About Taringa!

Popular channels

Vengo del futuro para salvar a mi país





Ha llegado el momento de hacer algunas revelaciones.

Existe una conspiración en contra de la salud de la gente, de tu salud, por ejemplo.

¿Por qué alguien haría una cosa así? Tengo dos formas de responderte:

¿Por qué un asesino mata y un violador viola? Puede ser que sus motivos no te convenzan, pero parece que son suficientes para que ellos maten y violen, porque es un hecho que hay gente que mata y viola. De la misma manera, hay personas degradando la salud de otros, pensemos lo que pensemos sobre las razones que tienen para hacerlo.

Sin embargo, la respuesta que me gusta más es la que explica que en realidad ellos primordialmente preferirían matarte. Hay personas que quieren reducir la población mundial y te darás cuenta de lo que eso implica. Quieren exterminar a una gran porción de la humanidad, de la forma que sea, porque dicen que hay demasiada gente en el mundo.

Pero hay un problema: el ser humano cada vez tiene más empatía, de forma que ya no ve bien la matanza de su prójimo. Es un tanto chocante ver morir a otros y las razones nacionalistas le importan cada vez menos a la gente. Pocas personas se sentirían orgullosas de ir a matar desconocidos y tampoco pensarían que ganan algo haciéndolo.

Se encontró una alternativa. Supongamos que quisieras eliminar a tres millones de seres humanos. Imaginalo, para que pueda explicarte. Cada una de sus vidas dura un promedio de ochenta años. ¿Qué pasaría si no pudieras matar esos tres millones pero te fuera posible reducirle unos treinta años de vida a diez millones, en su lugar? Si hacés la cuenta, ochenta por tres millones da un total de doscientos cuarenta millones de años, mientras que treinta por diez millones ¡da un resultado de trescientos millones de años! Más de lo que lograbas matando directamente a tres millones.

Matar a la gente es más difícil que reducir el nivel de vida de una forma generalizada. La prueba es que han inculcado hábitos insalubres y envenenado a la gente más de lo que la han matado, a pesar de que no perdieron la oportunidad de mandar a la muerte a cuantos pudieran. Preguntate cuánta gente muere en la guerra y cuantos por problemas de salud o en accidentes laborales.

Mientras podemos ser conscientes de que hay muchísimas cosas en el estilo de vida actual que afectan a nuestra salud, eso no nos lleva por sí mismo a darnos cuenta de que es algo intencional y con el propósito de arruinarnos físicamente. La gente racionaliza, intenta justificar de alguna forma todo esto, porque quiere creer en los otros. Debe haber alguna razón que lleve a estos extremos... La única razón es que quisieran verte muerto, pero tienen que conformarse con destruirte lentamente. Si tuvieras un enemigo que te ataca por la espalda, ¿no te gustaría que te lo digan? Yo te lo estoy diciendo.

Dejame decirte que estas personas hablan de que el mundo se está quedando chico, pero jamás se tomaron el tiempo de promover la reducción del desperdicio de recursos y tampoco de buscar otras opciones. Por más que aseguren que lo hacen por el bien de la humanidad, yo creería más que ésa es la forma de autoengañarse para matar a los demás sin remordimientos. Eso último fue solamente una suposición, porque no me interesa entender la mentalidad de unos psicópatas. Y si me preguntaras sus motivos, diría que son la codicia y el orgullo, quizás sentirse poderosos o acaparar lo que todavía no tienen, te sorprendería saber hasta dónde es capaz de llegar una persona con codicia enfermiza.

Lo que tenés que saber es lo siguiente: en la sociedad está extendido un modo de vida muy perjudicial para tu salud. Esto incluye los alimentos que consumís, el sedentarismo, ciertas tecnologías y algunas cosas más difíciles de establecer (control de natalidad, inseguridad, accidentes laborales o de tránsito, productos médicos con efectos que no informan, contaminación de todo tipo, químicos peligrosos en tu trabajo, radiación). Vamos a ponerlo de esta forma: no es que todo esté hecho para perjudicarte y matarte, pero la mayoría sí. No tiene nada que ver con la naturaleza ni con el ser humano, no es algo que se da solo, es nuestra sociedad la que lo provoca, influenciada por ciertas mentes que son apoyadas por otros en el poder, y la mayoría de los perjudicados ignoran esto. Yo quiero hacerte consciente de las circunstancias.

