Check the new version here

Popular channels

2 cuentos de terror para no dormir

La Ouija: El Juego de los Espíritus



Muchas personas en el mundo han jugado a los juegos de los espíritus: La Ouija (mal llamada Güija o Wija). Aunque siempre recomiendan no hacerlo ya que pasan cosas extrañas y no hace bien a la mente de los jugadores. Pero uno por curiosidad lo hace. Esto pasó a un grupo cuatro muchachos, que en un día de campo, decidieron jugar como corresponde a la Ouija, en un lugar apartado totalmente de la sociedad, con velas rojas y negras y las ventanas y puertas trabadas. Este grupo de amigos, comenzaron. Aunque al principio les costaba contactar a algún ser del mas allá a las 2:00 am en punto la copa comenzó a moverse. Las preguntas eran simples, sólo preguntaban la historia del espíritu: cómo había muerto, quién era y cosas por el estilo.

Pero uno de los chicos, sospechaba que el amigo de al lado estuviera moviendo la copa, entonces comenzó a hacer preguntas bromistas, las cuales no le gustaba al espíritu, uno de los amigos le preguntó si quería que el amigo abandone el juego y el espíritu dijo que SI. Pero el amigo no quería y se burló. El espíritu enojado movió la escoba que estaba trabando la puerta de la casa, dando la señal de que se vaya. En ese momento los chicos comenzaron a sentir que el piso se movía y los objetos comenzaron a caerse. El tablero se lanzó sólo hacia una esquina de la habitación y comenzó a prenderse fuego. Los muchachos estaban rodeados de llamas de fuego que se meneaban diabólicamente mientras se acercaban poco a poco a los muchachos para tragárselos vivos.

Entonces los chicos comprendieron de que si no hacían que el muchacho se vaya de ahí, el espíritu se pondría furioso y acabaría matando a todos. Entonces los mismos amigos, empezaron a empujar al muchacho para que salga por la puerta. Lo tuvieron que empujar violentamente porque el chico estaba tan asustado que se había quedado paralizado del susto. Apenas sacaron al muchacho, las llamas desaparecieron. Pero a los cinco segundos se escuchó un grito desgarrador que provenía de afuera de la habitación. El muchacho estaba tirado en el suelo, completamente destripado y con sangre en la boca…¿cómo pudo morir tan rápido? Entonces una fuerza invisible hizo que los tres chicos que quedaban, entraran por la fuerza a la habitación. Se cerró la puerta. Entonces el tablero que había sido tirado a una esquina de la habitación por el espíritu, se colocó al centro de donde estaban reunidos los chicos. El espíritu ahora quería seguir jugando. Los muchachos se levantaron e intentaron con todas sus fuerzas abrir la habitación pero era inútil. El espíritu ya había tomado su decisión: No saldrían de allí vivos.

Los muchachos se resignaron a seguir jugando y la pregunta que le hicieron al demonio fue:

—¿Saldremos vivos de aquí?

—No —Respondió el demonio.

Los muchachos, más asustados aún, se miraban unos a otros como pensando en algún plan para poder escapar del macabro juego. Entonces le hicieron otra pregunta al demonio:

—¿Quieres ganar algo a cambio de dejarnos con vida?

—Luego de cinco segundos, el espíritu respondió— Sí.

—Si nos dejas salir, prometemos traerte el día de mañana seis vírgenes para que hagas con ellas lo que tú quieras y por toda la eternidad. Tú sabes que podrías divertirte con ellas mucho más que con nosotros. ¿Aceptas?

—Entonces el espíritu sin pensarlo dos veces, dijo— Sí.

Entonces el espíritu les abrió la puerta y los muchachos salieron. Pero cometieron un grave error. Habían dejado sus mochilas adentro de la casa. Los muchachos no pensaban cumplir su promesa ni mucho menos volver a ver al demonio. A los dos días, luego de haber roto su promesa. Las mochilas aparecieron en sus dormitorios… ensangrentadas y con un mensaje que decía:

—Esta es la primera y última vez que engañan a un demonio

Cuando abrieron sus mochilas, encontraron las cabezas cortadas de sus madres. Cuenta la historia que los chicos enloquecieron y que desaparecieron. Se dice que persiguen al demonio para que les enseñe en donde quedaron los cuerpos para poder enterrar a sus madres con dignidad.


