Traumáticos encuentros con extraterrestres






En los encuentros cercanos del Tercer Tipo, es decir, aquellos relacionados con avistamientos o no de Ovnis (Objetos Voladores No Identificados), los testigos de esos eventos suelen describir el encuentro con seres humanoides, generalmente no muy altos, delgados, de cabeza voluminosa, sin nariz, con o sin orejas, largos brazos, generalmente vestidos con un traje entero y muy ajustado al cuerpo.

Sin embargo, hay experiencias contadas por personas, que dan cuenta de otro tipo de criatura, incluso menos agradables que los clásicos humanoides. Aquí les voy a citar algunos ejemplos.

A las 8:30 PM del 27 de septiembre de 1954, es decir, hace justamente 60 años, cuatro niños jugaban en el patio de la granja de su padre en Prémenon, Francia, cuando oyeron ladrar al perro.

El niño mayor le tiró unas piedrecitas y hasta le disparó con una flecha de juguete. Después, en vista de que el perro seguía ladrando, el niño se acercó para tocar al animal y calmarlo. Pero fue entonces que el pequeño fue arrojado al suelo por una fuerza invisible.

Gritó, se incorporó y corrió aterrorizado hacia la casa, al tiempo que veía a un “ser” oscuro, como una sombra que se desplazaba hacia una colina cercana.

Los demás niños también corrieron hacia la casa y vieron una esfera roja y brillante sobre la hierba, a unos 150 metros de distancia.

Al día siguiente, la policía encontró un círculo de hierba aplastada de unos cuatro metros de diámetro.

¿CHUPACABRAS?
En octubre de 1963, una mujer que vivía en el estado de Washington, vió a dos seres viajando en un Ovni cilíndrico. Uno salió a través de la pared de la aeronave y se acercó a ella.

Llevaba un traje rosa, con una especie de abertura para los ojos y las nalgas. Después, el ser volvió al Ovni de la misma extraña forma.

Un mes después, el 16 de noviembre de 1963, dos adolescentes de Kent, Inglaterra, paseaban con sus novias cuando vieron bajar de forma similar una brillante “estrella” que se quedó flotando, para luego desplazarse a algo más de 70 metros de donde ellos estaban.

El Ovni rosa y ovalado se detuvo e instantaneámente, una figura de tamaño humano emergió y se dirigió hacia ellos arrastrando los pies.

Cuando vieron que aquel ser completamente rosa estuvo más cerca, notaron que no se podían mover, el ser sacó de su cola un enorme pene y los empezó a penetrar violentamente, antes de irse, les dijo a los adolescentes "no se olviden de mi" y escribió en el aire, una enorme H.

LO VE Y SE ENFERMA
El 7 de enero de 1970, dos filandeses que estaban descansando después de una carrera de esquí alpino, en el claro de un bosque, vieron aparecer un disco con una cúpula, rodeado de una niebla, con un rayo de luz que se dirigía directamente al terreno.

Cuando el rayo tocó la nive saltaron chispas y, súbitamente, apareció un pequeño ser en el rayo de luz. La criatura tenía brazos y piernas delgados, nariz en forma de gancho, traje verde y botas, así como un casco cónico y brillante. El ser tenía menos de un metro de estatura.

Fue entonces que el humanoide apuntó con una caja en dirección a uno de los esquiadores, Aarne Heinonen. Acto seguido apareció nuevamente el rayo de luz y el ser se desvaneció en dirección al platillo o disco, que desapareció de pronto.

Se informó que Heinonen estuvo varios meses enfermo después del incidente.