Seguramente te hayas preguntado por qué nadie se da cuenta o hacen algo para detenerlos. Es que hay gente que lo hace. Que no te enteres o que no hayas prestado atención no quiere decir que nadie haya hecho nada. A lo mejor después de mi aviso te sea más fácil verlo, al estar más atento. Por ejemplo, luchar por un mundo más saludable es lo que hago todos los días de mi vida. Soy parte de una Resistencia en contra de todo lo que mencioné y con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los seres humanos en general. Te lo digo de otra forma: yo estoy en guerra contra los que quieren arruinar la salud y matar a la gente para reducir la población mundial y sus años de vida, soy un soldado y hago mi batalla con todas las armas de las que dispongo y con las tácticas y estrategias que creo más adecuadas en cada momento. Y no soy el único.

Todo lo que dije no serviría de mucho si no te lleva a una acción. Lo que te pido es que cuides tu salud y te voy a mostrar cómo hacerlo. Quiero que te prepares para la batalla. Ahora mismo, aunque alguien pueda decir que no le interesan las guerras, hay gente que hace grandes esfuerzos para envenenarnos de todas las maneras posibles: a través del agua, de los alimentos, del aire, y mentalmente por medio de la destrucción emocional, la ignorancia y la información falsa. La guerra ya existe, no es una opción estar en ella porque no fuimos nosotros los que la iniciamos. La pregunta es si te vas a defender de estos ataques o si no te importa tanto lo que pase con tu vida y la de los demás. Están en juego muchas cosas, probablemente más de las que podemos ver a simple vista.



PLAN DE UNA VIDA SALUDABLE:

Primero que nada, es importante que hagas ejercicio todos los días o aunque sea día de por medio. Al principio, no deberías exigirte demasiado pero te pido que con el tiempo llegues a una hora diaria por lo menos. También que tengas en cuenta algo equilibrado y que no descuides a aquellos como correr, hacer caminatas u otros ejercicios que fortalecen el sistema cardiorespiratorio. Esto no se trata de volverte atractivo o impresionar a los demás con tus músculos, el objetivo que debes tener es mejorar tu condición física y mantenerte bien. Los ejercicios son lo que más fácilmente podrías hacer para mejorar tu salud. No importa la edad ni el estado físico en el que estés, siempre hay ejercicios que puedas hacer, te recomiendo consultar con un médico, para que saber en qué condiciones estás y por dónde empezar. Si hace tiempo que no practicás ninguna actividad física importante, deberías empezar de a poco y aumentar gradualmente. Pero lo más importante es la constancia.

Por otra parte, deberías saber que hay varias formas de contaminación y una de las más graves es la del agua, aunque no es la única. Sería útil que filtres el agua que bebes. Si tenés agua corriente, quiero advertirte sobre el cloro que contiene. Sería bueno hacer un análisis del agua que consumís. Además, te aviso que incluso el agua de lluvia puede estar contaminada, así que no creas que con recoger esa clase de agua autómaticamente se puede estar seguro de su salubridad.

Lo que comés es muy importante para tu salud. Si es posible, conseguir productos de alguna granja orgánica o ecológica. No se necesitan productos especiales o raros, ni tampoco ser vegetariano lo solucionaría, porque los problemas están en toda la industria alimenticia. No solamente en los animales, también en los vegetales. No me voy a extender mucho, porque seguramente debas investigar, pero mi recomendación es que te informes bien de todo lo que te señalo, y elegir la opción más saludable, dentro de tus posibilidades. No confíes en que un producto sea sano sólo porque es de venta libre. Hay muchas cosas que son de venta libre y son perjudiciales para la salud. La mayoría de las veces no nos advierten nada sobre el daño que nos pueden hacer. Evitar algunos productos alimenticios que son notablemente dañinos y que no aportan nada o casi nada, en especial ciertas bebidas.

La ciencia médica es útil, pero no cuando está al servicio de gente que quiere que vivas menos o directamente matarte. Es difícil decir cuándo confiar y cuándo no en un médico, y no lo voy a hacer porque no estoy capacitado para hacerlo, pero menciono el tema por su importancia. Cosas que se supone que nos hacen bien o nos van a curar o a ayudarnos a prevenir enfermedades, en realidad son dañinas. Un ejemplo es la radiación de las radiografías. Pero no es lo único. Hay cosas que nos parecen necesarias del sistema de salud y es por el modo insalubre en el que vivimos. Nuestros dientes se arruinan no porque estén mal hechos, sino por el azúcar que consumimos. Y no es culpa de los dentistas, aunque yo diría que habría menos necesidad de dentistas si la gente comiera como debe comer. Hay que tener cuidado con los tratamientos médicos, vacunas, inyecciones, antibióticos, medicamentos de todo tipo. Y lo digo en serio. Creer ciegamente en las prácticas médicas actuales puede llevarnos a situaciones delicadas. Hay que informarse siempre sobre los riesgos y efectos secundarios de los tratamientos que estás haciendo o vas a hacer, preguntarle al médico y llevar una investigación paralela por cuenta propia, averiguar de qué están hechos los medicamentos que vamos a consumir y las reacciones adversas de esas sustancias.