El parque abandonado

Era un día nublado, con muchas nubes negras en el cielo. Parecía que iba a llover. Marie y su pequeño hijo Jack de cinco años, salieron a dar un paseo después de salir del colegio. Era fin de semana y Marie no tenía que preocuparse por el trabajo. Toda la tarde la dedicaría a su hijo.

Al costado del parque que siempre visitaban ellos, había un parque que siempre estuvo abandonado. Estaba sucio, no habían plantas y había un ambiente tan tenebroso que a cualquier persona le causaba mucho pánico estar ahí. Pero Jack, como era un niño, no sentía temor y sin que su mamá se diera cuenta, se safó de su mano y saltó la cerca del parque abandonado. Marie apenas se dio cuenta, también saltó la cerca para hacer que Jack regrese.

Ella lo encontró sentado en un columpio mientras se balanceaba lentamente.

—¿Por qué viniste aquí? ¿Acaso no vamos siempre al parque de al lado que es mucho más bonito? Allá hay muchos niños con los que puedes jugar. No me gusta que estés solo aquí.

—No estoy solo, mami. El otro día conocí a un niño en el parque que siempre visitamos. Nadie quería jugar con él pero yo sí me le acerqué. Él se ha convertido en mi mejor amigo desde entonces.

—Entonces, vamos al parque porque posiblemente hoy también esté allí. Mira que es fin de semana y todas las mamás llevan a sus hijos hoy a jugar hasta antes de que oscurezca.

—Mamá, él me dijo que hoy vendría a este lugar para que juguemos solo nosotros dos. Él me ha dicho que quiere jugar conmigo por toda la porque se siente muy solo y yo soy el único que juega con él.

—Hijo, vamos al otro parque. Seguramente el niño se ha olvidado de lo que te dijo y te está esperando allí.

—No mamá, él está a mi costado. ¿quién crees que me está meciendo en el columpio?

—Hijo, te estás imaginando cosas. Vámonos ya —dijo la madre un poco alterada.

—No mamá, a mí me gusta jugar con él.

—Ya me colmaste la paciencia —entonces Marie agarró de la mano a su hijo y lo jaló fuertemente mientras se dirigía a su auto para irse a la casa.

Pero antes de brincar la cerca, se cayó un poste de luz encima de Marie y su hijo. Marie despertó al día siguiente en el hospital y le dijeron que es recuperaría por completo en una semana. Lamentablemente su hijo había muerto.

No pasa ni un día en que Marie deje de pensar en qué hubiera ocurrido si es que hubiese dejado a su hijo jugar con su amigo imaginario. Probablemente el poste no hubiese caído encima de ellos.

Cuando se recuperó, Marie se puso a llorar incontrolablemente. Decidió visitar los lugares que más le gustaban a su pequeño hijo. El último lugar que visitó fue el parque abandonado. Se sentó sobre una piedra mirando tristemente el último lugar en donde vio a su hijo jugar.

De pronto vio que el columpio comenzó a balancearse. Oh no, esto no está sucediendo —dijo Marie entre el susto y el llanto—. Entonces se acercó al columpio y vio una nota en la tierra. Entonces se acercó un poco más y vio la horrible nota:

“!Mamá! ¡Te quiero! ¡No dejes que me lleve! ¡Quiero volver contigo!”

Entonces Marie se puso histérica y empezó a gritar de dolor porque no podía hacer nada.

Entonces la nota que escribió su hijo se borró y en su lugar vio otra nota:

“Si no hubieses querido quitarme a mi amigo, no hubiese dejado caer ese poste. Ahora nadie podrá separarme de Jack.”

Marie no podía hacer nada. Se sentía tan impotente que salió corriendo a la carretera sin importarle nada… y una camioneta la arrolló.

Nunca juegues con los espíritus y mucho más aún… nunca los desafíes…




dejen puntos porfa y si les gusto estos dos cuentos tambien lean estos

http://www.taringa.net/posts/paranormal/17930804/Solicitud-de-amistad.html

http://www.taringa.net/posts/paranormal/17930799/El-omnipresente.html

http://www.taringa.net/posts/paranormal/17901059/Por-favor-abre-la-puerta-una-historia-de-miedo-para-cagarse.html
0
0
0
0No comments yet