libro con cada una de ellas) a manera de ejemplo, lo que significa y da cada una de estas categorías, está uno de sus más grandes y vigente aporte sobre el concepto de la burocracia sindical:
Hay innumerables escritos, intervenciones, reportajes y definiciones sobre el tema. Y en función de un proyecto Nacional, Popular y Revolucionario. Porque no se puede combatir la burocracia sindical sin un proyecto político que trascienda el sindicato.
Al tomar conciencia de esto, la clase obrera saca el velo más grande que tiene para llegar a la conciencia de sí y elaborar su proyecto. Y quién desnudara esto, no tenía otra alternativa que elaborarlo desde la clase obrera para la Nación.
Indaga los orígenes de la burocracia en el sindicalismo de estado.
La burocracia es aristocracia. La aristocracia es burocracia.
El “participacionismo”, variante del sistema para la clase que la incluye como furgón de cola en el proyecto reformista.
Esto no está acabado, ni agotado para el sistema, como algunos “intelectuales” nos quieren hacer creer. Hoy está la variante del sindicalismo empresarial, el sindicalismo dadivoso, el posibilista, entre otras.
“Porque no acudí a mi gremio ni a la C.G.T. a sentarme a calentar sillones, sino que en cuanta asamblea o reunión se hizo de trabajadores, fui con el único nivel que tengo, el de trabajador, a elevar la solidaridad, el apoyo, el estímulo del movimiento obrero a las reivindicaciones y a la acción o a la lucha aprobada en cada oportunidad.
Porque jamás hice de cómodo intermediario entre las patronales o el Estado con los trabajadores, arrimando fórmulas de tercero, sino que asumí mi parte obrera sin ningún tipo de componendas o claudicaciones.
Porque en cada conflicto no me limité a hablar de las estrechas responsabilidades de un patrón o de un funcionario, sino de las amplias e ineludibles responsabilidades presentes e históricas del régimen y del sistema.
Porque cada vez que los trabajadores salieron a la calle, no busqué la impunidad de una oficina sino que marché al frente de los mismos.
Porque cuando sufrí persecución y cárcel, amenazas y allanamientos, no corrí a refugiarme bajo el amparo oficial, sino que formulé las denuncias, afronté los riesgos y soporté la prisión manteniendo mi integridad de espíritu.
Porque cuando los partipacionistas de Luz y Fuerza de Buenos Aires sancionaron con la suspensión injusta y arbitraria a mi gremio, los desenmascaré ante el país como apéndices del sindicalismo amarillo y cómplices de la penetración del imperialismo yanqui en Argentina.
Porque cuando la Dictadura de Onganía intervino a mi gremio, no me quedé callado ante los intrusos que aún usurpan la legítima representación sindical en Luz y Fuerza de Córdoba.
Porque siempre viví de mi trabajo o de la sagrada solidaridad de mis Compañeros cuando estoy preso, y siempre repudié a los profesionales del sindicalismo, muchos enriquecidos con el sudor y las lágrimas de sus propios hermanos de clase.
Porque proclamo, porque trabajo y porque lucho para cambiar el sistema.
Porque siento, sé y denuncio a esa minoría que vive en la holganza, sentada sobre una montaña de privilegios, de poder y de placeres, mientras hay millones que sólo pueden subsistir en un abismo de miseria, de explotación, de sacrificio, padeciendo las más negras necesidades nunca satisfechas.” (2)

1-2. Agustín Tosco, Una Trayectoria Ejemplar.- Sindicato de Luz y Fuerza de Cba – Ed. 2004-(Pag.18)

------------------------------------

Mas Material

http://www.theupload.com/view.php?id=00030997
Agustin Tosco - Dirigente Sindical Revolucionario
+2
3
0
3Comments
PerroViejo

Un groso como pocos, gracias.

0
gmpachu

Muy buen material, muchas gracias, todavia quedan esperanzas, mientras quede gente
que se sensibiliza con semejante luchador social

0
ElConcho

Bajando... Muchas gracias...

0