10 intentos de utilizar magia y similares para ganar guerras

Si pensabas que después de la Ilustración, la idea de recurrir a la magia en conflicto se limitaba a algunas sectas y libros como Harry Potter, te equivocas: los líderes nazis, la CIA (servicio de inteligencia de EE.UU.) y el M15 (el servicio de inteligencia británico ) trataron de buscar ayuda en lo “sobrenatural” para sus guerras, como se puede leer a continuación.





10. El (Soldado) Ilusionista.



En la época de la Guerra Fría, la CIA contrató al ilusionista John Mulholland para escribir un manual que sería usado para enseñar a los soldados trucos de prestidigitación (un conjunto de técnicas que hacen uso de los movimientos rápidos y precisos de las manos) que él utilizaba en sus presentaciones.

El “The Official CIA Manual of Trickery and Deception” (algo así como “Manual Oficial de Trucos e Inducción a Engaños”) también enseñaba a utilizar compartimientos secretos para proteger documentos importantes y señales discretas (por ejemplo, una determinada manera de amarrarse los zapatos) para comunicarse con otros agentes durante las misiones sobre el terreno. Es el tipo de cosas que el Agente 86 haría si fuera menos torpe.



9. Magia policial.



En su lucha contra el narcotráfico en la frontera entre México y los Estados Unidos, la policía de Tijuana (México) utilizaron en 2010 rituales de ​​”magia” para tener alguna ventaja en el conflicto con los traficantes de drogas – en uno de los rituales, sacerdotes mataban pollos durante la luna llena y arrojaban la sangre al policía como una forma de “protección”.


8. Houdini, el espía.



Aunque no existen registros oficiales, se cree que el mago Harry Houdini había trabajado como espía para la Scotland Yard (cuartel general de la Policía Metropolitana de Londres) y para el gobierno de los EE.UU.. En 2006, fue publicada la biografía “The Secret Life of Houdini” (“La vida secreta de Houdini”, en español), en la que el autor apoya la idea, afirmando haber utilizado más de 700 mil páginas de documentos recopilados a lo largo de años para llegar a esta conclusión.


7. Los falsos horóscopos británicos.



Aprovechando el hecho de que Adolf Hitler y muchos de sus subordinados tenían una cierta obsesión con lo “sobrenatural”, el gobierno británico contrató al astrólogo Louis de Wohl para crear falsas predicciones del horóscopo (“todos los horóscopos son falsos”, pensaran algunos lectores – pero no todos tienen este merito) y dificultar el desempeño de los nazis en la guerra. A fin de cuenta, otras acciones aseguraron la victoria de los aliados, y el M15 lamentó involucrarse con De Wohl, aparentemente por darse cuenta de que era un charlatán – una cosa curiosa, porque esa habría sido una de las razones para solicitar su ayuda, para empezar.


6. Defensa Paranormal.



En 2002, el Ministerio de Defensa británico llevó a cabo un estudio para evaluar si los soldados podrían ser entrenados para ser paranormales, lo que sería un “triunfo sobrenatural” en la lucha contra el terrorismo. Como parte de este esfuerzo, el gobierno británico invitó a personas que se hacían llamar “paranormales” para participar en las pruebas, pero se negaron – y en su lugar aparecieron candidatos que no eran “del ramo”, pero que vieron una oportunidad de hacer dinero fácil.




5. El mago de Napoleón III



En 1856, Napoleón III (sobrino de Napoleón Bonaparte) hizo llamar a Jean Eugene Robert-Houdin (cuyo nombre fue la inspiración para el nombre artístico de Harry Houdini) para combatir a los “magos” musulmanes en Argelia (entonces dominada por Francia). Ellos usaban trucos de magia para entretener a la gente y ganar su confianza, lo que para Napoleón III, podría terminar fomentando la unión de fuerzas contra el dominio francés. Robert-Houdin, más habilidoso, habría terminado por quitar la audiencia a sus “competidores”.


4. En busca del Santo Grial (en la vida real).



Parece exagerado, algo que veríamos apenas en las películas como las de Indiana Jones, pero es la realidad: los nazis buscaron el Santo Grial (supuestamente usado por Jesucristo en la Última Cena) y otros objetos religiosos. Parte de la búsqueda fue dirigida por Heinrich Himmler, uno de los comandantes más poderosos del ejército nazi.


3. Psicoquinesis estilo ruso.



En la década de 1920, el gobierno soviético comenzó a interesarse en la telepatía y la telequinesis (la capacidad de mover objetos con la mente), que serían más baratos que los dispositivos de comunicación y defensa (imagina cómo sería de “práctico” y “económico” desviar un misil con sólo el poder del pensamiento). La psicoquinesis, incluso, se estudió en el Instituto de Investigaciones Neurológicas, Universidad Estatal de Leningrado.


2. Cómo ocultar un canal.



El mago Jasper Maskelyne fue llamado por los aliados durante la guerra para una curiosa iniciativa: Proyecto de camuflaje, que tenía como objetivo ocultar el Canal de Suez y, por lo tanto, dificultar los ataques de las tropas nazis. Cómo no podría extender una capa de invisibilidad gigante sobre el canal, Maskelyne desarrolló focos giratorios que podrían temporalmente a “ciegas” a los pilotos de combate que sobrevolaran el lugar.


1. El Proyecto Stargate.



Durante la Guerra Fría, el Pentágono invirtió más de $ 20 millones de dólares (un valor especialmente alto para la época) en el llamado Proyecto Stargate, en el que sería investigada la posibilidad de desarrollar algo que se conoce como “visión remota” (la capacidad de ver a largas distancias con la mente, sin el uso de equipos). Al final, decidieron que era mejor centrarse en los radares y los satélites.







FIN DEL POST