Canales populares

3 creeptypastas propios

hola taringueros aqui les traigo 3 creepypastas propios ojala los disfruten


NO MIRE POR EL ORIFICIO

Es bastante común que desde pequeños, nuestros padres nos enseñen a obedecer sus indicaciones, o bien, las de otro adulto, y siempre y cuando sean para nuestro propio bien. En la mayoría de los casos, los niños responden extraordinariamente a estas indicaciones, hábito que se llevan consigo hasta la tumba. Por otra parte, están aquellos niños que, ya sea por rebeldía o porque les causa curiosidad el saber qué pasará si no la siguen, ignoran lo que, en el mejor de los casos, se les pide amablemente. Yo, pertenezco a este último tipo de niños, o pertenecí, ahora como adulto, son pocas las personas que me dan indicaciones, las cuales atiendo por educación. Sin embargo, la indicación que se me dió aquella noche, y el no seguirla, trajeron a mi vida, la única vez que he renegado de mi incansable curiosidad.
La lluvia de esa noche y las altas horas que el reloj marcaba, me obligó a hacer una parada en un motel a la orilla de la carretera, donde tuve que pasar la noche. Dado que no era una época vacacional, el motel estaba prácticamente vacío, cualquier ruido provocaba un eco profundo y penetrante, debido a esto, mis pasos se hicieron oir hasta la recepción, donde se asomó un joven delgado, cuya expresión denotaba cansancio y cierta inquietud, me saludó con una voz tímida -Buenas noches, señor- enseguida respondí -buenas noches, jóven. ¿Me podría proporcionar una habitación?- a lo que respondió. -Vaya suerte la suya, sólo hay una disponible, ya que las demás están en mantenimiento, y una… bueno, no importa. Le asignaré la habitación 5.-
La pequeña pausa que el recepcionista hizo me llamó la atención, y como ya he mencionado, mi curiosidad reaccionó en ese mismo momento, sin embargo, no fue necesario preguntar que había con esa habitación, pues el jóven enseguida de entregarme la llave, me hizo un comentario. -Aquí tiene la llave de su habitación, señor. Sólo me queda decirle lo siguiente: en la habitación contigua a la suya, hay una advertencia, le voy a pedir que por favor, la siga atentamente-. No pregunté por qué, le di las gracias al recepcionista y me dirigí a la habitación. Al dar con ella, observé la puerta siguiente, que estaba sellada con cinta policial e inscrita en ella “No pase”, sin embargo, la advertencia a la que se refería el recepcionista era una escrita en una hoja de papel, con una letra casi invisible pero perfectamente legible de cerca: “No mire por el orificio”. En ese momento, noté que la puerta no tenía picaporte, sólo se encontraba el orificio donde se supone que éste debía estar. Sin embargo, el orificio se encontraba obstruido por la cinta policial. Por primera vez en la vida decidí obedecer una indicación y procedí a entrar a mi habitación y dormir, pues planeaba irme en cuanto despertara.
El reloj marcaba las 3 am y no lograba consiliar el sueño, era mi curiosidad por saber lo que había tras esa puerta, la intriga del por qué la cinta y el no mirar por el orificio del picaporte. Supuse que algún crimen se había cometido recientemente y la policía aún investigaba,pero eso no respondía a el por qué no mirar por el orificio, y aún si así fuera, la entrada al motel en general estaría restringida. No lo resistí más, me levanté de la cama y me dirigí hacia esa puerta, toqué como si alguien estuviera ahí, esperando recibir respuesta, la cual no llegó, traté de empujarla, pero estaba fírmemente sellada… sólo quedaba una cosa por hacer. En cuanto pensé en eso, el sudor comenzó a escurrir por mi rostro, mis piernas y mis brazos temblaban y mi corazón golpeaba fuerte y con frecuencia mi pecho. Después de respirar profundo, tratando de calmar mis nervios, me agaché, rasgué la cinta que cubría el orificio y léntamente asomé mi mirada. El cuarto parecía estar en orden, la cama tendida, la lámpara y el tocador que estaba a un lado también, la televisión pequeña que había frente a la cama estaba apagada y sólo lograba distinguir todo esto por un pequeño rayo de luz que entraba por la ventana. Seguí verificando la habitación cuando mi mirada se topó con una mujer sentada frente al tocador, no logré ver su rostro debido a que el espejo parecía estar roto. No se me ocurrió hablarle, ni llamar su atención, quizá fue por el escalofrío que recorrió mi espalda en el momento en que la vi, me enderecé y caminé de nuevo a mi habitación, con una sensación de que ahí es donde debí quedarme desde un principio, sin embargo, lo hecho hecho estaba.
Por unas horas logré dormir, pero volví a despertar cerca de las 7, aún consternado por lo que había visto. Me dirigí una vez más a la habitación en cuestión y me asomé por el orificio, esta vez no vi las cosas en orden, ni la cama, ni a la mujer, sólo observé un fondo complétamente rojo, lo cuál me pareció extraño, y pensé que tal vez la mujer se había dado cuenta de que estuve observando y colocó alguna prenda en la puerta para que nadie hiciera lo mismo. Enseguida recogí mis cosas y fui a la recepción a entregar la llave. Estaba otra vez ahí el recepcionista, con una expresión mucho más inquieta que la de anoche y esta vez un tanto molesta, notó cierta inquietud en mí. Sólo me miró fijamente por un corto tiempo y exclamó -Miró por el orificio… ¿cierto?-. Su mirada fue tan penetrante, exigiendomé violentamente la verdad. -Si, lo hice-. Su expresión ahora se tornó a una de tristeza, suspiró y me dijo -bien, supongo que no se puedmatrimonio pasó la noche en esa habitación, el hombre al parecer se molestó demasiado con la mujer, como si hubieran peleado antes de que llegaran aquí, esa misma noche, el hombre perdió el control rompió el espejo de la habitación, y asesinó a la mujer con los pedazos de este, después de que el cadaver de ella ya hacía en el suelo, frío y sin vida, le sacó los ojos, con los mismos pedazos de vidrio con los que le dio muerte. Un año después, una persona que se hospedaba en la misma habitación en la que usted se hospedó, juró ver a una mujer que se asomaba por la rendija de la puerta de la habitación donde ocurrió el homicidio, -¿y era el fantasma de ella?- dije yo -si… y sólo pudo concentrarse en una cosa- dijo él -¿cuál?- pregunté yo. -… Sus ojos rojos-.


