Uno de mis grandes logros con una lincesa.

Hace muchos, muchos años. En el 4 A.PGfP ( Antes de la prohibición de los Gif Porno) yo era un joven caballero teutónico de las cruzadas. Asistía a la escuela y pasaba el resto de mi tiempo con ciertas actividades típicas de los pre-adolescentes. No tenía aún cuenta en taringa.

Como todo virgo, mientras los demás niños de mi edad ya comenzaban a tener ciertos contactos con las señoritas yo estaba desentendido del tema.



Ir a la escuela nunca fue una gran alegría, como a todos me rompía soberanamente las pelotas tener que levantarme temprano para asistir a un aula llena de gente. Religiosamente puteaba como un barrabrava por tener que levantarme a las 7 de la mañana para asistir al colegio. Aunque me levantaba a las 7 debía apurarme porque las clases empezaban 7:30. Tenía 30 minutos para asearme, desayunar, cambiarme y caminar 7 cuadras al colegio. A duras penas, lo lograba.. salía desprolijo y con dos mates lavados en el estomago.



Era de esperarse que llegara regularmente tarde. Mi libreta estaba condecorada con llamados de atención por mi para nada sana costumbre de llegar 10 minutos de después cerrada la puerta. Estas notificaciones ensuciaban mi libreta, una libreta bastante aceptable; tenía por lo general buenas notas, salvo en Arte (que todos sabemos, es una materia de mierda) donde me decían Atila, el Rey de los "unos".

Hubo un día en especial cuando llegando tarde nuevamente note algo diferente. No estaba solo. Una compañera estaba allí. En la puerta ambos esperábamos a que nos abrieran. La lincesa era lmuy bonita, ya empezaba a desarrollarse y como toda jugadora de Hockey tenía un precioso pan dulce en formación. Ojos celestes y pelo castaño claro. Un bombón pretendido por todos e inalcanzable para un muchachito flacucho, con aparatos, con granos y con el pelo ni largo ni corto adornado con una trenza a lo Palacios (en esa época lo bancaba, soy de Boca). De hecho la lincesa ni siquiera me junaba.

Fotos ilustrativas,




Pero.. ahí estaba yo. Tímido como soy y medio dormido como estaba solté un gutural "Hola" que debió parecer un grito de guerra orco durante la batalla del Abismo de Helm. La lincesa inquietada miraba al portero eléctrico con la esperanza de ser salvada por la campana pero no lo consiguió.
Cabe destacar que no era mala persona y a pesar de que probablemente no estaba segura de que yo fuese su compañero y el miedo que tenía se vio obligada por el mandato social a saludarme.
Me saludo con un "BESO EN EL CACHETE", obviamente fu algo totalmente inocente pero sigue siendo mi mejor logro. Un winner total. Nunca volví a hablarle y por esos años se cambio a otro colegio.
Así que el pibe logro un beso en el cachete, la tienen adentro. TODOS.







Fin