Ciertos productos de limpieza y venenos para plagas domésticas pueden ser perjudiciales para la salud y hay que manipularlos con mayor protección y cuidado de lo que solemos hacerlo o directamente no usarlos, según sea el caso.




¿Quién soy y por qué hago esto? Para que tengan una forma de referirse a mí, pueden llamarme John Titor. Y, como ya expliqué, soy un soldado en la guerra por una mejor salud para todos. Soy parte de la Resistencia, de los que no creen en la necesidad de envenenar a la población, exponerla a cosas insalubres o inculcarle una vida sedentaria. No creo que sea imposible alimentar a toda la población del mundo, ni que la salud sea difícil de obtener. Hay que darse cuenta de la diferencia entre una situación creada por otras personas de una que es así desde el principio sin ayuda de nadie. Conozco que se hace todo lo posible por arruinar la salud humana, y nadie me va a convencer de que esas cosas son una casualidad, simplemente porque no lo son. Si confiamos tanto en nuestros científicos, ¿por qué los tomamos por tontos a la hora de reconocer que saben lo que hacen cuando crean productos dañinos para la salud o fomentan prácticas malas para el ambiente, o sea, para seres vivos de todas clases, incluyéndonos? O son ignorantes o son sabios, no se puede ser una eminencia del saber y un pobre equivocado que no sabe reconocer una sustancia tóxica y una práctica dañina para la salud. Sepan o no sepan, cualquiera de los dos casos significa que no son tan dignos de confianza como pensamos, o por ignorancia, o por cobardía, o por falta de ética, ya que las malas prácticas no son tan escasas ni tan poco difundidas para tomarlas por casos aislados.

Quería decir algo más. He notado, desgraciadamente, que algunas personas interpretan que esto es buscado por "judíos" o "sionistas", como le dicen ellos. Aunque insisten en que no son racistas, terminan llevando a una situación en la que apuntan a las raíces étnicas de una persona para señalar si es un posible conspirador o no. Una actitud bastante falaz, porque les aseguro que si para reducir la población mundial tuvieran que fomentar el antisemitismo y que se extermine a millones de judíos, no tendrían problema. Y tampoco para exterminar chinos, indios, nórdicos, mediterráneos, árabes o nativos americanos. Aunque el racismo es utilizado como herramienta de división, verdaderamente no son racistas y no pertenecen a una sola etnia de ninguna manera. Lo que algunos dan en llamar "sionismo" es parte de algo más grande. Están mirando un árbol y se olvidan del bosque.

Tampoco se pueden separar por "clase social". Sé que a muchos les resulta más fácil apuntarle con un dedo a otros por la cantidad de dinero o posesiones que tienen, pero no es tan fácil. Hay personas con recursos que hacen lo mejor que pueden y realmente se preocupan de los problemas sociales. Muchos de ellos también mueren por el modo de vida que nos enseñaron que es normal. Además, también hay personas con menos recursos que sin duda hacen cosas dañinas para la salud de los demás a sabiendas, desde su propia profesión u oficio. No nos podemos engañar repitiendo: "los pobres buenos, los ricos malos". La riqueza o pobreza material no tienen nada que ver con la riqueza o pobreza del corazón.

Es necesario que luchen activamente y no se tomen a la ligera mis palabras, porque cuanto antes se resuelvan las cosas, mejor, y eso sólo se puede lograr con esfuerzos constructivos en este sentido. Sé el valor del tiempo, y por eso me pueden creer que el que dedico para decir esto es porque creo que decirlo es valioso. Espero que entiendan que no se debe especular con el mañana, las cosas cotidianas son muy importantes, por eso aprender a vivir saludablemente es una parte de tu vida diaria y no algo a lo que debas dedicarte una o dos veces por año o cuando te enfermes. Vivir bien es algo de todos los días, y no conozco a nadie que se haya arrepentido de vivir saludablemente. Con honestidad, en contra de lo que dicen los demás de que para vivir bien hay que sacrificar muchas cosas, diría que un sacrificio mayor es vivir insalubremente, porque la vida sana es agradable por sí misma, hay experiencias a nivel sensorial que son agradables en los dos modos de vida, solamente que uno hace bien a la salud y el otro la perjudica.






0No comments yet
      GIF