¿ Les gusto ? vean este


LA COSA DE LA CARRETERA

este es mio (osea lo invente yo ) asi que se como es les digo este relato los deja con la intriga


Trabajo como chófer en una empresa. En realidad mi trabajo no es muy pesado, pues me encargo de llevar y traer materiales pequeños, no trabajo como chófer de carga, así que mi horario laboral es durante el día.
Pero una ocasión mi jefe me llamó a las ocho de la noche, necesitábamos cubrir un pedido de emergencia y tenía que ir por la tela para comenzar la producción. Como era una emergencia, no importaba el horario, y ya que no era mucha tela la que traería, me fui en mi carro.
Era tarde, pero no era la primera vez que manejaba a esas horas. Prendí el radio para hacerme compañía durante el un tanto largo trayecto, y así manejé un buen rato hasta llegar a esa carretera, una de ésas que están desiertas, en las que no hay mucho alumbrado y casi no circulan autos.
No me había percatado antes de lo grande que era ese camino, miré por el retrovisor y no vi carro alguno… Volví a mirar, parecía que venía corriendo algo a una distancia alejada de mí, corría en cuatro patas y era de un color café. Me dije a mí mismo que tal vez era un venado (una justificación estúpida pues aquí no hay venados), sí, eso era lo más lógico, o al menos lo que quería creer…
Miré de nuevo y ahora el “venado” estaba corriendo atrás de mi auto; me asusté, de verdad me asusté, así que aceleré… Pero para mi sorpresa, esa cosa mantenía mi paso. Supe que eso no era un animal, no podía ser algo de este mundo, nada podría correr a la velocidad a la que iba. Aceleré una vez más, esta vez ya iba demasiado rápido…
Me asombré al ver que algo se acercaba. De reojo, vi que eso corría a la altura de la ventana de mi auto; sentí su mirada, me veía y corría a mi paso…
No quise voltear, sólo aceleré, no sé cuánto tiempo pasó pero esa cosa seguía viéndome, sé que quería que volteara, y al darse cuenta de que no lo haría, giró su cabeza hacia el frente, se enfiló frente a mi auto y desapareció entre la negrura del camino.
Nunca supe qué había sido eso. Más adelante pude ver en la orilla de la carretera un montón de cruces, y entendí lo que le pasaba a aquellos que voltearon y descubrieron qué era esa cosa de la carretera.
La cosa de la carretera

y el ultimo por hoy



EL PISO DE ARRIBA



Cuando era niño mi familia se mudó a una casa vieja y enorme de dos pisos, con espaciosos cuartos vacíos y tablones que rechinaban. Mis padres trabajaban, así que usualmente me quedaba solo al venir de la escuela. Un día que llegaba un poco tarde, la casa todavía estaba oscura. «¿Mamá?», llamé, y la escuché decir con voz cantarina «¿Siiiiiií?» desde el piso de arriba. La llamé de nuevo mientras subía las escaleras para ver en qué habitación se encontraba, y de nuevo me respondió con un «¿Siiiiiií?».
Estábamos redecorando para ese tiempo, y no sabía ubicarme entre ese laberinto de habitaciones, pero ella estaba en una de las más alejadas, al final del pasillo. Me sentí intranquilo, pero supuse que era normal y me dirigí a ver a mi madre, sabiendo que su cercanía apaciguaría mis miedos. Justo cuando tomé la perilla para entrar en la habitación, escuché la puerta principal abrirse y a mi mamá decir, «Cariño, ¿estás en casa?» con una voz alegre. Di un salto hacia atrás, sobresaltado, y corrí hacia las escaleras para ir con ella; pero cuando volteé desde los primeros escalones, la puerta de esa habitación se abrió lentamente haciendo un quejido. Por un breve instante, pude ver algo ahí adentro. No sé lo que era, pero me estaba mirando.



se que este ultimo es corto pero bueno el primero es largo CHAU
0
0
0
0No hay comentarios